Impuestos

Trump quiere bajar impuestos a ricos, pobres, trabajadores, a Walmart… ¿algún perjudicado en la sala?

Expertos se preguntan cómo cuadrar los números si se bajan los impuestos para todo el mundo.
10 Ago 2016 – 7:29 PM EDT

El candidato republicano prometió esta semana la mayor revolución fiscal desde la era Ronald Reagan en los años 80: quiere que los ricos paguen "su parte justa" y liberar a la clase trabajadora de tantos impuestos.

¿Quién sale beneficiado? En la teoría, la mayoría de empresas y ciudadanos de Estados Unidos. El equipo de Trump, que considera que bajar impuestos es positivo, formuló su promesa de esta manera: “Reducir los impuestos radicalmente para todo el mundo”.

¿Y nadie sale perjudicado? En la teoría, nadie. En la práctica, los expertos en fiscalidad apuntan con el dedo hacia varias direcciones y se preguntan cómo hacerlo económicamente viable si todos acabarían pagando menos.

Hablamos con varios economistas sobre si una reforma fiscal puede verdaderamente beneficiar a todo el mundo.

Los ricos [Beneficiados]

Trump dijo que acabará con las ventajas que han sido tan buenas para los inversores de Wall Street y multimillonarios como él, "pero injustos para los trabajadores estadounidenses”

Para Hunter Blair, del think tank progresista Economic Policy Institute, la reducción de los impuestos corporativos (del 35% al 15%) tiene truco: beneficia a los más adinerados. Si se reducen los impuestos sobre las ganancias empresariales y quienes más reciben esas ganancias son los más ricos, pues ellos salen ganando. “Es una reducción de impuestos regresiva”, dice Blair.

Además, según este economista (y otros más), muchas grandes fortunas declaran sus elevados ingresos personales a través de entidades tributarias ( pass-through entities), que bajo el plan Trump también pagarían solo el 15% anual, menos que un contribuyente con nombre y apellido.

Walmart y otras empresas [Beneficiados]

¿Beneficia a Walmart? Eso dijo Matt Gardner, director ejecutivo del Institute on Taxation, a Univision Noticias. Se refiere a “las empresas del sector comercial, que rutinariamente pagan impuestos cercanos al 35%” y la mayor cadena de supermercados del país es uno de esos casos.

Trump logró el lunes un sonoro aplauso y la audiencia en pie cuando propuso bajar los impuestos corporativos del 35% actual al 15%... aunque, si miramos con lupa, no todas las empresas se beneficiarán igual.

Las firmas comerciales se encuentran entre las más beneficiadas, ya que casi no pueden usar los centenares de deducciones y lagunas fiscales que permiten a las corporaciones pagar menos o incluso nada. General Motors, American Airlines, Hewlett Packard… son algunos casos recientes.

Una de cada cinco grandes empresas estadounidenses con ganancias no paga ningún impuesto federal, según un informe de la Oficina de Rendición de Cuentas. Todas esas empresas no pagarían menos con Trump y, de hecho, si cumple con su promesa de reducir lagunas fiscales incluso podrían pagar más.

Los economistas, sin embargo, ven complicado acabar con esas deducciones fiscales... también teniendo en cuenta que los impuestos son la tercera razón por la que más lobby se hace en Washington DC.

Los emprendedores [Muy beneficiados]

“El gran ganador del plan de Trump es quién no gana el dinero con una nómina”, aseguró a David Vessel, director del Hutchins Center on Fiscal Policy, a Univision Noticias. Se refiere a trabajadores por cuenta propia, abogados, arquitectos, emprendedores, freelancers… que pasarían a pagar el 15%.

La clase media [Aquí entran las dudas]

La propuesta de Trump pretende “beneficiar a las familias trabajadoras y asegurar que los adinerados pagan su parte justa”. Propone tres porcentajes sobre los ingresos anuales: 12, 25 y 33%.

Y sí, una reducción de impuestos puede ahorrarles dinero: "Gana con el plan de Trump cualquier persona que esté pagando impuestos al final de cada año", dice el economista Vessel. Calcula que se trata del 60% de los hogares estadounidenses y excluye a los más pobres, que actualmente ya no pagan impuestos al acabar el año.

Las dudas recaen en cómo hacer sostenibles los servicios públicos que usa esa clase media, que se financian con los impuestos. Según Tax Foundation, el plan -que es el mismo que los republicanos del Congreso- reduciría en 2.4 billones de dólares ( trillion en inglés) los ingresos de la Administración Federal en la primera década. Y eso también se traduce en consecuencias para la clase pobre.

Los pobres [Más dudas]

“El plan de Donald Trump es un plan que incrementa la desigualdad”, aseguró David Vessel, que investiga para el centro de investigación Brookings.

Uno de los puntos más criticados es la deducción de impuestos para aquellas familias que pagan para que cuiden a sus hijos.

“Los subsidios fiscales no son generalmente la mejor manera de ayudar a las familias de bajos ingresos para pagar por el cuidado de sus hijos”, escribe Elaine Maag, de Tax Policy Center, en el blog de este grupo de investigación. Las familias pagan ese gasto cada semana o cada mes… y esas ayudas llegan muchos meses después del gasto y una sola vez al año.

La campaña de Trump todavía tiene que entregar más detalles pero, por ahora, los expertos consultados por Univision Noticias creen que los números no cuadran.

Publicidad