null: nullpx
Huracán Michael

De paraíso en Florida a 'zona cero' de la destrucción: Mexico Beach desaparece tras el paso de Michael

La ciudad, de unos 1,000 habitantes, era una pequeña comunidad costera conocida por sus tranquilas playas. Este jueves la imagen es muy diferente: es como "una zona de guerra".
11 Oct 2018 – 3:56 PM EDT

Este jueves, cuando habían pasado menos de 24 horas desde que Michael tocó tierra, los habitantes de Mexico Beach pudieron observar el nivel destructivo del huracán que arrasó esta pequeña ciudad del Panhandel de Florida.

No ha quedado nada. Lo habían perdido todo: los vientos de 155 millas por hora (250 km/h) y la marejada ciclónica de hasta 13 pies (4.2 metros) dejaron casas destruidas, tiendas y restaurantes arrasados, calles llenas de muebles y enseres personales arrastrados por el agua y el viento.

"Mexico Beach fue aniquilada". Así lo resumió Brock Long, director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA). "Es probablemente la zona cero", admitió.

Las imágenes apocalípticas que se encontraron los habitantes de esa pequeña localidad a orillas del Golfo de México lo confirman. "Mi casa en Mexico Beach está bajo el agua", dijo a la agencia AFP Loren Beltrán, una contadora de 38 años, cuando vio en lo que había quedado reducido su barrio. Ella y su hijo de 3 años se evacuaron y se refugiaron en Panama City, donde también Michael dejó un fuerte rastro de destrucción.

Hogares y negocios destrozados: los rostros de los que perdieron tras el paso del huracán Michael (fotos)

Loading
Cargando galería


"Es una devastación que no podíamos imaginar", afirmó Rick Scott, el gobernador republicano de Florida. Ante la situación que se vive en esta ciudad (y otras de la zona), Scott pidió que ndie regresara a sus residencias. "Hay cables de electricidad en el suelo y hay árboles caídos por todas partes", advirtió.

Pero muchos no le han hecho caso y han descubierto, horrorizados, que no queda nada de lo que tenían. "Nuestras vidas aquí se han acabado". Así de contundente se mostró en CNN Scott, un vecino del poblado de unos 1,000 habitantes, dedicado casi en su totalidad al turismo.

" No ha quedado nada acá", añadió. El hombre explicó que, con la llegada de Michael, "primero los autos empezaron a flotar y (luego) todos escombros estaban volando".

Scott explicó que cuando volvieron a su casa "encontramos muebles dentro que no eran nuestros. El agua trajo muchas cosas, los muros se cayeron... lo único que encontré de nuestras cosas fue mi maletín".


"Es muy difícil de explicar", reconoció Jason Gunderon, miembro de la Armada Cajun. "La única forma en la que puedo explicarlo es mirando con mis ojos, es una zona de guerra de un país en el Tercer Mundo".

La imagen de este jueves es muy diferente a la que había hace tan solo cinco días. El 6 de octubre fue una jornada tranquila en Mexico Beach. Ese sábado transcurrió como otro día más para esta pequeña comunidad a orillas del Golfo de México.

Es casi seguro que muy pocos residentes (o puede que ninguno) prestaran atención a un tuit en la cuenta del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Ese día, por primera vez, la agencia que monitorea qué ocurre en los océanos puso el siguiente mensaje. "El NHC ha iniciado los mensajes sobre el 14 Potencial Ciclón Tropical, situado sobre el Mar del Caribe".

Según iba avanzando rápidamente por las por las aguas cálidas del Golfo, el Centro Nacional de Huracanes comenzó a realizar sus previsiones: el domingo ya advirtió que la entonces llamada tormenta Michael iba camino del noroeste de Florida e iba a llegar como huracán.

Las autoridades empezaron a advertir que los pronósticos no eran nada favorables. El gobernador advirtió que estábamos ante "la tormenta más destructiva que azota el Panhandle' de Florida en un siglo". Como consecuencia, cerca de 375,000 personas recibieron orden de evacuación obligatoria o voluntaria.

Por ahora, dos personas han fallecido como consecuencia directa de Michael, una de ellas en Georgia.

Pero la recuperación va a ser lenta. Los equipos trabajan para poder asegurar las carreteras y retirar todos los escombros, así como para restaurar el servicio de luz que han perdido cerca de 800,000 usuarios en varios estados.

Ahora se inicia un duro camino para los que lo han perdido todo. " Algo así no se puede entender, pero lo que haces es enfrentarte a la situación y tenemos que asegurarnos de que nuestros hijos sepan que debemos ser resistentes", dijo a CNN Britt Smith, originario de Panama City, otra de las localidades más afectadas. "Ser duros es importante, y es un mensaje importante en la vida que todos tenemos que aprender... Pero en este punto, realmente no tiene sentido. ¿Cómo nos unimos, cómo nos recuperamos?", añadió frustrado.

En fotos: Casas y locales en ruinas en Florida tras el paso del huracán Michael

Loading
Cargando galería
Publicidad