Huracán María

“No sé de mis padres ni de mi familia desde ayer”: el drama de perder comunicación con Puerto Rico tras el paso de María

La isla no tiene electricidad, lo que ha dejado a miles de familiares y amigos sin la posibilidad de comprobar que su gente querida está bien después de la tormenta.
20 Sep 2017 – 6:19 PM EDT

Te has asegurado de que tus padres y tus amigos hayan encontrado un lugar seguro para resguardarse del poder devastador de María. La alcaldesa de San Juan ha dado un parte de tranquilidad diciendo que la gente ha obedecido la orden de evacuación. Sabes que tus familiares son suficientemente racionales como para acatar el mandato.

Además sabes que ser boricua pasa, de alguna manera, por tener el temple para sobrellevar tormentas de esta envergadura. Y si tenías dudas te has convencido oyendo la radio local los últimos días, siempre informando casi de manera festiva.

Desde la noche del martes, las ráfagas de vientos de Irma -que superaban las 150 millas por hora- se empezaron a sentir en la isla de Puerto Rico y muchos fueron perdiendo poco a poco su comunicación con familiares y amigos.

“Desde las 11 p.m. del martes dejé de saber de mi familia”, dice el periodista puertorriqueño de Univision Melvin Félix, que tiene todavía la vida trastocada por los desastres que dejó Irma.

También tú has perdido la conexión y a duras penas has dormido.

Llega la esperada mañana del miércoles. María ha tocado tierra en Puerto Rico a las 6:15 a.m. y no puedes preguntarle a tus viejos o a tus amigos si están bien, si tienen miedo, si los techos de sus casas siguen en pie.

Suheilly Izquierdo, otra boricua que también vive en Miami, al menos logró saber temprano este miércoles que todo estaba bien en la casa de su madre, en Caguas, porque según le explicó su compañía móvil era de las pocas que aún conservaba el servicio. Pero de su padre, quien vive en Las Piedras, no sabe nada.

El testimonio de Alejandra Rivera no es muy diferente: “Hablé con mi mamá ayer a las 10 p.m., ella vive en Vega Baja. Hoy a las 7 a.m. me levanté a escribirle pero ya no supe nada de ella. La he llamado todo el día. La situación es desesperante, porque sabes que están bien, que la casa es fuerte, pero luego empiezas a ver las fotos de los barrios o los pueblos aledaños inundados y empiezas a preocuparte”, cuenta Alejandra, a la que además la única noticia que le ha llegado de su querida isla es la foto de una casa que rentó a inquilinos tras decidir mudarse a Miami.


Las hora pasan, los reportes sobre el servicio de electricidad son completamente desesperanzadores: el 100% de la isla está sin luz. Si no hay luz los proveedores telefónicos y de internet tampoco operarán. Los vaticinios, según la alcaldesa de San Juan, empeoran: “La isla podría estar meses sin electricidad”.

Twitter, al igual que tu cabeza, se llena de clamores en un tono un poco más desesperado, anhelante de que los que están allá sufriendo los embates de la tormenta se apiaden de ti y te den alguna señal.


“¡No puedo! Yo no consigo a mis papás y eso me está volviendo loca. No sé nada de ningunos de mis familiares”, clama una usaria en Twitter. “No tengo comunicación con ninguno de mis familiares en Puerto Rico”, enfatiza otro usuario.


Los grupos de Facebook buscan ayudar pidiéndole a la extensa red si alguien tiene un contacto al que puedan acudir para contactar a un padre que se ha quedado hospedado en un hotel de Humacao y del que no se tiene noticias desde el martes.

No sirven los celulares, ni el WhatsApp, no sirve ninguna de esas cosas que nos han creado la fantasías de estar más conectados.

No le sirven ni siquiera a dos periodistas de Univision que fueron enviados especiales y que quisieron refugiarse en un hospital de Yabucoa, en el este de la isla, para contar desde ahí los estragos de María. Ambos perdieron completa comunicación desde el martes.

Las horas pasan. El ojo del huracán ha dejado por fin en paz a Puerto Rico después de las 2 de la tarde, aunque los coletazos de los vientos se seguirán sintiendo hasta la media noche de este miércoles. El gobernador ha declarado toque de queda, lo cual significa que nadie va a moverse de sus refugios ni de sus casas y que por las siguientes 12 horas las cosas no van a cambiar.

Quizás pases toda la noche y sigas sin saber nada de tus familiares. Vas a tener que irte a dormir con la confianza de que todo está en orden y con la certeza también de que un tormenta así no azotó desde 1928 a tu querida isla.

Vea también:

En fotos: Así golpeó el poderoso huracán María a Puerto Rico

Loading
Cargando galería
Publicidad