El Consejo de Seguridad de la ONU demanda "cese al fuego humanitario" en Siria por 30 días

Luego de los bombardeos de esta semana llevados a cabo por las fuerzas del gobierno de Bashar al Assad que dejaron al menos 500 muertos, el organismo aprobó una resolución unánime que pide un mes de tregua para ayudar a los civiles afectados.

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas ( ONU) decidió este sábado de forma unánime pedir un "cese al fuego" por 30 días en Siria, para poder ayudar a las víctimas civiles de los combates.

La resolución del organismo se da la misma semana en que más de 500 personas murieron en bombardeos realizados por el gobierno sirio.

Tras varias jornadas de disputas, Rusia finalmente respaldó un texto de compromiso que avanzó con el apoyo de los quince Estados miembros.

La aprobación rusia a la medida llegó con una demora de dos días. Varios críticos del mandatario Vladimir Putin, un aliado del gobierno sirio, lo señalan que este atraso dio tiempo al presidente Bashar al Assad para lanzar más bombardeos.

La resolución, impulsada por Suecia y Kuwait, "demanda" a todas las partes del conflicto un alto el fuego humanitario de al menos 30 días en la totalidad del territorio sirio. Según informó el organismo, la tregua debería comenzar "sin demoras".

La tregua, sin embargo, autorizará que continúen las operaciones militares contra grupos considerados terroristas por la ONU, entre ellos el Estado Islámico. El Consejo de Seguridad ordenó que todas las partes permitan el acceso seguro de las misiones humanitarias a cualquier punto geográfico en donde se requiera ayuda.

El organismo tenía previsto votar el viernes, pero la falta de acuerdos lo pospuso un día. La jornada en que fueron necesarias más discusiones demoraron la decisión más de dos horas.

Esta votación llegó después de intensas negociaciones para persuadir a Rusia de no usar su poder de veto en ese organismo. Moscú ya había bloqueado 11 resoluciones sobre Siria.

Estados Unidos y otros miembros acusaron a Moscú esta semana de proteger al gobierno de Assad y su campaña de bombardeos en los alrededores de Damasco, especialmente en Guta, en donde esta semana lanzó bombardeos que dejaron cerca de 500 muertos, entre ellos más de 120 niños según agencias y medios y el recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG abocada al conflicto.

El lugar ha sido declarado zona de desastre humanitario.

La resolución del Consejo de Seguridad fue negociada por casi dos semanas entre crecientes llamados internacionales a actuar para detener los intensos ataques del gobierno sirio contra el enclave de oposición en Guta Oriental.