Enfermedades

¿Cuánto te queda de vida? Una prueba de orina trata de determinarlo

Un nuevo nuevo análisis desarrollado por científicos chinos detecta moléculas asociadas al deterioro del organismo, que aumenta con el paso de los años, pero no ocurre a la misma velocidad en todas las personas.

Mientras que la edad cronológica es idéntica para todos (viene determinada por nuestra fecha de nacimiento), la biológica varía, ya que cada cuerpo envejece a un ritmo diferente. Esto significa que, aunque el riesgo de enfermar aumenta para todos con el paso del tiempo, el vínculo entre nuestra edad (medida en años) y nuestra esperanza de vida es relativamente impreciso.

Todos conocemos a ancianos que han disfrutado de una larga vida libre de dolencias y también a personas aquejadas de enfermedades crónicas que han muerto temprano.

La edad biológica es, por tanto, mucho más útil que la cronológica para conocer el riesgo que tiene una persona de desarrollar enfermedades o, incluso, de fallecer. Sin embargo, mientras que no hay dudas sobre nuestra edad cronológica, ¿es posible establecer cuál es nuestra edad biológica real? Esto es lo que se propusieron unos investigadores de la Universidad de Sichuán, en China, que podrían haber encontrado la respuesta a través de una sencilla muestra de orina.

Se trata, además, de una técnica que puede ser útil para estudios a larga escala, ya que tiene capacidad para procesar muestras de orina de hasta 10 participantes por hora.

Algunos investigadores consideran que el envejecimiento, el proceso por el cual las células van deteriorándose, es en sí mismo una patología. La velocidad a la que se acumulan estos daños puede variar de persona a persona, y está influida por la genética, el estilo de vida y el entorno en que vivimos.

Según escribe Wei Gan, director de la investigación, publicada el martes en la revista Frontiers in Aging Neuroscience, “encontrar la manera de medir la edad biológica sería muy útil para predecir el riesgo de padecer una enfermedad asociada a la edad e, incluso, de morir”. También es necesario medir esta edad biológica para saber si los tratamientos para reducir el envejecimiento que podrían desarrollarse en el futuro son efectivos, señaló Gan.

Rastros en la orina

Uno de los mecanismos implicados en el envejecimiento biológico tiene que ver con el oxígeno, una molécula vital para nuestra supervivencia. Muchos investigadores creen que el envejecimiento es consecuencia de la acumulación en las células de radicales libres, es decir, productos derivados del metabolismo del oxígeno que causan un daño en las estructuras celulares que, a largo plazo, provoca que las células acaben muriendo.

Una posibilidad para medir la edad biológica sería cuantificar los niveles acumulados de algún marcador del llamado 'estrés oxidativo'. En el estudio, los autores usaron una técnica llamada 'cromatografía líquida de alta eficacia' para medir los niveles de ciertas moléculas resultantes de la oxidación en 1,228 ciudadanos chinos de edades comprendidas entre los 2 y los 90 años. Los investigadores encontraron un incremento asociado a la edad en este marcador en los participantes de 21 o más años.

Los niveles de este marcador son similares entre las mujeres y los hombres pero solo hasta que las mujeres llegan a la menopausia.

En ese momento, el marcador se dispara, algo que puede deberse, apuntan los autores, al descenso en los niveles de estrógeno durante la menopausia, ya que, según apuntan "es bien sabido que los estrógenos tienen un efecto antioxidante”.