Elecciones

¿Puede Ted Cruz hacer de Wisconsin el punto de inflexión de su batalla con Trump?

Con su triunfo en Wisconsin, el senador por Texas aspira a demostrar que la contienda por la nominación republicana es solo entre él y Trump.
6 Abr 2016 – 12:30 AM EDT

Desde Milwaukee, Wisconsin

Desde el principio de la carrera por la nominación presidencial, el impetuoso multimillonario Donald Trump se ha robado todos los flashes, pero esta vez al "más conservador" de los republicanos le llegó la hora de brillar.

Este martes, el senador por Texas Ted Cruz obtuvo 49% de las votaciones sobre 35% de Trump y 14% de John Kasich, y pudo quedarse con los 42 delegados, en un estado que se rige bajo el complejo principio de “el ganador se lleva la mayor parte” de los delegados.

Con esto, Cruz aspira demostrar lo que viene pregonando desde hace rato, que la contienda por la nominación republicana es entre él y Trump.

Este triunfo “le dice a los votantes que es más creíble que Cruz pueda detener a Trump en una convención negociada e incluso recoger los delegados necesarios para ganar la nominación”, dijo la politóloga de la Universidad de Wisconsin en Madison Eleanor Powell.

“Y además, podría significar una amenaza a la aparente ‘inmunidad’ de Trump”, agregó.

Triunfo simbólico

Es una victoria “simbólica”, afirmó el politólogo de la Universidad de Wisconsin en Madison David Canon.

“Trump ha demostrado que supuestamente es inmune a la derrota aunque diga lo que diga… Incluso se ha referido a dispararle a alguien en el medio de la calle y que aún así no perdería votos”, explicó.

“Sin embargo, esta semana parece que sí lo ha afectado seriamente, y la victoria de Cruz es una especie de señal de que sus palabras (las de Trump) le están cobrando factura”, concluyó.

Canon se refería al triple salto que tuvo que dar el multimillonario para retractarse de sus comentarios en un cabildo abierto de CNN la semana pasada, en el que aseguró que las mujeres que abortan deberían ser castigadas.

El mismo Cruz vaticinó que “ podría cambiar totalmente la carrera a través de todos los estados del país”, siendo esta una de sus mayores victorias, no solo por la cantidad de delegados ganados, sino porque tras una temporada de elecciones simultaneas en varios estados, Wisconsin fue el único estado que celebró primarias este martes, convirtiéndose así en una especie de barómetro de la fortaleza de los candidatos.

Y también porque fueron primarias abiertas, donde los votantes independientes pueden ejercer su voto sin tener que afiliarse a ningún partido político, un formato que generalmente ha favorecido a Trump.

“Alístense porque aquí vamos”

Así finalizó el senador por Texas su discurso de victoria desde la ciudad de Milwaukee.

En este punto de la carrera, Cruz se encuentra en una posición amenazante para Trump, con 502 delegados frente a 737 del magnate y todavía 16 contiendas electorales por venir.

“Hemos ganado en cuatro estados diferentes, Colorado, Utah, North Dakota, Wisconsin”, dijo Cruz.

Esta es la idea de empuje que quiere proyectar el senador de ahora en adelante, pues Trump lleva la delantera entre los republicanos y sigue siendo el favorito según las encuestas nacionales.



Pero no se trata solo de ganarle a Trump, sino de demostrar que se le puede ganar a Hillary Clinton, quien tiene altas posibilidades de ser la nominada del lado demócrata.

Las encuestas no favorecen al senador en un escenario hipotético en contra de la exsecretaria de Estado.

Estaba preparado

Al igual que en Iowa, Cruz lanzó una agresiva campaña en Wisconsin mucho antes que Trump.

Desde un castillo de queso en Kenosha, a una proyección de una película cristiana en la ciudad de Green Bay, fueron las estrategias del senador para acercarse a los votantes del estado norteño.

Cruz invirtió una fuerte cantidad de dinero en comerciales televisivos, llamadas telefónicas y constantes eventos.

Pero los comentarios insultantes de Trump y su controversial comportamiento también sin querer ayudaron al senador por Texas.

“No creo que Trump sea muy presidencial”, dijo Frank, quien prefirió no dar su apellido y siempre ha votado republicano. Él eligió a Cruz, pese a que "nunca le ha gustado mucho," pero cree que “tiene más opciones de ganar”.

Los republicanos de Wisconsin son muy conservadores y los comentarios incendiarios de Trump realmente trastornan la elección de los votantes, que no lo encuentran adecuado para ocupar la presidencia”, dijo la politóloga Powell.

Según la especialista, la demografía del estado con 77% de población blanca, y en donde el 86% son graduados de secundaria y el 29% tienen educación superior, y en donde los republicanos son “muy conservadores”, se alinea mejor con los puntos de vista de Cruz.

En especial, Cruz buscó atraer al electorado femenino, usando diferentes representantes mujeres, entre ellas su esposa Heidi Cruz, quien se presentó en varios eventos toda esta semana, y también a la esposa de Scott Walker, Tonette Walker, y a la excandidata republicana Carly Fiorina. Esto fue una jugada estratégica en una toma de ventaja de las controvertidas declaraciones de Trump sobre Heidi, la esposa de Cruz, sobre el aborto, y sobre las mujeres más ampliamente en los últimos días.

El factor anti-Trump

Al igual que en Utah, en donde se ganó el apoyo de los votantes mormones gracias al respaldo de Mitt Romey, en Wisconsin a Cruz lo favoreció el apoyo del gobernador de Wisconsin Scott Walker, quien es altamente respetado entre las elites del partido republicano, pese al rápido desvanecimiento de su campaña por la presidencia.

Además de eso, la estela de controversia que envuelve a Trump, favorece a sus oponentes por un “factor de descarte”.

“El establishment republicano tiene un fuerte sentimiento en contra de Trump, pero no son solo los oficiales del partido, en Wisconsin los medios de comunicación conservadores han montado una campaña anti-Trump que favoreció a Cruz”, explicó la especialista Powell.

Esta semana, el magnate tuvo otro traspié en una humillante entrevista de radio con el periodista republicano Charlie Sykes, quien se auto declara un militante del movimiento “anti-Trump”, quien sorprendió al multimillonario al exponerlo en vivo, prácticamente obligándolo a disculparse por su comportamiento en la pelea de telenovela que involucró a las esposas de Cruz y del empresario.

Lea también:

Más contenido de tu interés