Elecciones

El PRI de Peña Nieto mantiene el Estado de México, pero crecen dudas de un triunfo en presidenciales de 2018

El PRI nunca estuvo tan cerca de perder el poder en este estado en casi 90 años. A comparación de lo sucedido en otros años, esta vez el priismo no obtuvo una mayoría absoluta, pues Morena y su candidata, Delfina Gómez, pisaron los talones de tal forma que ahora queda poco clara la ventaja que el PRI podría tener para las elecciones presidenciales de 2018.
5 Jun 2017 – 5:52 PM EDT

Los habitantes del Estado de México, la entidad con mayor población del país, eligieron a Alfredo del Mazo como su próximo gobernador, dando seis años más de poder al oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) en un territorio clave que desde hace casi 90 años es considerado su más importante bastión político.

Sin embargo, el PRI nunca estuvo tan cerca de perder el poder en este estado. A comparación de lo sucedido en otros años, esta vez el priismo no obtuvo una mayoría absoluta, pues Morena y su candidata, Delfina Gómez, pisaron los talones de tal forma que ahora queda poco clara la ventaja que el PRI podría tener para las elecciones presidenciales de 2018.

Aún con resultados preliminares y con el 97.5 por ciento de las actas contabilizadas, Alfredo Del Mazo, obtenía el 33.72% de los votos frente al 30.82% de Delfina Gómez, la candidata del partido que lidera Andrés Manuel López Obrador.

El resultado es un respiro para el partido del presidente Enrique Peña Nieto, cuya popularidad está en mínimos históricos por los escándalos de corrupción, un recrudecimiento de la violencia ligada al narcotráfico y la debilidad de la economía.

PRI, cada vez menos popular

No obstante, de acuerdo con expertos consultados por Univision Noticias, este estrecho triunfo debe tenerlos preocupados con miras a las elecciones presidenciales del próximo año ante el bajo porcentaje de votos que obtuvieron.

“No creo que el PRI pueda decir que con los resultados del pasado domingo asegura el triunfo de 2018. Habría que verlo con preocupación porque solo obtuvo poco más del 30% de los votos en el lugar que es considerado su bastión político, lo que los hace ver como un partido muy endeble”, aseguró Salvador Mora Velázquez, analista político de la Universidad Nacional Autónoma de México.


De acuerdo con Mora, para que el PRI logre mayor ventaja en los próximos comicios, debe comenzar a arrojar resultados positivos en temas tan sensibles como la posibilidad de llevar a reclusión a exfuncionarios que han estado involucrados en temas de corrupción o lavado de dinero. “Todo va a depender de la esa capacidad del partido para volver a ganar la confianza ciudadana, pero si no lo ganó en cuatro años veo muy difícil que en los próximos 18 meses lo haga”, dijo.

Del Mazo proviene de una larga estirpe de políticos. Su primo lejano es el presidente Enrique Peña Nieto, su abuelo fue Alfredo del Mazo Vélez, gobernador del Estado de México del 1945 al 1951, y su padre, Alfredo del Mazo González, también dirigió el estado más poblado del país entre 1981 y 1986.

Aunque ha querido marcar distancias con Peña Nieto -afirma que mantiene con él un trato meramente profesional- a ambos se les incluye dentro del grupo Atlacomulco, como se le conoce a un conjunto de políticos del PRI que fueron gobernadores en el Estado e incluso algunos postulantes a la presidencia de México.

Morena consigue histórica fuerza

El partido creado por el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador tiene poco menos de tres años de haber sido fundado. Sin embargo, y pese a ser un partido joven, logró colocarse como la segunda fuerza política en los comicios estatales del pasado domingo.


El politólogo Mora Velázquez señala que, aunque esta facción política tenía una gran oportunidad de triunfar en las elecciones locales más importantes del país, los golpes que recibieron a lo largo de la campaña, como las acusaciones contra López Obrador de recibir millonarias sumas para financiar su campaña y su negativa a unirse con otros partidos, le negaron el triunfo.

“Tras el proceso electoral no necesariamente se debe avizorar que Morena tenga ya la capacidad de entenderse como un partido que cuenta con la estructura suficiente para ganar 2018 con una contundencia que no pueda ser impugnada. Lo que nos dice el proceso electoral es que Morena se convierte en una fuerza relevante, pero López Obrador tiene que dejar de pensar que la victoria la tiene mucho antes de competir”, aseguró Mora.

El experto señaló que, para que Morena logre ganar las elecciones, debe cambiar de estrategia y tratar de sumar aliados.

Lo cerrado del resultado anticipa una batalla judicial por la elección desde el momento en que López Obrador rechazó los resultados preliminares y dijo que, según sus recuentos, Gómez ganó la elección.

López Obrador, un veterano político adorado por millones, pero rechazado por quienes lo ven como un líder populista, denunció fraude en las elecciones del 2006, cuando perdió por 0.56% de los votos frente a su rival Felipe Calderón.


En fotos: La jornada electoral en el Estado de México, una prueba de fuego rumbo a las presidenciales de 2018

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés