null: nullpx
Primarias New Hampshire

Las primarias de New Hampshire adquieren más importancia tras el caos en Iowa

La primera elección (no caucus) de las primarias genera más interés que de costumbre por la posibilidad de que indique un claro puntero entre el grupo de candidatos demócratas, sobre todo después de que Iowa terminara en un fiasco sin definiciones.
10 Feb 2020 – 11:04 AM EST

La primaria de New Hampshire es ahora más importante que nunca. Aunque el pequeño estado del noreste del país ha sido el centro de la atención en las carreras por la nominación demócrata por más de seis décadas, los problemas del caucus de Iowa le han dado un perfil mucho más elevado.

Esta vez, New Hampshire no solo apuesta por dar un impulso inicial a un candidato, sino también por ofrecer claridad en un ciclo de elecciones que partió con el pie izquierdo.

Iowa terminó con la mayoría de los candidatos dando discursos de victoria en el día de la elección, sin un ganador claro y con un resultado tremendamente estrecho: Pete Buttigieg con 26.2%, Bernie Sanders con 26.1%, Elizabeth Warren con 18% y Joe Biden con 15.8%.

Ahora, los candidatos buscan consolidar sus posiciones (como Buttigieg o Sanders) o recuperar impulso (como Biden , Warren o Klobuchar) De acuerdo al índice de sondeos políticos de Real Clear Politics, esta vez Sanders lidera en New Hampshire con 26.7% de las preferencias, seguido por Buttigieg con 22% y Warren con 13%.


A diferencia de las complejas asambleas electorales de Iowa, en New Hampshire los demócratas realizan una votación directa por su candidato de preferencia. Aunque en 2016 Sanders se impuso contundentemente a Hillary Clinton, se estima que la senadora del también vecino Massachussets, Elizabeth Warren, pueda lograr una buena figuración.

Para Buttigieg el que sea un estado de población mayoritariamente blanca puede jugar en su favor, mientras que el exvicepresidente Biden puede contar con el reconocimiento de su nombre, aunque haya ido perdiendo puestos en las encuestas locales en las últimas semanas.


“Ser la primera primaria en la nación es una gran responsabilidad. Cuando te encuentras con un votante en un evento de campaña, es probable que hayan conocido al menos a un puñado de candidatos. Y el día de la primaria, los votantes de New Hampshire votan. Año tras año tenemos la mayor participación en el país”, dijo Raymond Buckley presidente del Partido Demócrata de New Hampshire al darle la bienvenida a la prensa y a los candidatos.

Este martes 11 de febrero, los demócratas en el estado no sólo ayudarán a designar a 24 delegados para la convención, sino que dependiendo del resultado, le podrían dar un impulso decisivo a Buttigieg o activar el motor para otro de los candidatos.

“Ahora la gente tiene más ansias de conocer los resultados, porque el empate en Iowa fue tan cerca, que lo que suceda en New Hampshire ciertamente será crucial”, aseguró a Univisión Noticias el estratega demócrata José Aristimuño, presidente de la firma Now Strategies.

El sello de New Hampshire

Según cifras del Partido Demócrata de New Hampshire el estado cuenta con 275,282 votantes demócratas registrados y 413,345 votantes no declarados. El estado utiliza un sistema semicerrado, es decir que los electores no afiliados pueden votar en la primaria, pero para hacerlo, tienen que elegir un partido antes de votar. Esto cambia su estado de no afiliado a afiliado, a menos que llenen una tarjeta para volver a ser “no declarado”.

Históricamente existe la percepción de que quien gana en New Hampshire logra la nominación del partido, pero no siempre ha sido así, especialmente durante las elecciones primarias de la última década. En 2016 fue Sanders, en 2012 Barack Obama, en 2008 Hillary Clinton, en 2004 John Kerry y en 2000 Al Gore.

Según Dante Scala profesor de ciencia política de la Universidad de New Hampshire no se puede extrapolar las tendencias de los votantes desde una elección presidencial a otra, porque hay gran rotación demográfica a nivel local. “Hay muchos votantes jóvenes que ahora pueden votar, tenemos una buena cantidad de migración de otros estados”, explicó a Univisión Noticias.

“Buttigieg ha sido exitoso al mostrarse a sí mismo como la nueva cara de la política estadounidense. Un candidato que es capaz de dar vuelta la página y creo que su atractivo es que puede proyectar una nueva era en la política estadounidense, después de Donald Trump. Muchos demócratas en New Hampshire quieren eso”, comentó Scala.

Poca diversidad

Así como Iowa recibió críticas respecto a no merecer el estatus de número uno en la lista de primarias por la falta de diversidad demográfica en el estado, New Hampshire corre con la misma suerte, sobre todo para un partido que se precia de querer representar a todo el país.

Con 1.3 millones de habitantes, un 90% de los residentes de New Hampshire son blancos, mientras que sólo un 1.7% son afroamericanos, 3% asiáticos y 3.9% latinos.

“No creo que haya que eliminar Iowa pero sí cambiarlo de orden, lo mismo con New Hampshire, que tampoco es diverso. Lo chévere de las primarias que van al inicio, es que el próximo presidente se come una hamburguesa con los residentes, habla realmente con ellos. Al interior del partido hay una conversación seria de un cambio de orden, quizás no mañana, pero sí en el mediano plazo”, explicó Aristimuño.

En el escenario de que New Hampshire arroje resultados tan cerrados como Iowa entonces el protagonismo pasará a Nevada y Carolina del Sur, los siguientes estados en la lista demócrata, donde tanto la población hispana como afroamericana, juegan un rol mucho más relevante en el juego electoral.

Ahora son 5: estos son los candidatos que quedan en la competencia por la nominación demócrata para sacar a Trump de la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.