null: nullpx
Primarias Demócratas

Jessica Cisneros, la latina que quiere romper el récord de Alexandria Ocasio-Cortez y ser la congresista más joven de la historia

A sus 26 años, esta abogada de inmigración de origen mexicano es una figura emergente del ala progresista del Partido Demócrata en búsqueda de la candidatura para el Distrito 28 de Texas. Se enfrentará en primarias al veterano congresista Henry Cuellar para quien trabajó como pasante y al que ahora llama "el demócrata favorito de Trump".
10 Nov 2019 – 2:31 PM EST

Han pasado apenas cuatro meses desde que Jessica Cisneros presentó su candidatura al Congreso, pero a sus 26 años, esta abogada de inmigración nacida en la ciudad fronteriza de Laredo ha despertado el interés nacional y ha reunido más de $500,000 en donaciones de quienes apoyan su carrera por el Distrito 28 de Texas.

De conseguirlo, Cisneros se convertiría en la congresista más joven de la historia de EEUU y desplazaría a Alexandria Ocasio-Cortez, que llegó al Capitolio con 29 años. Al igual que la congresista de Nueva York, que llegó al Congreso tras vencer en las primarias demócratas al hasta entonces imbatible Joseph Crowley, un histórico del partido, Cisneros deberá enfrentarse en marzo al veterano congresista Henry Cuellar, un demócrata conservador que lleva más de 14 años representando a su distrito en Washington.

Por el momentos, la aspirante ya cuenta con el respaldo de AOC (las siglas que identifican a la joven representante neoyorquina).

"El año pasado, el Distrito 14 de Nueva York me escogió como la mujer más joven en servir en el Congreso. Ayudemos a Jessica Cisneros a romper ese récord. Jessica es una poderosa luchadora progresista. Su victoria nos llevará más cerca de unos Estados Unidos más justos", escribió Ocasio-Cortez en un mensaje en su cuenta de Twitter en el que le ofrecía su respaldo.


La candidatura de Cisneros también está respaldada por Justice Democrats, la plataforma progresista que en 2018 impulsó a AOC y a la congresista de Massachussetts Ayanna Pressley y que vio en la joven abogada de origen mexicano la candidata perfecta para representar a la "nueva generación de demócratas diversos y de clase trabajadora" con la que quieren renovar el partido.

“Ellas (Ocasio-Cortez y Pressley) inspiraron a toda una nación mandando un mensaje de que esto es posible, que sí se puede ganar en contra de personas que han estado en la oficina muchos años y que esto es posible si la gente se une y demanda un cambio”, le dijo Cisneros a Univision Noticias.

Para conseguirlo, deberá enfrentarse en marzo a Henry Cuellar, un viejo conocido. Se trata de un político para el que ella trabajó como pasante y al que ahora define como “el demócrata favorito de Trump” por sus ideales conservadores y su historial de votaciones alineadas con los republicanos.

El portavoz de la campaña para la reelección de Cuellar, Colin Strother, minimiza el respaldo de Ocasio-Cortez, Pressley o la senadora y precandidata a la presidencia Elizabeth Warren al decir que "no serán los apoyos de fuera del estado los que decidan la elección sino los votantes del sur de Texas".

Strother criticó que Cisneros “solo lleva unos cuatro meses en el distrito”, haciendo referencia a los años que la joven residió fuera de su ciudad natal desde que se fue a la universidad y comenzó su carrera profesional. “Difícilmente puede ser la autoridad de los valores y las prioridades” de la comunidad que aspira a representar.


Una vida marcada por la migración y la frontera

Cisneros nació en la ciudad fronteriza de Laredo (Texas), a donde sus padres se trasladaron años después de migrar desde México en los 80 para poder dar un tratamiento médico a su hermana mayor que no estaba disponible en su país. Ambos trabajaron como campesinos antes de acogerse a la reforma migratoria de Ronald Reagan en 1986 y después su padre comenzó a trabajar como transportista y creó su propio negocio.

Desde pequeña, la precandidata demócrata vio en carne propia cómo sus padres construían el 'sueño americano', pero también las dificultades de la vida en ese punto de la frontera donde, según la estimación del censo de 2018, más del el 30% de la población todavía vive en la pobreza y más del 31% de los adultos menores de 65 años no tienen seguro médico.


"Mi madre es ama de casa. Ella siempre se dedicó a mí y a mi hermana y nosotros también vimos qué tan difícil era sacar adelante a sus dos hijas. Como muchas personas aquí, mi padre trabajó dos, tres trabajos para sacarnos adelante", cuenta Cisneros en entrevista con Univision Noticias.

Según cuenta, las cosas se complicaron especialmente para su familia después de los atentados del 11 de septiembre, cuando el gobierno de George W. Bush incrementó la seguridad en la frontera, lo que repercutió en más trabas para el comercio binacional que llevaron a su padre a cerrar su negocio de transporte.

"Aunque era muy pequeña, notaba que las cosas eran diferentes, que estaba muy difícil, que mis padres buscaban la manera de sacarnos adelante”, recuerda. “Pero esos son dos valores que tenemos aquí en el sur de Texas: la familia y trabajar muy duro y así fue como salimos adelante. Mis padres siempre nos inculcaron que el estudio era cómo íbamos a salir de esta".

"Y ahora mis padres son orgullosamente padres de la abogada Cisneros y la doctora Cisneros", afirma al contar que su hermana mayor se graduó en la escuela de Medicina, mientras que ella, tras salir como número 1 de su preparatoria, se licenció como abogada.

Como estudiante, Cisneros también tuvo la oportunidad de hacer una pasantía en el Capitolio de Washington, DC y entre enero y abril de 2014 trabajó en la oficina de Cuellar, una experiencia que, asegura, la marcó y le hizo pensar que quizás ella también algún día podría llegar al Congreso.

“Yo no sabía qué récord tan conservativo (sic) o republicano tenía el congresista. Me tomó tener que ir a su oficina y trabajar ahí para darme cuenta de eso”, sostiene. “Ahora sé que es porque él no ha tenido a una persona que se le enfrente, a un contrincante en más de una década y por eso ha podido votar como a él y a sus donantes les plazca”.


Lo que más le impactó, dice, fue que después de trabajar en su oficina durante cuatro meses a tiempo completo, Cuellar nunca le preguntó su opinión sobre los problemas de su distrito. “Eso me puso a pensar que si no lo está haciendo conmigo que estoy ahí 40 horas a la semana qué no está haciendo por la comunidad que no tiene ese acceso a su oficina”, relata.

Pero, según Cisneros, lo que realmente le llevó a tomar la decisión de presentarse al Congreso fue la frustración que sentía trabajando como abogada de inmigración con familias migrantes recluidas en centros de detención ante los crecientes obstáculos impuestos por el gobierno de Donald Trump.

"Estaba trabajando con familias que trataba de mantener unidas, pero el trabajo con esta administración es muy difícil", afirma. "Escuchaba a jueces de inmigración decirme que me querían ayudar a mí y a mi cliente pero que no podían por las leyes. Llegó un punto en el que dije: ‘Bueno, si me están diciendo que las leyes son el problema, entonces voy a ir al Congreso y voy a ir a cambiar las leyes’", recuerda.

El establishment vs. el ala progresista

"Mi comunidad todavía tiene los problemas que yo vi cuando estaba creciendo. La pobreza todavía es un problema muy fuerte aquí, todavía no tenemos acceso a cuidado médico. Hay muchas cosas por las que decidí que ya no más, que nosotros merecemos (algo) mejor", dijo la aspirante a Univision Noticias.

El distrito para el que se presenta Cisneros, el 28 de Texas, que abarca desde un amplio tramo de la frontera entre EEUU y México hasta el sur de la ciudad de San Antonio, lleva tiempo siéndole fiel a los demócratas. En 2016, Hillary Clinton ganó por 20 puntos y Henry Cuellar consiguió ser reelegido cómodamente con un 84% de los votos.

Cisneros cree que eso es porque Cuellar nunca ha tenido oposición dentro de su propio partido. “No es lógico estar representado por una persona que es muy conservativa y que no refleja los ideales y valores que tenemos en el sur de Texas”, sostiene la abogada. Y pone de ejemplo que el congresista votó “a favor de iniciativas de Trump el 70% de las veces”.

Según el recuento que lleva el sitio especializado en estad´sticas políticas Five Thirty Eight, el año pasado Cuellar se alineó en el 68.8% de las votaciones con las posiciones defendidas por Trump, pero este curso esa cifra cayó al 9.4%, con lo que suma una media de 47.7% en el actual gobierno.


El portavoz de la campaña, Colin Strother, dijo que Cuellar “siempre pone el distrito por encima del partido y la política y vota en el mejor interés de los contribuyentes para los que trabaja”.

“Nuestra oponente promueve políticas radicales que eliminarán miles de trabajos en la región y llevarán a cientos de despidos en consecuencia”, advirtió el portavoz de Cuellar.


Entre otras ideas, Cisneros promueve un alza del salario mínimo a $15, seguro de salud accesible para todos y se ha sumado al ‘pacto verde’ esponsorizado por Ocasio Cortez por el que la producción energética pasaría de los combustibles fósiles a fuentes renovables.

Sin embargo, la contienda por el Distrito 28 es un reflejo de la batalla que existe entre el establishment demócrata y el ala más progresista del partido a nivel nacional. Mientras que Cisneros cuenta con el apoyo de las congresistas que representan el nuevo rostro de la política en Washington y de Emily's List, una organización que promueve la participación política de las mujeres, Cuellar ha sumado el respaldo de algunas de las figuras más influyentes de su partido como la líder de la mayoría demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, o la congresista de Illinois Cheri Bustos.

El surgimiento de Cisneros a nivel nacional ha hecho que su campaña recaude $500,000 en donaciones pese a rechazar dinero de grandes corporaciones. Pero a Cisneros no le asusta el impulso que está tomando su campaña en pocos meses.

"Yo sigo haciendo mis argumentos, pero en lugar de hacerlo frente a un juez lo hago frente al distrito", afirma. "El sueño americano todavía existe y yo estoy luchando para que esté a la disposición de más familias".

Hispanos, musulmanes, gays, indígenas: ellos ganaron y se convirtieron en pioneros

Loading
Cargando galería
Publicidad