null: nullpx
Texas

Texas se prepara para la batalla entre el "demócrata preferido por Trump" y una nueva 'Alexandria Ocasio-Cortez'

El hispano Henry Cuellar, congresista demócrata del Distrito 28 de Texas y quien en numerosas ocasiones se ha alineado con el presidente, enfrentará a una joven latina de 26 años con propuestas progresistas el próximo año.
20 Jul 2019 – 2:52 PM EDT

Por primera vez en más de una década el congresista demócrata hispano Henry Cuellar, del Distrito 28 de Texas, tiene un rival en las primarias de su partido de 2020. Grupos progresistas lo quieren fuera y aspiran a convertir a la abogada de 26 años Jessica Cisneros en la nueva Alexandria Ocasio-Cortez (AOC), quien derrotó sorpresivamente en una primaria a uno de los demócratas de mayor rango en el Congreso en 2018.

Cuellar, a sus 63 años, llegó al Congreso en 2005 y desde entonces ha acumulado la fama de ser un demócrata conservador. Por su antigüedad tiene un sitio en el Comité de Apropiaciones, uno de los más influyentes en la Cámara de Representantes.

Su distrito ocupa la mayor parte del condado de Webb, situado al sur de Texas, y parte de otros condados como Bexar, Hidalgo, Starr, incluyendo la ciudad de Laredo.

Cisneros lanzó su candidatura a finales de junio y tiene en su currículum haber trabajado como practicante en la oficina de Cuellar cuando tenía 20 años.

La abogada latina de inmigración y derechos humanos tiene el respaldo de Justice Democrats, el mismo comité de acción política progresista que apoyó a una entonces joven y desconocida Alexandria Ocasio-Cortez que acabó derrotando a Joseph Crowley, quien era el cuarto demócrata de mayor rango en la Cámara de Representantes.

Desde principios de este año Justice Democrats -fundado en 2016 con el objetivo de hacer un cambio profundo en el Partido Demócrata a través de sus primarias-, se lanzó en contra de Cuellar y anunció la búsqueda de un candidato o candidata para desplazarlo.

Alexandra Rojas, directora ejecutiva de Justice for Democrats, describió al congresista como alguien “con intereses corporativos, que trabaja con la agenda de Donald Trump y en contra del movimiento progresista”.

El propio Cuellar llegó al Congreso a través de una primaria donde derrotó al congresista Ciro Rodríguez quien era visto como más liberal. En 2006 volvió a vencer a Rodríguez y desde entonces ha estado intocable en su escaño.

Colin Strother, vocero de la campaña de Cuellar respondió al lanzamiento de Cisneros con una declaración donde criticó el apoyo de Justice for Democrats.

"Es una organización con fines de lucro en Nueva York que cree que conocen este distrito mejor que el congresista residente de toda la vida. No creemos que la frontera y El Bronx sean políticamente iguales y confiamos en que el congresista será reelegido para otro período", dijo.

Un demócrata moderado

Cuellar se autodefinió como un demócrata moderado y en su campaña se describe como un experto en seguridad fronteriza y nacional.

El congresista destaca su capacidad “para cerrar la brecha entre la aplicación de la ley local y el Departamento de Seguridad Nacional, lo que se ha traducido en millones en fondos para programas locales de seguridad pública”.

Cisneros lo ha criticado por “ser uno de los pocos demócratas que ha recibido donaciones constantemente de los multimillonarios como los hermanos Koch; ExxonMobil y GEO Group, una compañía con sede en Florida que opera prisiones privadas”.

Lo calificó como "el demócrata favorito de Trump" y ha destacado su calificación A de la Asociación Nacional del Rifle y votos en contra de ciudades santuarios y de centros de salud para mujeres que proveen abortos.

Una brecha difícil

Cuellar ganó cómodamente las elecciones en 2018 con 84% de los votos. El condado de Webb le dio un 74.3% de los votos a Hillary Clinton en 2016 y sólo un 22.75% a Trump. Durante la primaria presidencial demócrata, un 71% favoreció a Clinton y un 23% que se inclinó por Bernie Sanders.

“El resultado de Sanders no es sorprendente, le costó llegar a los votantes de color alrededor del país, Clinton obtuvo mucho apoyo en Texas”, explicó a Univisión Noticias Geoffrey Skelley, analista de FiveThirtyEight, un reconocido sitio web basado en análisis político estadístico y económico.

“Hay razones por las que Cuellar puede ser vulnerable. Tiene un pasado moderado y está en un distrito que Clinton ganó por 20 puntos. Puede haber constituyentes frustrados por su manera de legislar. También hay actitudes, como él presentándose en un evento de recaudación de fondos para el republicano John Carter, mientras los demócratas estaban poniendo todo su esfuerzo por recuperar la Cámara de Representantes”, agregó.

Sin embargo analistas locales como Mark Jones, profesor de la Universidad de Rice, aseguran que Cuellar “es una institución” en su distrito, un área que valora la posición que ha logrado en el Congreso.

“Mucha gente cree que porque el distrito 28 tiene una población latina es liberal, pero los hispanos en el área tienden a ser conservadores en temas sociales, derechos de armas y economía y tienden a preferir a un demócrata moderado”, dijo Jones a Univisión Noticias.

Un análisis realizado por FiveThirtyEight mostró que Cuellar se ha alineado con Trump en sus votos durante el Congreso pasado (115) en un 68.8%.

Algunos ejemplos de los votos donde se alineó con el presidente son: oposición a un impuesto al carbón; expandir opciones de atención privada para los veteranos; hacer que los permisos de armas de fuego sean válidos cruzando fronteras estatales; prohibir abortos después de 20 semanas de gestación; paquete de asistencia para Texas por el huracán Harvey y aumentar las penas de los inmigrantes indocumentados que vuelven a entrar a Estados Unidos después de haber cometido ciertos crímenes, entre otros.

Según los datos de la Comisión Federal de Elecciones, Cuellar cuenta con más de $3 millones de dólares para este ciclo electoral, mientras Cisneros ha logrado reunir $125,000 dólares desde el inicio de su campaña.

A pesar de eso, analistas aseguran que las características propias de esta primaria pudieran jugar un rol inesperado en marzo próximo, ya que las elecciones se celebran en la misma fecha que la primaria presidencial, lo que motivará una participación mucho mayor de votantes del Partido Demócrata.

Si eso jugará a favor de Cisneros -con más jóvenes votando- o de Cuellar -con más personas en las urnas que marcan su nombre por reconocimiento- es aún difícil de predecir, pero lo cierto es que será una prueba definitiva para los progresistas, que demostrará si el fenómeno de AOC fue una excepción o la nueva regla dentro del partido.

Mira también:

Hispanos, musulmanes, gays, indígenas: ellos ganaron y se convirtieron en pioneros

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés