null: nullpx
Primarias Demócratas

El sorpresivo ascenso de Kamala Harris entre los votantes hispanos

Tras su participación en el primer debate presidencial demócrata, el porcentaje de latinos interesados en votar en primarias por la senadora de California ha subido considerablemente. Y la candidata también tiene interés en ganarse a la comunidad en estados donde tiene peso político.

Kamala Harris aspira a ganar el apoyo de las minorías para alcanzar la nominación presidencial del Partido Demócrata. Los hispanos, especialmente en estados como Nevada, le podrían dar una ventaja considerable al iniciar las primarias.

Nevada -aunque cuenta con sólo 36 delegados-, es la tercera primaria en el calendario electoral y eso le da una importancia simbólica enorme. La campaña de Harris lo sabe, así como también que un 29% de la población del estado es latina.

Hasta ahora la senadora ha visitado ese estado del oeste del país cinco veces en su campaña por la nominación. Aunque sin números concretos para cuantificar el efecto e importancia que la campaña le da a este grupo, ni el nivel de inversión que le está dedicando, fuentes en el equipo de Harris aseguran que uno de los enfoques principales en el estado se ha centrado en los jóvenes hispanos, la generación LatinX.

La campaña ha contratado personal organizador de habla hispana al este de Las Vegas, un área predominantemente latina de la ciudad, aunque no detallaron cuántos.


Pero más allá de Nevada, otros estados como Texas, Colorado y California -en juego el 3 de marzo en el llamado Supermartes-, son áreas donde la población hispana también tiene una
presencia sustancial.

Actualmente Texas cuenta con un 39.6% de población latina, seguido por California con 39.3% y Colorado con 21.7%.

Harris ya tiene la ventaja comparativa en California que le da el ser senadora por estado desde 2016 y haber sido fiscal general, algo que la ayuda enormemente al hacerla una cara conocido para los votantes locales.

Texas y Colorado son difíciles de ganar, sobre todo porque otros candidatos como Beto O’Rourke y Julián Castro juegan de locales en el estado de la estrella solitaria, al igual que sucede con Michael Bennet en Colorado. Pero eso no desanima al equipo de Harris.

La senadora puso en su equipo a Emmy Ruiz, estratega política, ex directora estatal para Nevada y Colorado en la campaña de Hillary Clinton, quien ahora es una de sus asesoras principales.

“Es temprano y todavía estamos creciendo. En 2018 vimos que la comunidad latina será un grupo de votantes que saldrá de una manera sorprendente. Hemos partido trabajando en Nevada y California donde hay una fuerte población hispana, hemos comenzado a asegurar que la gente de la campaña le dé prioridad y dentro de los próximos meses serán uno de los enfoques de nuestra inversión”, explicó a Univisión Noticias Juan Rodríguez, director de la campaña de Harris.

Según Albert Morales director político de Latino Decisions, una empresa de investigación y asesoría política enfocada en la comunidad hispana, el voto latino en las primarias demócratas es ahora más importante que nunca.

“Históricamente cuando hemos preguntado a la gente si piensa votar durante las primarias, siempre el número está en un promedio de un 40 a 50% entre los votantes latinos registrados. Ese número desde el año pasado ha cambiado. El 83% de los hispanos piensan votar en las primarias presidenciales según una encuesta que realizamos en marzo pasado. Algo nunca visto. La gente está movilizada”, comentó a Univisión Noticias.

¿Por qué Harris?

Después del primer debate demócrata, Harris logró fortalecer enormemente su posición entre los latinos, que hasta ese momento se mostraban partidarios del exvicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders.

Una encuesta realizada por Univision Noticias tras el careo realizado en Miami, mostró que un 22% de los participantes dijo que estaba planeando votar por la senadora de California, un 18% se inclinó por Julián Castro y un 16% por Joe Biden.

Los resultados demostraron un cambio significativo en comparación con el apoyo para la legisladora antes del primer debate, donde sólo logró un 6% de las preferencias entre los latinos.

En febrero pasado Harris aseguró el apoyo de la activista Dolores Huerta, una reconocida figura en el mundo de los derechos sindicales de los trabajadores del campo, y una voz fuerte para dar a conocer su imagen entre los latinos.

“Cuando era fiscal de distrito en San Francisco hubo una gran protesta y arrestaron a un montón de personas, cerca de 200. Una persona que trabajaba en su oficina me contó que ella apenas llegó a su puesto pidió todos los archivos de la gente que arrestaron por la protesta y dijo ‘Vamos a ver cómo retiramos los cargos’. Kamala simpatiza mucho con la gente trabajadora. Podemos tener confianza en ella”, explicó Huerta a Univisión Noticias.

Huerta insistió que aunque Harris no es hispana en comparación con otros candidatos como Castro, la senadora es una candidata más fuerte y con más experiencia.

“Todos son buenos candidatos Castro, Elizabeth Warren, pero Harris ha demostrado que tiene mucho valor, tiene la experiencia como procuradora, pero por sobre todo es alguien que tiene compasión con la gente, especialmente los trabajadores e inmigrantes”, dijo Huerta.

Harris también colocó a latinos en puestos claves de su campaña como Rodríguez y Ruiz.

“Una de las cosas que Kamala hizo desde que comenzamos la campaña fue asegurarse que fuera diversa, que la comunidad tuviera una voz cuando estamos tomando decisiones”, dijo Rodríguez.

Agenda hispana

Harris se ha esforzado fuertemente por proyectar una imagen pro inmigración, un punto que espera la ayude a la hora de reclutar el voto latino.

Desde su escaño en el Senado y como candidata ha lanzado fuertes críticas a la política de inmigración de Donald Trump y se ha opuesto a financiar el muro que el presidente promete construir en la frontera con México.

El tema le viene por experiencia personal: la senadora es hija de inmigrantes provenientes de India y Jamaica, lo que su campaña destaca como una ventaja para conectar con los latinos.

Rodríguez aseguró a Univisión Noticias que Harris entiende las prioridades entre la comunidad hispana y no cae en sólo limitar su agenda a inmigración cuando habla a los latinos.


“Nuestra estrategia tiene que estar conectada con los temas que están afectando a nuestras familias y no sólo inmigración. Mis padres son inmigrantes y cuando estaba creciendo no se pasaban solamente hablando de inmigración, sino de cómo pagar las cuentas a fin de mes. De eso se tratan los aumentos de salarios para maestros y recortes de impuestos de los que habla Kamala”, explicó Rodríguez.

Estrategas demócratas como Luis Miranda, aseguran que a pesar de los esfuerzos de la campaña de Harris hacia los hispanos, hay alianzas que son difíciles de romper y eso podría comlicarle el camino de la senadora en su conquista por el voto de la comunidad en las primarias.

“Uno de los factores importantes de la encuesta más reciente de CNN es que el electorado afroamericano todavía favorece a Biden por sobre Harris”, explica Miranda.

“Entre los grupos minoritarios hay una especie de coalición que hay que desarrollar y que tarda mucho tiempo. Pasan años para que los candidatos la logren. Biden ha pasado muchos años con las comunidades afroamericanas, latinas, eso es difícil de cambiar”.

“Esas comunidades, al menos en la etapa temprana de las primarias se van a mantener más o menos firmes con quienes ya conocen y confían”, asegura el exportavoz hispano del presidente Barack Obama.

A siete meses de que se inicien las primarias demócratas y todavía con seis debates pendientes, los candidatos tienen aún un largo camino por delante para lograr la nominación, pero ciertamente quienes consigan seducir a los latinos en los meses que quedan en 2019, estarán más cerca de alcanzar un triunfo contundente y una buena base para la elección general.

Los rostros de los que decidirán: lo que buscan los votantes en los condados más peleados de las elecciones 2020

Loading
Cargando galería


Publicidad