null: nullpx
Arizona

Cómo los latinos en Arizona ayudaron a dar una sorpresa azul en un territorio rojo

Una elección reñida, con sorpresas, en medio de una pandemia. Arizona, el estado que fuera bastión republicano, se tiño de azul en 2020. Un cambio que se explica en buena parte por la activación política de la comunidad latina.
14 Nov 2020 – 08:09 AM EST
Comparte
Cargando Video...

En la noche del 3 de noviembre de 2020, Estados Unidos vio a Arizona, un bastión republicano, teñirse de azul en las elecciones presidenciales. Por tan solo 11,500 votos, el demócrata Joe Biden se impuso sobre Donald Trump, rompiendo una larga tradición de voto mayoritariamente conservador.

La tarde del jueves 12 de noviembre, varios medios de comunicación refrendaron lo que el día de los comicios proyectaron Fox News y la agencia de noticias AP (cuyo conteo electoral es el que sigue Univision Noticias) y dieron ganador a Biden en ese estado.

La última vez que Arizona votó por un candidato demócrata para la presidencia fue en 1996, Bill Clinton. Antes de eso, hay que remontarse a 1948 para ver a este estado elegir a un presidente que no fuera republicano.

Pero esta vez la sorpresa no es solo en una elección presidencial, sino también en la elección al Senado del demócrata Mark Kelly, el exastronauta que le ganó la contienda a la republicana Martha McSally.

El estado se ha convertido en caso de estudio sobre cómo los cambios demográficos van a plantear nuevos balances en la política estadounidense, y cómo el activismo de minorías contra un sistema que consideran injusto puede alterar ese panorama, como sucedió en la otrora conservadora California a partir de los años 90.

El impacto de la SB 1070

Arizona ha venido viviendo una transformación de bastión republicano a estado 'campo de batalla' ( battleground state, en inglés) en buena medida impulsado por un notable cambio demográfico que ha hecho que la población votante registrada de origen hispano haya pasado del 14% del electorado en 2000 al 24% en 2018, de acuerdo con datos del Centro Pew.

En el sondeo electoral conducido por AP para conocer cómo se distribuyó el voto en las pasadas elección, en el que un 17,5% de quienes respondieron se identificaron como latinos, se indica que el 59% favoreció a Biden.


Buena parte del cambio político estatal se debe a los latinos, pero no solo por su creciente número, sino porque ganaron poder político mediante un intenso trabajo de organizaciones de base, como LUCHA, Puente y otras.

La historia de la lucha de la comunidad latina de Arizona es la historia de su enfrentamiento contra las posturas antiinmigrante que afloraron en el estado en la última década, de la mano de la llamada SB 1070 y un alguacil que se hizo famoso en todo el país de nombre Joe Arpaio.

Arpaio fue el artífice de medidas estrictas para apresar y encarcelar a indocumentados. Además, Arizona vio en 2010 la entrada de una de las leyes de inmigración más duras del país. La entonces gobernadora republicana Jan Brewer, promulgó la controversial ley de inmigración SB 1070, o como algunos latinos en Arizona la llaman 'la ley de los papeles'

Entre otras cosas, la legislación permitía a las fuerzas de seguridad pedir pruebas de estatus migratorio a cualquier persona si consideraban que podría ser indocumentado (algo que podía depender en última instancia de la apariencia y por tanto el uso de los ilegales perfiles raciales).

La SB 1070 que contenía elementos que podrían haber amedrentado a la comunidad inmigrante del estado, resultó ser un poderoso activador para miles de latinos que comenzaron a organizarse y a mostrar más resistencia que miedo.

La 'ley de los papeles'

Muchos de los líderes latinos de Arizona con los que Univision Noticias habló durante la campaña coincidieron en que el punto de inflexión para lo que hoy está pasando en el estado fue precisamente esa ley, la SB 1070.

"Muchos pensaban que nos iba a dar miedo… eso de atraparnos y deportarnos o hacernos la vida imposible para que nos vayamos. Pero en ese proceso nuestra comunidad mostró resiliencia y lucha", dijo a Univision Noticias Carlos García, concejal de la ciudad de Phoenix y activista comunitario.

García fue director de Puente, una organización que defiende los derechos de los inmigrantes, y contó que comenzó con su activismo para luchar por la comunidad y porque su propia familia vivió la dureza de las deportaciones.


García es parte de esa generación líderes hispanos que se lanzó a luchar o a competir en elecciones para tratar de cambiar esa realidad

Raquel Terán es otra de ellas. La congresista demócrata de la Legislatura estatal, opinó que la SB 1070 fue "la punta del iceberg", porque muchas otras legislaciones, entre ellas hacer del inglés el idioma oficial, eran parte de lo que describe como un clima antiinmigrante.

Terán, quien comenzó como voluntaria en Mi Familia Vota, una de las organizaciones más importantes de promoción del voto latino, reflexionó en la importancia de ganar "poder político" para poder cambiar las cosas.

"(Pensé que) podemos salir a marchar, podemos hacer conferencias de prensa, lo que tú quieras. Pero si no hacemos que crezca el poder político de la comunidad latina, ese sentimiento y legislación antiinmigrante no la vamos a poder combatir", indicó entonces en charla con Univision Noticias.

Arizona, ¿la nueva California?

Alejandra Gómez, activista de Lucha, organización de base que trabaja por derechos de los inmigrantes y otras causas sociales, contó que su padre vivía como indocumentado en California durante la Proposición 187, que era una iniciativa que, entre otras cosas, marginaría a inmigrantes indocumentados del acceso a servicios públicos.

"El clima comenzó a ponerse realmente difícil... para las comunidades indocumentadas. Entonces mi padre decidió que todos nos íbamos a mudar y vinimos a Arizona y... fue normal por un tiempo", comentó Gómez a Univision Noticias.

"(Pero) vimos ese mismo sentimiento antiinmigrante que experimentamos en California años después en Arizona... y luego lo que vimos fue la SB 1070, la legislación que legalizó el perfil racial de las personas.... y ahí fue cuando comencé a organizarme. Vine al Capitolio para una vigilia y no paré desde allí".

Muchos ven estos cambios de vientos en Arizona como un espejo de lo que sucedió con aquellas restrictivas leyes conservadoras y antiinmigrantes de la California del gobernador republicano Pete Wilson, que en los años 90 terminaron teniendo el efecto contrario e hicieron del estado uno de los bastiones demócratas más sólidos del país.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés