null: nullpx
Destino 2020

El voto latino fue clave en la derrota de Biden en Florida, pero en Arizona la historia es otra

El registro de nuevos votantes y el acercamiento con los votantes fueron clave en las elecciones de Arizona y Florida y podrían proporcionar una hoja de ruta para futuras campañas. (Read in English)
9 Nov 2020 – 07:44 AM EST
Comparte
Cargando Video...

El martes fue una noche histórica para los latinos en todo el país, pero en ningún lugar más que en Arizona y Florida, pero con resultados totalmente diferentes.

En Arizona, una mayor participación de latinos, en su mayoría de origen mexicano, jugó un papel crucial para ayudar a los demócratas a ganar el estado para Joe Biden por primera vez desde 1996. En Florida, un aumento impresionante de votantes cubanoamericanos impulsó a los republicanos a obtener importantes logros, lo que aumentó drásticamente el margen de victoria de Donald Trump hace cuatro años.

En el proceso, los demócratas ganaron un escaño vital en el Senado de Estados Unidos y tienen esperanzas de tomar el control de la Cámara de Representantes en Arizona, mientras que los republicanos obtuvieron dos escaños en el Congreso en el sur de Florida.

La victoria de Biden se construyó en gran parte sobre la base de un esfuerzo masivo de registro de votantes por parte de organizaciones cívicas latinas para poner fin a décadas de denunciado racismo por parte de los políticos y las fuerzas del orden locales. Mientras en Florida, el Partido Republicano apuntó con éxito a los cubanoamericanos con un enérgico mensaje político antisocialista, al tiempo que registró nuevos votantes.

“Durante mucho tiempo hemos dicho que el electorado latino en Estados Unidos no es un monolito. Esta noche demuestra precisamente eso: la promesa y el peligro del voto latino”, dijo Stephanie Valencia, cofundadora y presidenta de EquisLabs, una firma de encuestas y estudios políticos latinos.

"Esta es la historia de una organización con raíces en la comunidad a largo plazo, a pesar del covid. La movilización en contra de todo es lo que entregó la victoria," dijo Ai-Jen Poo, director de la Alianza Nacional de Trabajadores del Hogar (NDWA), en una conferencia telefónica el viernes con activistas de comunidades minoritarias.

Eso paso en un contexto de l a creciente expansión de las poblaciones inmigrantes que está cambiando el panorama político, según Rocío Sáenz, vicepresidenta ejecutiva del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU).

"También entendemos que no todos los inmigrantes votan por igual. Pero lo estamos viendo en tiempo real. La creciente población, nacida en el extranjero, en ciudades clave y los suburbios, como Detroit, Atlanta, Filadelfia y Phoenix, es un factor importante que ayudó a los demócratas," dijo Sáenz.

Biden fue ayudado en Arizona por el apoyo del ex senador republicano Jeff Flake y la viuda de su antiguo amigo en el Senado, el difunto John McCain.

Pero, quizás el ingrediente principal de su éxito fue el crecimiento exponencial de la población latina. El estado tenía en 2000 un 15% de población latina, pero tan solo 20 años después, los hispanos ya son al menos el 24% de la población, y 18% de los votantes.

"¿ Por qué estamos hablando de Arizona?" preguntó el comentarista político Van Jones en CNN el miércoles. “Porque la comunidad latina y latina hizo algo extraordinario”, agregó, refiriéndose al acercamiento a los votantes de organizaciones sin fines de lucro como LUCHA Arizona y Mi Familia Vota.

Cargando Video...
"Los latinos estamos diciendo 'ya basta'": activistas en Arizona instan a los hispanos a participar en las elecciones

"Molestadas y maltratadas"

"La razón por la que estamos hablando de Arizona es porque hay una comunidad de personas que estaban siendo molestadas y maltratadas, ataques antiinmigrantes contra ellos, que los obligaron a organizarse", continuó Jones.

En general, los latinos votaron por Biden sobre Trump por un margen de 28 puntos (63% al 35%), según AP VoteCast, con una participación récord de alrededor de 14 millones, frente a los 12.7 millones de 2016, de acuerdo a cifras preliminares.

Si bien eso fue una ligera mejora para los republicanos en comparación con 2016, el crecimiento de la población latina significó más votos en general para los demócratas.

En Arizona, los latinos aumentaron su participación en la votación del 16% en 2016 al 18% en 2020, prefiriendo a Biden por un margen de 59% - 39%. (Otra encuesta de Latino Decisions dio un margen más amplio de 71% - 26%.)

La variación en las encuestas se debe en gran parte a las pequeñas muestras de votantes, lo que da como resultado un gran margen de error. En unos meses habrán encuestas más profundas que brindaran resultados más precisos.

'Pared azul'

Como resultado, la victoria de Biden en Arizona puede haber agregado el último ladrillo en una nueva 'pared azul' en el llamado Sun Belt en el suroeste del país, siguiendo los pasos de Nevada, Colorado y Nuevo México.

“En todo el Sun Belt, aparecieron latinos. Ganamos. Salvamos el día”, dijo Kristian Ramos, un consultor político.

En Texas, Trump logró aferrarse con bastante comodidad en seis puntos porcentuales, pero eso fue tres puntos menos que en 2016. Los latinos ahora representan el 23% del electorado en Texas y prefieren a Biden sobre Trump en un 62% - 37%, según AP Votecast. (Otra encuesta de Latino Decisions dio un margen más amplio de 67% -29%).

Texas todavía está a unos años de volverse azul, dijo Ramos. “Requiere la inversión de tiempo y energía. A menos que pases diez años allí organizándote, los estados rojos serán estados rojos ”, aseguró.

Esa fue la clave en Arizona. El condado de Maricopa, el más poblado del estado, que incluye a la ciudad de Phoenix y sus alrededores, fue ganado por Trump por tres puntos porcentuales en 2016, pero los resultados preliminares del martes mostraron un cambio de cinco puntos porcentuales, con los demócratas arriba por 2.3 puntos.

El factor Arpaio

Hasta 2016, Maricopa fue el dominio del alguacil, Joe Arpaio, famoso nacionalmente por su postura antiinmigrante y el artífice de medidas estrictas para apresar y encarcelar a indocumentados.

En 2010, la entonces gobernadora republicana Jan Brewer, también promulgó la controvertida ley de inmigración SB 1070, que permitía a la policía exigir papeles a cualquier persona que pensaran que podía ser indocumentado, el llamado 'perfil racial'. La ley fue desafiada y llegó a la Corte Suprema que derogó partes de la misma.

La herencia de la SB 1070 y de Arpaio activaron a los hispanos, que se organizaron para luchar desde agrupaciones y ayudaron a lanzar una generación de latinos jóvenes que compiten y ganan en elecciones locales a niveles récord.

“Hemos estado ejerciendo presión política latina durante los últimos 15 años para sacar a los políticos racistas de sus cargos”, dijo a Univision un exhausto Eduardo Sainz, director estatal de Arizona para Mi Familia Vota, a Univision el miércoles. “Se requirió mucha inversión y educación en nuestras comunidades sobre la importancia de participar”, dijo, describiendo un esfuerzo de un año para registrar 185,000 votantes.

LUCHA tuvo 200 personas tocando las puertas de dos millones de hogares en siete condados de Arizona, además de hacer ocho millones de llamadas telefónicas, según Tomás Robles, co-director, de Viviendo Unidos por el Cambio en Arizona, o LUCHA, por sus iniciales en inglés. "Hemos construido una fuerte cultura organizativa aquí", dijo Robles, "para asegurarse de que Trump escuchó nuestro llamado alto y claro: 'Pa' fuera'".

Sin embargo, los críticos del Partido Demócrata dicen que hubo pocos esfuerzos para involucrar a los votantes latinos hasta el final de la campaña, cuando Biden envió una avalancha de anuncios en español expresando su reconocimiento del valor de las contribuciones de la comunidad latina.

Cargando Video...
“Los votantes latinos en Arizona podrían definir esta elección”: Joe Biden reconoce el poder de la comunidad latina durante su visita por Arizona


“Se necesitan grupos como nosotros. Ningún partido político nos está salvando, nos estamos salvando a nosotros mismos y luchamos por nuestros derechos a la democracia ”, dijo Sainz, un inmigrante mexicano de 29 años de Sonora, que vive en Phoenix.

'Basta Trump'

Mi Familia Vota reunió a un equipo de 500 personas repartidas por todo el estado, respaldado por su campaña nacional de $10 millones 'Basta Trump'. “Es una operación enorme. Sabemos que Trump ha estado insultando a nuestra comunidad y teníamos que convertir a Trump en un presidente por un período ”, agregó.

La pandemia redujo sus actividades durante el verano, pero hace dos meses tomaron la decisión de volver a las operaciones de campo, tocando puertas.

Los resultados del martes superaron sus expectativas. “Apenas puedo creer lo que pasó”, dijo. Además de vencer a Trump en Arizona, dijo que el aumento de votos latinos amenaza a derrocar la mayoría republicana de 44 años en la Cámara de Representantes de Arizona. ( Al momento de la publicación de esta nota no estaba claro si los candidatos demócratas obtuvieron los votos necesarias.)

Los latinos también contribuyeron con un estimado de 300.000 votos en Pensilvania, 150.000 en Wisconsin y otros 120.000 en Michigan, a la "pared azul" que Trump derribó en el Medio Oeste en 2016 y que Biden parece haber restaurado.

En 2016, Trump ganó los tres estados por un total de 107.000 votos. Cuatro años después, esos márgenes se invirtieron, con Biden ganando por 20.000 votos en Wisconsin y 150.000 en Michigan.

Florida

Florida fue una historia diferente, Trump logró triplicar su margen de victoria hace cuatro años, en gran parte gracias a los votantes hispanos, en este caso principalmente cubanoamericanos.

El condado de Miami-Dade, donde los hispanos representan casi el 70% de la población, vio un cambio de 23 puntos hacia Trump desde la victoria de 290,000 votos de Hillary Clinton allí hace cuatro años. Los 200,000 votos adicionales en Miami-Dade dejaron a Biden ganando el condado por solo 85,000 votos.

Un análisis de recintos con un gran número de cubanoamericanos sugiere que Trump probablemente ganó el voto cubano de Miami por un margen de alrededor de dos a uno, según EquisLabs. Y Trump compitió con Biden para casi dividir a los hispanos no cubanos gracias al tema de la campaña de Trump de que Biden era un "títere" para el ala socialista radical del partido.

Eso ayudó a Trump a aumentar su apoyo de los votantes hispanos entre los hispanos del 35% en 2016 al 45% en 2020.

Campaña en el terreno

“Todo se basa en el trabajo de alcance a la gente en el terreno”, dijo Yali Núñez, portavoz hispana del Partido Republicano. “Nuestros esfuerzos multilingües de participación este ciclo no tuvieron precedentes. Florida es el ejemplo perfecto del resultado de estos esfuerzos,” agrego, haciendo énfasis en la creación de 17 centros comunitarios latinos en ubicaciones clave.

También en la Florida, los republicanos desafiaron la pandemia para hacer campaña en persona y al mismo tiempo organizaron una agresiva campaña de registro de votantes que redujo significativamente la ventaja de los demócratas en el estado por 200,000 votantes a solo 134,000.

Por impresionante que fuera la participación cubana para Trump, no fue la única razón de su éxito en Florida. Incluso si Biden hubiera ganado Miami-Dade por el mismo margen que Hillary Clinton en 2016, Biden aún habría perdido Florida por unos 170,000 votos.

En todo el estado, Trump tuvo un margen de victoria más alto que en 2016 en al menos 50 de los 67 condados de Florida, según un análisis del Miami Herald.

La encuesta de AP Votecast mostró que Trump se llevó aproximadamente el 45% del voto hispano en Florida frente al 54% de Biden. Esa fue una mejora sustancial con respecto a 2016, cuando Trump ganó alrededor del 35% de los votantes hispanos al 62% de Clinton.

La otra encuesta a boca de urna de Latino Decisions encontró que Biden lidera entre los hispanos de Florida por un margen más amplio de 21 puntos: 59% -38%.

Cualquiera que sea el margen, hay un acuerdo generalizado entre los analistas de que Trump logró avances significativos gracias al fuerte compromiso de su campaña con los latinos.

“Trump invirtió en el sur de Florida y fue recompensado por eso”, dijo Gary Segura de Latino Decisions. Las duras sanciones de Trump al régimen venezolano de Nicolás Maduro, un aliado estratégico de Cuba, fueron un medio eficaz de aprovechar las opiniones antisocialistas de larga data de los cubanoamericanos, así como de comprometer a la nueva afluencia de venezolanos estadounidenses al sur de Florida.

Por otro lado, los demócratas fueron menos efectivos para llegar a los latinos y recurrieron a una avalancha de anuncios en español de última hora, que resultó ser demasiado escasa y demasiado tarde.

Cada uno a su manera, Arizona y Florida podrían proporcionar una hoja de ruta para futuras campañas.

"Se trata de compromiso y acercamiento. La conexión con los votantes siempre es recompensada”, dijo Segura. “Registrar votantes es lo más importante que hacemos. Las explosiones de población no se convierten simplemente en explosiones políticas. Hay que socializarlos”, añadió.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés