Elecciones 2018

¿Por qué son tan importantes estas elecciones de mitad de periodo?

La Cámara de Representantes, el Senado, gobernaciones, enmiendas: es mucho lo que está en juego. Estas elecciones de mitad de período tendrán consecuencias sobre la política y la vida de los ciudadanos por décadas. Te explicamos por qué importa tu voto este 6 de noviembre.
Publicado 15 Oct 2018 – 6:03 PM EDT | Actualizado 6 Nov 2018 – 1:12 PM EST

Todas las elecciones son importantes, pero esta en particular ocurre en un momento político históricamente cargado y polarizado. Este 6 de noviembre se disputarán todos los 435 puestos de la Cámara de Representantes, más 35 de 100 puestos en el Senado y 36 gobernaciones estatales. Además, 87 legislaturas estatales celebrarán cada una elecciones y se llevarán a votación 154 enmiendas locales a través del país.

¿Qué está en juego a nivel nacional?

Las elecciones de medio término históricamente se han entendido como un referendo a la administración de turno, en este caso, la de Donald Trump. Tras su elección en 2016 el país quedó amargamente dividido: 48% del voto popular fue para la candidata demócrata Hillary Clinton y 46% para el empresario republicano. En aquellas elecciones, varios puestos del Senado y la Cámara de Representantes también estaban en juego, y ambas cámaras también quedaron bajo mayoría republicana.

Estas elecciones son una continuación de esa división (la cual lleva colándose años). También son una oportunidad para los demócratas de tomar la revancha, y para los republicanos, de mantener el control que tienen sobre la rama ejecutiva y legislativa. (La rama judicial también ahora es de mayoría conservadora, tras la politizada confirmación del juez Brett Kavanaugh).

También las elecciones para gobernador tendrán un impacto nacional, sobre todo gracias al próximo censo en 2020, tras el cual muchas legislaturas estatales volverán a dibujar sus distritos congresionales. Esto impacta cómo se distribuyen importantes recursos y las elecciones de allí en adelante, y el gobernador que sea elegido tendrá poder de veto sobre esto.

De las 99 cámaras legislativas estatales del país (49 cámaras de representantes, 49 senados, más el cuerpo legislativo unicameral de Nebraska), 87 celebrarán elecciones, lo que pone en juego 6,070 escaños. Así que, aunque los midterms suelen tener una participación mucho más baja que las elecciones presidenciales, es mucho lo que está en juego y que afecta directamente la vida diaria de ciudadanos, residentes e inmigrantes. Ahora será más importante que nunca salir a votar.

¿Qué está en juego a nivel local?

En 38 estados se llevarán a votación 154 enmiendas a las constituciones estatales. Algunos de los temas más importantes y controversiales que se debatirán serán:

Política electoral:
Se votarán 21 medidas en 20 estados relacionadas con la redistribución de distritos, requisitos para votar, el acceso a las boletas electorales, el financiamiento de campañas y ética.

En Florida, la Enmienda 4 busca restaurar el derecho al voto para exconvictos que hayan cumplido sus sentencias, excluyendo a quienes hayan sido condenados por asesinato o un delito sexual.

En Nevada, la Pregunta 5, llamada ‘Registro automático de votantes a través de la Iniciativa DMV (2018)’ registraría automáticamente a los ciudadanos elegibles para votar cuando reciban ciertos servicios del Departamento de Vehículos Motorizados de Nevada (DMV).

Marihuana:
Michigan, Missouri, Dakota del Norte y Utah debatirán siete medidas relacionadas con la legalización de la marihuana medicinal o recreativa (Oklahoma la aprobó para uso medicinal en junio). En Missouri se presentan tres medidas. En Dakota del Norte no solo se legalizaría el uso recreativo de la marihuana sino que además se crearía un proceso para eliminar automáticamente los antecedentes criminales de quienes tengan condenas por posesión de la sustancia. Y lo que es más: estos individuos podrían demandar al estado por daños.

Expansión de Medicaid:
Los votantes de Idaho, Montana, Nebraska y Utah decidirán si expandirán la cobertura de Medicaid para que más personas sean elegibles (las que estén dentro del 133 o 138% del límite de pobreza, dependiendo del estado) y cómo financiarían esta expansión.

Energía:
Arizona y Nevada decidirán iniciativas para reducir el uso de combustibles fósiles y aumentar el uso de recursos renovables. La Proposición 127 de Arizona y la Pregunta 6 de Nevada, le exigirían a las empresas eléctricas que adquieran el 50% de su energía de fuentes renovables.

Los votantes en Nevada también considerarán la Pregunta 3, la cual eliminaría los monopolios de la electricidad y exigiría un mercado energético competitivo.

Aborto:
Tres medidas se pondrán a prueba en Alabama, West Virginia y Oregon relacionadas con el acceso al aborto y la financiación de este.

Notablemente en West Virginia, la propuesta que se votará añadiría una provisión a la constitución estatal de que queda claro que, en caso de que se anulara la decisión de la Corte Suprema Roe v. Wade que legalizó el aborto en EEUU, no hay nada en la constitución que estatal que proteja el derecho al aborto.

Salario mínimo:
Dos medidas en la boleta en Missouri y en Arkansas buscan aumentar el salario mínimo a 12 y 11 dólares, respectivamente.

Las legislaturas estatales, terreno que los demócratas podrían recuperar

A nivel estatal, también se debatirán puestos en las legislaturas. Bajo Obama, según explica Dylan Scott de Vox, los demócratas perdieron mucho poder a nivel estatal. La mayoría de legislaturas están bajo control republicano, 31, versus 14 controladas por demócratas y 4 por una mezcla. Estos midterms serían una oportunidad para que los demócratas intenten retomar algo de ese poder perdido.

Algunas de las contiendas más importantes ocurrirán en Colorado, Minnesota, Maine, Nueva York, Wisconsin, New Hampshire, Arizona, Florida y Michigan. Por sus amplias poblaciones hispanas, en Nueva York, Arizona y Florida es donde los latinos tienen más en juego.

En Nueva York:
Sorprendentemente, el senado de uno de los estados más liberales del país no tiene mayoría demócrata, aunque ellos sí controlan la Cámara de Representantes estatal con comodidad (104-41). Con que volteen un solo puesto en el Senado, sin embargo, tomarían la mayoría.

¿En qué carreras podría pasar esto? El Comité de Campañas Demócratas Legislativas (DLCC) se está enfocando en el Distrito 7, donde la demócrata Anna Kaplan está desafiando a la senadora republicana Elaine Phillips, quien fue elegida por primera vez en 2016 en una carrera estrecha. Además, Clinton ganó en ese distrito con una ventaja de 13 puntos, lo cual apunta a buenas posibilidades de victoria a los demócratas.

En Arizona:
Los republicanos controlan tanto la Cámara de Representantes (35-25) como el Senado (17-13). Allí tendrían que voltear tres puestos a su bando. El DLCC cree que los distritos 6, 17 y 28 presentan las mejores oportunidades para el partido. El Distrito 6 votó 52-42 por Trump en 2016, el 17 estuvo un poco más cerca (49-45 Trump) y el 28 votó por Clinton, 50% vs 45%.

En Florida:
Aquí los republicanos también controlan la Cámara y el Senado. En la Cámara tienen una mayoría casi imposible de cambiar, 76-41, pero en el Senado, donde tienen una ventaja de 23-16 existe la posibilidad, aunque no sea probable, de que los demócratas logren voltear cinco puestos a su favor.

Las carreras que los republicanos deben cuidar más de cerca son las de los distritos 8, 16, 18, 22, y 36. Pero no tienen mucho de qué preocuparse: el gobernador Scott es popular allí, con un 54% de aprobación y 45% de desaprobación. En la mayoría de estos distritos ganó Trump en el 2016 con amplia mayoría, y su tasa de aprobación en el estado es de 51% vs 45% de desaprobación, una buena señal para el GOP.

Estas elecciones de mitad de término tendrán consecuencias sobre la política y la vida de los ciudadanos por décadas. No te quedes sin votar.

En fotos: exconvictos de Florida que buscan que se les restablezca su derecho al voto

Loading
Cargando galería
Publicidad