null: nullpx
Elecciones 2016

Trump dice que los defensores de las armas son los únicos que podrían parar a Hillary Clinton

En una declaración que muchos han interpretado como una sugerencia velada a la violencia, el nominado republicano criticó la posición de Clinton frente a la Segunda Enmienda.
9 Ago 2016 – 4:34 PM EDT

En un mitin en Carolina del Norte el martes, el nominado republicano Donald Trump hizo una declaración que algunos han interpretado como un llamado velado a asesinar a su rival, la candidata demócrata Hillary Clinton.

“Hillary quiere abolir, esencialmente, la Segunda Enmienda”, dijo Trump a su audiencia en Wilmington, la cual reaccionó con abucheos. La Segunda Enmienda es una clausula en la Constitución que protege el derecho de los ciudadanos estadounidenses de portar armas.

“Por cierto, si ella puede escoger jueces, nada que puedan hacer, amigos. Aunque la gente de la Segunda Enmienda de pronto sí. No sé".

La campaña de Clinton respondió a los pocos minutos con un comunicado a la prensa:

“Es muy simple— una persona que busca la presidencia de los Estados Unidos no debería estar sugiriendo que haya violencia de ninguna manera”, dijo Robby Mook, director de la campaña de la candidata.

La campaña de Trump respondió en un comunicado de prensa que a lo que se refería el candidato era al "poder político" que tienen los defensores de la Segunda Enmienda.

Varios demócratas respondieron escandalizados, entre ellos el candidato a vicepresidente Tim Kaine, quien habló con una reportera de CNN:

"Cuando lo leí, en verdad, francamente, no podía creer que lo había dicho ... Nadie que esté buscando una posición de liderazgo, especialmente la presidencia, debería estar haciendo nada que llame a la violencia y eso es lo que él estaba haciendo".

También lo atacó la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren:

"Tus comentarios irresponsables suenan como un dictador de dos pesos, @realDonaldTrump. No un hombre que quiere liderar la más grandiosa democracia del planeta".

Una de las críticas más fuertes vino del representante demócrata Chris Murphy:

"No traten esto como un tropiezo político. Es una amenaza de asesinato, subiendo seriamente la posibilidad de una tragedia y crisis nacional".

Algunos miembros de su partido también cuestionaron los comentarios de Trump.

"Suena como una broma que salió mal", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

"Nunca se debe bromear sobre eso", agregó en declaraciones a la prensa tras ganar la reelección al Congreso en las primarias republicanas en su distrito de Wisconsin.

Lea más:


Más contenido de tu interés