Elecciones 2016

Donald Trump a los indocumentados: “Solo les queda regresar a sus países, no habrá amnistía”

A horas de haberse reunido con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el candidato republicano aseguró que México pagará por el "alto y hermoso" muro que construirá en la frontera.
1 Sep 2016 – 8:28 PM EDT

Tras dos semanas de expectativas sobre si suavizaría o no sus propuestas migratorias, el candidato republicano, Donald Trump, dejó este miércoles en Phoenix, Arizona, solo una vía para los inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos: regresar a sus países.

Justo al final de su discurso de poco más de una hora, en el que esbozó un plan de 10 puntos, Trump aseguró que "quienes están aquí ilegalmente y buscan estatus legal tendrán solo una ruta: volver a casa y solicitar el reingreso bajo las reglas del nuevo sistema de inmigración legal que he descrito anteriormente".

"Vamos a romper el ciclo de amnistía y de inmigración ilegal (...) La gente no puede escurrirse ilegalmente y que le den la ciudadanía, así no funciona", dijo el empresario en duras declaraciones que echaron por la borda cualquier cambio de tono respecto a los inmigrantes indocumentados y más bien recordó el sombrío panorama que pintó al aceptar formalmente la candidatura en la Convención Nacional Republicana en Cleveland.

El firme tono también distó de los dichos que ofreció horas antes parado junto al presidente Enrique Peña Nieto en la residencia presidencial de Los Pinos. Allí, el candidato republicano dijo a periodistas que hablaron sobre la pared, pero no sobre quién pagaría por ella. Mientras tanto, en el Phoenix Convention Center espetó que México aún no sabe que tendrá que costearla.

"Vamos a construir un alto y hermoso muro en la frontera sureña", dijo eufórico sobre la que dijo es la primera propuesta de su plan migratorio.

La segunda, detalló, será la de poner en práctica operativos para expulsar de la nación a cuanto inmigrante indocumentado sea detenido, mientras que la tercera será la de tener "cero tolerancia" con los indocumentados con antecedentes criminales. "Los sacaremos desde el primer día en que asuma el cargo".

El empresario también prometió reforzar el programa de "comunidades seguras" –que se basa en la cooperación entre las autoridades federales, estatales y locales–, contratar 5,000 nuevos agentes de seguridad fronteriza, bloquear los fondos para las llamadas "ciudades santuario" y las órdenes ejecutivas "inconstitucionales" del presidente Barack Obama, como los amparos DACA y DAPA que buscan proteger de la deportación a unos 5 millones de indocumentados.

Un "extremo" sistema de verificación migratorio"

Todo aquel que haya entrado al país ilegalmente está sujeto a la deportación", aseguró. "Vamos a asegurarnos de que otros países reciban a su gente de vuelta cuando sean deportados", detalló sobre su sexta promesa migratoria.

"Si estas personas no son recibidas en sus países, tenemos que liberarlos en nuestras comunidades y las consecuencias serán terribles", por lo que pondrán en marcha un sistema para rastrear a los inmigrantes que entran a Estados Unidos y determinar si han salido del país cuando corresponde.

También instaurará, de llegar a la Casa Blanca, un sistema de verificación "extrema" de las personas que ingresan a Estados Unidos.

A horas de su encuentro con Peña Nieto

Trump se dirigió a sus partidarios poco después de haberse bajado del avión que lo trajo devuelta desde México, en una visita en la que no ofreció una disculpa por los insultos que ha asestado a los mexicanos, a quienes catalogó de "violadores" y "criminales" el mismo día en que lanzó su aspiración presidencial.


Sin embargo, los detalles de su plan los guardó para Arizona, donde no estuvo presente la moderación de la que tanto se habló en la pasada semana. En los últimos días, el magnate tanteó si mantenía el discurso que lo encumbró en las primarias republicanas o si lo suavizaba para cortejar a los republicanos moderados que podría necesitar en estados clave como Florida.

El pasado 20 de agosto, Univision Noticias reportó que el empresario estaba dispuesto a suavizar su enfoque migratorio, tras un encuentro con líderes hispanos en la Torre Trump en Nueva York. Sin embargo, a esto siguió una semana de declaraciones contradictorias y, en otras ocasiones, silencios sobre este tema.


Lea también:


Más contenido de tu interés