null: nullpx
Elecciones 2016

Por qué grupos progresistas no quieren que Julián Castro sea el vicepresidente de Hillary Clinton

Algunas políticas adoptadas por el actual secretario de Vivienda son cuestionadas por organizaciones activistas que aseguran que favorecen a bancos de Wall Street.
13 Abr 2016 – 4:06 PM EDT

Desde el principio de las campañas presidenciales hemos visto a los candidatos hablar sobre quién puede ser el más duro con Wall Street. De hecho, el principal argumento de ataque del aspirante demócrata Bernie Sanders contra su rival Hillary Clinton es la supuesta conexión de la exsecretaria de Estado con el centro financiero de Manhattan.

Ahora, una coalición de organizaciones progresistas, algunas de ellas partidarias de Sanders, se basan en el mismo argumento para descalificar al secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) Julián Castro, a quien varios medios han presentado como el posible candidato a la vicepresidencia de la campaña Clinton.

Millones de emails fueron enviados la mañana del martes con una petición titulada: Deja de vender nuestros vecindarios a Wall Street”.

En ellas, trece organizaciones activistas acusan al político demócrata de origen hispano y antiguo alcalde de San Antonio, Texas, de favorecer a entidades de fondos de riesgo privados para que compren a precios bajos las hipotecas de personas que están bajo amenaza de embargo por falta de pago.

Según el portal oficial de la petición, más de 15.300 hipotecas fueron vendidas en 2015 con un descuento de hasta el 45% a gigantes corporaciones como The Blackstone Group, empresa que “es famosa por sus embargos hipotecarios y de cuyos inquilinos se han quejado de acoso y hasta desalojos ilegales”.

La avaricia de Wall Street

“Estas compañías no tienen el menor interés en ayudar a las familias para que tengan lo que llaman una amortización de capital, que les permitiría salvar sus casas. No, estas compañías rápidamente desahucian a miles de familias, dejándolos incluso desamparados”, dijo a Univision Noticias Renata Pomarón, vocera de New York Communities for Change una organización que lucha por la justicia económica para comunidades de bajos ingresos.

Pomarón aseguró a que las comunidades afroamericanas e hispanas son las más afectadas por prácticas, ya que muchos pasan por “ situaciones de pobreza en los que le queda imposible mantener sus hipotecas”.

La petición también dice que bajo la administración de Castro, el HUD ha vendido 98% de las hipotecas de deudores morosos a bancos de Wall Street a través de un programa diseñado precisamente para prevenir los desahucios.


Se trata del Distressed Asset Stabilization Program (Programa de estabilización de activos tóxicos), lanzado en 2010 y que según el portal del HUD tiene como objetivo permitir que las hipotecas en riesgo de embargo puedan ser vendidas a "compradores calificados y con el animo de trabajar con los prestatarios para ayudarles a pagar sus préstamos”.


“Pero al final se los venden las instituciones financieras que en principio fueron los responsables de las burbujas inmobiliarias durante la recesión y ahora, bajo sus principios de avaricia, compran las hipotecas por muy poco para rentar las casas o re venderlas, dejando atrás a los dueños”, dijo el director de la organización activista para latinos Presente.org Matt Nelson.

En abril 2015, Castro hizo cambios en el Distressed Asset Stabilization Program para promover la venta de hipotecas de deudores morosos a organizaciones sin animo de lucro que tuvieran una base comunitaria y así ayudar a los prestatarios a mantener sus viviendas.

No obstante, desde entonces “se han vendido menos a organizaciones sin animo de lucro y mas a bancos de Wall Street”, y además ha “cambiado las reglas del juego”, “permitiéndole a bancos acusados de delitos graves, participar en los programas del HUD… Hecho que ha sido fuertemente criticado por políticos demócratas”, afirmó Nelson.

El más calificado

A sus 41 años, Castro es visto por muchos como el balance perfecto para Hillary Clinton, con un historial político que incluye dos temporadas seguidas como alcalde de San Antonio en 2005 y 2009, y el prestigio de ser parte del gabinete de Barack Obama desde 2014.

Además fue el primer hispano en presentar el discurso de apertura en la Convención Nacional Demócrata en Carolina del Norte en 2012.

“Estados Unidos necesita líderes que tengan el valor de enfrentarse a Wall Street y si Julian Castro no tiene este coraje, entonces no está calificado para ser el vicepresidente de este país”, dijo el director de la organización por los derechos humanos y la responsabilidad empresarial y política Corauge Campaing Eddy Kurts.

Por su lado el Partido Demócrata de Texas salió a la defensa del secretario de vivienda por medio de un comunicado publicado el martes en la tarde en su portal oficial y escrito por su director Gilberto Hinojosa.

“Julián Castro ha sido un defensor progresista para nuestras familias durante años. Él ha abogado para que cada niño pueda acceder a pre-kinder – incluso aquellos de los barrios más pobres… Castro tiene un record indiscutible de logros progresistas”, reza el anuncio.

“Para los demócratas de Texas es un honor apoyar a Julián como el próximo vicepresidente. Que dios los bendiga", concluye.

Lea también:

Más contenido de tu interés