null: nullpx
Elecciones 2016

Las acciones tecnológicas caen en Wall Street, igual que el estado de ánimo en Silicon Valley

Los líderes de Apple, Facebook y otros salieron a calmar a sus empleados tras la victoria de Donald Trump, con quien la industria tiene muchas diferencias.
10 Nov 2016 – 2:20 PM EST

Las acciones de las cinco grandes empresas tecnológicas caían este jueves en los mercados mientras Donald Trump se aprestaba a pisar la Casa Blanca por primera vez como presidente electo.

Facebook, cuyo CEO Mark Zuckerberg se había opuesto al muro fronterizo que promete Trump, llegó a estar más de 4.5% abajo. Amazon, a la que el republicano dijo investigará por presunto monopolio, bajó cerca de 4%. Apple, a la que Trump criticó por negarse a desbloquear un teléfono para el FBI, caía alrededor de 3%, igual que Google. Microsoft también bajaba, más de 2.5%.

Más cerca del cierre, Amazon seguía al mismo nivel mientras que las otras se estabilizaban alrededor del 2% de descenso.

Todas estas empresas veían su valor descender más que el del promedio de la bolsa tecnológica Nasdaq, que bajaba menos de 1%, mientras que el índice Dow Jones, de grandes compañías de otros sectores, subía más de 1%.

La elección de Trump cayó como una mala noticia en Silicon Valley, luego que gran parte de la industria tecno se había inclinado por Hillary Clinton en sus votos y en sus donaciones.

El presidente electo prometió varias medidas que las empresas tecnológicas consideran contrarias a sus intereses.

  • Inmigración: Mientras las firmas piden eliminar las restricciones a la contratación de talento extranjero, Trump dijo específicamente que quiere cancelar las visas H-1B, las más usadas para contratar ingenieros de sistemas y otros profesionales en Silicon Valley. “Terminaré para siempre el uso de la H-1B como un programa de mano de obra barata”, dijo.
  • Seguridad en internet: Trump criticó duramente a Apple durante su larga batalla legal contra el FBI sobre el desbloqueo de un iPhone. “¿Qué se creen que son para oponerse a ayudar al Departamento de Justicia a desbloquear un teléfono usado por un sospechoso en el ataque de San Bernardino?”, dijo. También espera que las compañías tecnológicas se sumen a un equipo de ciberdefensa nacional, según su plataforma de propuestas, el tipo de participación directa que la industria no ve con buenos ojos.
  • El tamaño de algunas empresas: Trump atacó a Amazon y a Jeff Bezos, su fundador y director, por el dominio que tienen sobre el comercio electrónico. “Si soy presidente, van a tener tantos problemas”, dijo. También cree que la empresa no paga tantos impuestos como debería. Y acusó a Google de suprimir información positiva para su campaña.
  • Comercio internacional: Trump se opone a que las empresas estadounidenses creen empleos en otros países. Ha dicho que Apple tiene que empezar a fabricar sus computadoras y teléfonos en el país y no en China. Y esta semana aseguró que IBM había mudado empleos de Estados Unidos a India.
  • Neutralidad de la red: No fue un tema que mencionara en la campaña, pero desde hace años Trump está en contra de que los reguladores obliguen a las compañías que dan servicio de internet a tratar por igual a todo tipo de tráfico de datos, sin favorecer a un sitio o aplicación en particular. La neutralidad de la red, dijo, “será usada para atacar a los medios conservadores”. Muchos negocios tecnológicos dependen de que sus datos puedan circular sin restricciones hacia los consumidores.

Calmando a la tropa
Tras confirmarse la victoria de Trump, Zuckerberg, el CEO de Apple Tim Cook y otros ejecutivos salieron a calmar a sus empleados, la mayoría de ellos basados en una zona que votó por Clinton en forma abrumadora.

La demócrata se llevó 73% de los votos en el condado de Santa Clara –donde están Google, Yahoo, Apple, HP y otras– y 76% en el de San Mateo –que incluye las sedes de Facebook y las grandes firmas de capital de riesgo–. En San Francisco, sede de Twitter, Pinterest y Salesforce, el margen fue aún más grande: 84% a 9% para Clinton sobre Trump, según las cifras más recientes.

Zuckerberg colgó un mensaje en su página de Facebook en que no mencionó a Trump. Dijo que, siendo ésta la primera elección de su hija Max, “pensé en todo el trabajo que tenemos en frente para crear el mundo que queremos para nuestros hijos”.

También pareció decir entre líneas que la victoria de Trump va contra el progreso de la sociedad: “Ese trabajo es más grande que cualquier presidencia y el progreso no avanza en una línea recta”. Y dijo que encontrar maneras en que “todos trabajemos juntos” puede llevar décadas.

La inmigración es uno de los temas considerados de mayor impacto en Silicon Valley. La agrupación prorreforma migratoria FWD.us, creada por Zuckerberg y otros líderes de la industria, prácticamente no se pronunció sobre la victoria de Trump. Solo dijo en Twitter: “Nuestro trabajo y nuestra causa son más importantes que nunca antes. Seguimos firmes con la comunidad inmigrante y seguiremos luchando por la reforma migratoria”.

La ironía de la diversidad
La principal preocupación de los líderes tecno ante la llegada de Trump a la Casa Blanca es la diversidad, luego de una campaña en que el presidente electo ofendió a las mujeres, los hispanos, los musulmanes y los discapacitados, entre otros. Irónicamente, el sector tecnológico enfrenta sus propias críticas por tener una fuerza laboral predominantemente masculina y blanca.

Cook, uno de los ejecutivos gay más prominentes del país, se enfocó en la diversidad en un memorándum que mandó a sus empleados, obtenido por el sitio BuzzFeed.

“Tenemos un equipo muy diverso de empleados, incluyendo a seguidores de cada uno de los candidatos –escribió–. Más allá de a qué candidato apoyó cada uno como individuo, la única manera de seguir avanzando es seguir avanzando juntos”.

Microsoft tomó su postura sobre la elección en un mensaje de su presidente y jefe legal, Brad Smith. Reconoció la preocupación de las personas que se sienten excluidas en la sociedad y que la industria debe ayudar a innovar para darles empleos a los que no tienen estudios universitarios. Pero también llamó al gobierno a trabajar con el sector tecnológico en temas de seguridad y privacidad y defendió la diversidad.

Una cultura inclusiva, dijo, “es la única manera en que triunfaremos como compañía. Y creemos que es la única manera en que triunfaremos como país”.

Devin Wenig, CEO de eBay, recordó que esta compañía fue fundada por un inmigrante francés, Pierre Omidyar. “La diversidad es uno de los activos más valiosos que tenemos”, escribió en un memo que publicó el sitio Recode.

Un claro ganador
El que fue contra la corriente y demostró tener razón fue Peter Thiel, el controvertido inversionista que llevó a la bancarrota al sitio de noticias Gawker y que proveyó el primer apoyo financiero importante a Facebook cuando era apenas una startup.

“Quizás no deberías apostar contra el hombre que apostó por Facebook cuando era un desastre”, tuiteó Antonio García Martínez, ex empleado de esa firma que este año publicó con gran repercusión ‘Chaos Monkeys’, un libro donde revela intimidades de Silicon Valley.

Thiel no solo donó grandes cantidades a la campaña de Trump sino que habló ante la Convención Republicana y, una semana antes de la elección, defendió su apuesta en una conferencia de prensa en Washington.



Otros inversionistas empezaron a apoyar la idea de que California se separe de Estados Unidos. El más prominente fue Shervin Pishevar, quien lidera el proyecto de transporte terrestre a la velocidad del sonido Hyperloop One.

“Si Trump gana –dijo en Twitter–, anunciaré y financiaré una campaña legítima para para que California se convierta en su propia nación”.


Claro que Pishevar tiene que resolver sus propios problemas legales, ya que altos ejecutivos de Hyperloop renunciaron hace unos meses y se embarcaron en una guerra judicial con acusaciones cruzadas de amenazas, de plagios y de que “la promesa tecnológica está siendo estrangulada por los malos manejos y la avaricia de los capitalistas de riesgo que controlan la compañía”.

Publicidad