Elecciones 2016

La incómoda bienvenida que le espera a Donald Trump en la convención republicana de Cleveland

Con delegados que buscan hacer una rebelión en contra del empresario, referentes del partido que no le han dado apoyo y donantes que no aportan dinero para el candidato, parece que el magnate no será bien recibido.
2 Jul 2016 – 7:03 PM EDT

Durante toda la campaña Donald Trump se ha enfrentado a fuerzas que no lo querían como candidato dentro del Partido Republicano y ya cerca de la Convención Nacional en donde se elegirá finalmente al candidato, del 18 al 21 de julio, no parece haber un mejor panorama.

Pese al disgusto de muchos cuando el magnate superó con creces los 1,237 delegados necesarios para la nominación, parecía que la paz llegaría al seno republicano.

Incluso hubo atisbos de reunificación por parte de varios pesos pesados como el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan y del líder de la mayoría Mitch McConnell.

Pero las noticias de que históricas figuras del partido no apoyarán al elegido y de "rebeliones" de delegados que se resisten a respaldar a Trump en la convención de julio, dejan entrever que la tormenta no ha pasado aún.

El más reciente acto de resistencia se presentó en un tribunal ante el que un delegado pidió ser liberado de su obligación de votas por el magnate por “cuestiones de conciencia”.

Y se vislumbra que el hecho de que Trump haya triunfado matemáticamente y de los esfuerzos de reunificación no son signos de que el partido lo vaya a recibir en Cleveland con los brazos abiertos.

Rebelión de delegados y demanda

Días atrás se supo que al menos 30 delegados están trabajando para que el Comité de Reglas que se reúne días antes de la votación de delegados en Cleveland y define los lineamientos para los próximos 4 años cambie el reglamento para liberar a los delegados.

Por regla casi general (porque puede variar levemente en algunos estados) todos los delegados deben votar en una primera ronda por el candidato que eligió el voto popular.

Este movimiento anti-Trump liderado según reportes por la delegada de Colorado Kendal Unruh buscaría o bien eximir masivamente a los delegados de su obligación de votar al candidato elegido por el voto popular “por ley” o insertar una "cláusula de conciencia" que los liberaría individualmente de su promesa.

Steffen Schmidt profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Iowa dice que una acción como esta podría significar “el fin da la convención” ya que Trump podría con sus fuerzas también protestar en contra del partido.

“Claro que existe la posibilidad de cambiar reglas para impedir la victoria por votos de delegados de Trump en la convención pero no lo veo probable. Sin embargo, fuerzas opositoras al magnate pueden crear disrupción por ejemplo votando por otro republicano (Rubio, Cruz, etc) a modo protesta”, explica Schmidt a Univision Noticias.

Además de esta rebelión, el delegado Carroll Correll Jr de Virginia, estado en el que Donald Trump ganó la primaria, interpuso una demanda en la que dice que ser obligado a votar en contra de lo que dicta su conciencia viola sus derechos constitucionales, en su nombre y en representación de “aquellos que están en una situación similar”.

Muchos se preguntan si esta acción legal podría tener un efecto dominó en más delegados.

“Claro que podría ‘contagiar’, pero no creo que prospere. Creo que esto es más una suerte de protesta y no creo que el Comité de Reglas vaya a cambiar bruscamente las cosas”, opina Schmidt.

Ni cerca de Trump

Desde que Trump se volviera inalcanzable para sus competidores por la nominación, muchos fueron los republicanos que dijeron que no apoyarían al magnate: el clan Bush (George padre, George hijo y Jeb, quien compitió en la primaria con Trump), el excandidato presidencial en 2012 Mitt Romney.

Tampoco lo apoyarán el gobernador de Ohio y excontendiente del magnate John Kasich y el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham. Y la lista sigue.

El sitio Politico reportó que contactó a 50 figuras prominentes del Partido Republicano de los cuales la gran mayoría planea no hablar en el escenario de Cleveland e incluso, muchos ni siquiera asistirán al evento. Algo que resulta inusual ya que la convención nacional suele ser una buena vidriera para delegados, legisladores y gobernadores que buscan mayor visibilidad.

El problema del dinero

Otro territorio hostil de cara al evento de Ohio para el multimillonario es el de los donantes, mucho más luego de que se supo que su campaña comenzó junio con apenas $1.3 millones de dólares (una suma magra comparada a los $41 millones de la que sería su rival Hillary Clinton).

Según varios reportes, el magnate no logra reunir grandes sumas de dinero en sus eventos de recaudación de fondos y muchos de los donantes que aportaron en anteriores campañas republicanas, no lo han hecho en este caso.

Muchos creen que estas acciones buscan, no derribar la candidatura de Trump, sino solo dejarla de lado y que el objetivo es dirigir recursos para ganar las elecciones legislativas.

“El partido está completamente dividido y confundido. Pero muchos están apostando a intentar retener una Cámara de Representantes y un Senado republicano republicana, para poder hacer contrapeso a una eventual victoria de Clinton”, dice Schmidt.

Rechazo afuera y adentro

Además de la turbulenta bienvenida que le espera en los corredores y los salones del evento en Cleveland, al magante también lo aguarda alboroto en las calles.

Varios grupos de activistas ya están convocando a protestas anti-Trump -algo que ya se volvió paisaje en los sitios en donde se presenta el candidato- para los días de la Convención Nacional en Ohio según reportó la agencia AP.

Trump se jacta habitualmente de haber cosechado más votos que cualquier otro republicano en una primaria y es cierto que él ganó matemáticamente la nominación presidencial republicana.

Pero nada de esto parece amainar la atmósfera de rechazo hacia este candidato que tiene una imagen negativa cercana al 70% según varios sondeos. Algo que alimenta aún más la renuencia de muchos republicanos, que no terminan de aceptar a este candidato y que lo rechazan, entre otras cosas, por no ser un “verdadero conservador”.

Lea más:


Más contenido de tu interés