null: nullpx
Elecciones 2016

Hillary Clinton cancela agenda del lunes y martes en medio de preocupaciones por su salud

Preguntamos a analistas cómo pueden influir los problemas de salud de Hillary Clinton en la recta final de su campaña.
12 Sep 2016 – 10:56 PM EDT

Hillary Clinton canceló sus planes de viajar a California el lunes y martes debido al aparente desmayo que la obligó a retirarse abruptamente este domingo del homenaje del 11-S en Nueva York, según confirmó su campaña a Univision Noticias.

El episodio de salud, que su médica atribuyó a una neumonía diagnosticada el viernes, amenaza con convertirse en un tema “serio” para la candidata demócrata en la recta electoral final, dijeron algunos analistas.

“Su salud es ahora en un asunto real en lugar de ser motivo de especulación”, afirmó Susan MacManus, experta política de la University of South Florida.


El primer debate presidencial el 26 de septiembre, mítines en los estados más reñidos, actos de recaudación de fondos para la campaña... A menos de dos meses de los comicios, los problemas de salud llegan en un mal momento para Clinton.

Según su agenda oficial de los próximos días, después del viaje a California la candidata tenía previsto hacer un mitin en Las Vegas, Nevada, el 14 de septiembre. Su campaña no confirmó si el acto en Las Vegas sigue en pie.

La neumonía que le fue diagnosticada también le da munición a su rival republicano Donald Trump, quien lleva meses esparciendo rumores sobre su estado de salud bajo acusaciones de que se ve “agotada” y que carece del “dinamismo” necesario para ser presidenta.

“Para aquellos que han estado propagando el rumor de que Clinton está enferma y no está diciendo la verdad (...), especialmente para la extrema derecha vinculada a Trump, eso aumenta más este tipo de análisis. En las próximas horas eso es lo que van a decir”, aseguró el analista Eduardo Gamarra de la Florida International University.

En Twitter, el hashtag #HillarysHealth es un 'trending topic' (tema del momento) y un caldo de cultivo para que los detractores de Clinton la acusen de estar escondiendo una enfermedad más grave que la neumonía.

Algunos expertos consideran que este tipo de reacciones eran esperables, pero que se limitarán más que nada a los “sospechosos de siempre”. “Creo que para la mayoría de las personas (la salud de Clinton) no será un tema. Dicho eso, estamos todos pendientes de su salud”, dijo Michael Cornfield, analista político de George Washington University.

Según Eduardo Gamarra, “objetivamente” mucha gente entiende que el tren de actividad en una campaña electoral “no es fácil ni para una persona de 35 años”. “No es sorprendente que se enfermen de vez en cuando”, afirmó.

A nivel político, la campaña de Trump se mantenía en silencio este domingo en las redes sociales sobre el diagnóstico de su contrincante. El tema no deja de ser delicado. Además, el día de hoy tampoco se presta para lanzarse a la trinchera política, al ser el aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

La clave ahora es qué tan transparente será la campaña de Clinton en informar sobre la salud de la candidata, según los analistas. Por ahora, su médica personal, la doctora Lisa R. Bardack, no ha dicho el tipo de neumonía que Clinton padece.

Después de que la candidata demócrata se fuera abruptamente del acto de homenaje en Nueva York, no hubo información inmediata acerca de por qué se retiro. “Dos veces en el día, ella abandonó el grupo de periodistas asignados a cubrir sus movimientos en público”, según el New York Times.

“Creo que este es un episodio del que se puede recuperar políticamente si no es un asunto serio”, consideró la analista Susan MacManus. “Pero algunas personas se quedarán con dudas porque no pudieron discernir rápidamente qué estaba pasando y porque no dejaron a los periodistas del pool seguirlos”.

Candidatos bajo presión

La médica personal de la demócrata publicó un documento a finales de julio del año pasado, en la que brindó detalles sobre la salud de la candidata.

El documento tiene dos páginas y expone algunos pocos problemas de salud leves, como un hipotiroidismo que Clinton arrastra desde hace décadas y una alergia primaveral al polen. Hace mención además a las trombosis que sufrió en 1998 y 2009 y un coágulo cerebral en diciembre de 2012.

Trump, de 70 años, ha sido bastante más reservado sobre su estado de salud. El candidato republicano publicó en diciembre pasado una carta firmada por su médico personal, Harold Bornstein, de apenas cuatro párrafos. El médico admitió tiempo después que escribió la carta en su consulta en apenas unos minutos.

Los dos médicos concluyeron por separado que Clinton y Trump están en una condición física óptima para servir como presidentes de Estados Unidos.

Aquí pueden leer más detalles sobre lo que cada candidato ha dicho sobre su salud:


Más contenido de tu interés