Elecciones 2016

Entrevista exclusiva: Marco Rubio no teme que su futuro en el Senado caiga en manos de Trump

El senador de Florida dijo que en su campaña por la reelección no va a aparecer junto con el magnate porque todavía guardan "muchas diferencias".
24 Jun 2016 – 6:10 PM EDT

Después del "pequeño Marco", la pelea sobre el tamaño de las manos y otros intercambios de insultos con Donald Trump, es probable que el excandidato presidencial Marco Rubio dependa del empresario para seguir en el Senado.

Pero en entrevista exclusiva con Univision el senador por Florida aseguró que no le importará estar en la misma boleta de votación con el magnate para las elecciones de noviembre.

"No me preocupa porque yo creo que las personas saben que yo tengo mi propia identidad y mis propias ideas", dijo Rubio este viernes durante una visita a la redacción central de Univision en Miami, Florida. Una versión más amplia de su conversación con Ambrosio Hernández será transmitida el domingo a las 11 AM en el programa Al Punto Florida.

El senador por Florida, quien durante su paso por la carrera presidencial fue un enfático oponente a las propuestas más extremas del magnate inmobiliario, afirmó que no dudará en criticar una eventual presidencia de Trump si encuentra que sus políticas son excesivas.

"Yo soy el único candidato que ha mostrado la habilidad y la disposición para oponerme cuando un presidente tiene ideas que no son las correctas para el país, sea un demócrata o sea un republicano", apuntó.

Este miércoles, Rubio anunció que se presentará a la reelección de su cargo en el Senado en Washington, en un cambio de opinión repentino puesto que hasta hace pocos días mantenía su determinación de volver en enero a la vida privada. Incluso tuiteó en mayo que había repetido esa intención 10,000 veces.


Pero todo cambió, según el senador, tras la matanza de 49 personas en el club Pulse de Orlando el domingo 12 de junio. Entonces dijo que podría reconsiderar su decisión, asegurando que hay muchas cosas pendientes en seguridad nacional.

Rubio es favorito para ganar la primaria republicana del 30 de agosto y también para imponerse el 8 de noviembre a su problable rival demócrata, Patrick Murphy.

Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac publicada este miércoles , muestra que Rubio lidera sobre Murphy con 47% de intención de voto a 40%.

Campañas por separado

Rubio ha tenido una relación turbia con Trump, quien le dio un fuerte golpe durante las primarias presidenciales de Florida el 15 de marzo, empujándolo a retirarse de la carrera.

El senador se disculpó entonces por haber hecho comentarios sugerentes sobre el tamaño de los genitales de Trump. Luego de que el empresario consiguió hacerse con la virtual nominación republicana, Rubio lo respaldó con reservas. Por su parte, Trump instó a Rubio a que se lanzara a la reelección al Senado.

No obstante, las encuestas de Florida muestran que la campaña del empresario está en desventaja en el estado crucial para las elecciones generales de noviembre. Los republicanos temen que la actitud inflamatoria del magnate ocasione un efecto negativo en la competencia por otros escaños políticos del Congreso. El senador por Arizona John McCain ha dicho incluso que la búsqueda de su reelección será "la carrera más difícil de su vida".

Al respecto, Rubio distanció su campaña de Trump, y alegó que todavía guarda fuertes diferencias con el magnate, a quien apoya por el acuerdo firmado con su partido de respaldar a quien sea el candiato presidencial republicano.

"Las personas van a votar por la presidencia, y por otra parte van a votar por el Senado...Es mejor que él haga su propia campaña y yo haga la mía", agregó.

Cambio de decisión

Rubio afirmó que no le preocupa que su contrincante por el lado demócrata, el congresista Patrick Murphy, le recuerde su cambio de decisión para atacarlo.

"Hace 14 días yo no quería aspirar, había decidido otro paso para mi familia, pero analizamos la situación del país y decidí cambiar de mente... en este momento se que el cambio fue el correcto", apuntó.

El senador, que goza de un alto protagonismo en el panorama político nacional, había estado bajo una intensa presión para relanzarse. Su candidatura podría aumentar las posibilidades de los republicanos de conservar la mayoría en el Senado, y captar a los votantes conservadores de Florida, un estado clave para las elecciones presidenciales de noviembre.

El congresista Murphy es el candidato favorito de los líderes del Partido Demócrata, incluido el presidente Obama.

Este año, los republicanos intentan retener 24 de los 54 escaños que ahora ocupan en el Senado de 100 miembros, en comparación con los demócratas que pelean por conservar solo 10 escaños que. El líder de la Mayoría del Senado, Mitch McConnell había dicho que una campaña de Rubio a la reelección podría tener un "resultado fantástico" para el Partido.

Leer más:

Más contenido de tu interés