null: nullpx
Elecciones 2016

El gran reto de Trump: conquistar a las mujeres blancas con mayor educación

La apuesta del candidato republicano es ganar las elecciones de la mano del electorado blanco. Pero tendrá problemas para hacerlo si no aumenta su nivel de apoyo entre los votantes blancos con título universitario, particularmente las mujeres.
17 Sep 2016 – 3:05 PM EDT

Con apenas seis años, Jennifer Pierotti Lim acompañaba a su padre a los centros de votación en el estado de Virginia para repartir folletos del Partido Republicano.

“Siempre he sido republicana”, asegura esta profesional de 30 años. La irrupción de Donald Trump en la carrera electoral la llevó a tomar una decisión difícil: apoyar a su rival demócrata Hillary Clinton.

No solo le dará su voto, sino que también incentiva a otras mujeres a que lo hagan. Hace unos meses fundó la organización de voluntarias Mujeres Republicanas por Hillary, que ahora expandirá sus esfuerzos en estados reñidos como Florida.

“Queremos que las mujeres republicanas se sientan más cómodas en decir abiertamente que Donald Trump no representa nuestros valores y es peligroso para EEUU”, dice en conversación telefónica a Univision Noticias.


El problema de Trump

Clinton está 24 puntos por encima de Trump entre las mujeres, según una encuesta reciente de Quinnipiac University.

Esta cifra –y el apoyo de mujeres como Jennifer- no es casualidad. Los agravios de tono misógino del magnate han profundizado una tendencia que se arrastra desde hace décadas.

La última vez que un candidato presidencial republicano ganó el voto femenino fue en 1988, con George H.W. Bush, según datos citados por Politifact. Bush obtuvo en ese entonces un punto porcentual más entre las mujeres que el candidato presidencial demócrata Michael Dukakis.

Pero el gran problema de Trump es que ha erosionado el apoyo de un subgrupo que sí votó por los republicanos en la elección pasada: las mujeres blancas con educación universitaria.

Mitt Romney ganó este grupo por un margen estrecho en 2012, con un 52% frente a un 46% para Barack Obama. Trump, en cambio, tiene un 40% del apoyo de mujeres blancas con un título universitario, 10 puntos menos que su rival Clinton. Los datos son de una encuesta hecha por ABC News/Washington Post entre el 5 y el 8 de septiembre.

Otro sondeo que sirve de referencia es el que hizo el Washington Post entre más de 74 mil votantes en los 50 estados del país. En promedio, Clinton tiene 23 puntos más que Trump entre las mujeres blancas con educación terciaria, según la encuesta hecha entre el 9 de agosto y el 1 de septiembre.


¿Por qué poner la lupa sobre las mujeres blancas con educación universitaria? Analistas consultados por Univision Noticias explican que si el magnate quiere llegar a la Casa Blanca, no puede darse el lujo de perder entre los grupos de votantes que apoyaron a Mitt Romney.

“Trump tiene que tener la misma coalición de votantes de Romney, o cercana a ella, sobre todo porque no ha hecho ganancias entre grupos que Romney perdió, como los hispanos”, explica Jennifer Duffy, editora del medio especializado Cook Political Report, que analiza las elecciones en EEUU.

“Romney perdió entre los hispanos por 44 puntos. A Trump probablemente le irá peor que eso”, agrega.

No solo eso: el magnate inmobiliario debe ampliar la base electoral de Romney, quien fue derrotado por Obama en 2012, especialmente en estados disputados como Ohio.

“Tiene que retener la mayoría de los votos que fueron para Romney, y además debe llevarse hacia su bando a los demócratas blancos de clase obrera que están enojados con Obama (…) o que creen que Hillary Clinton es demasiado progresista en temas sociales”, dice a Univision Noticias Mark Weaver, consultor político del Partido Republicano en Ohio.

Ventaja reducida

La brecha entre Hillary Clinton y Donald Trump se ha acortado en las últimas encuestas. A nivel nacional, la candidata demócrata tiene el 46% del apoyo de probables votantes frente a un 44% para su rival republicano, según un sondeo del New York Times/CBS News hecho entre el 9 y el 13 de septiembre.

Las esperanzas de Trump están puestas en el electorado blanco. En su totalidad, este grupo lo apoya por un margen bastante amplio que a Clinton, principalmente aquellos que no tienen título universitario.

Lo llamativo es que la ecuación se invierte entre los hombres y mujeres blancos con educación universitaria: Clinton lidera el apoyo de estos votantes por 11 puntos.

“Si los datos de la encuesta se mantienen firmes, ella sería la primera demócrata en 60 años en ganar entre este grupo”, asegura el sondeo del New York Times/CBS News.

Trump ha asegurado en varias oportunidades que logrará despertar a una “mayoría silenciosa” conservadora en el país que votará por él en masa.

La realidad es que, por ahora, el margen de apoyo que tiene del electorado blanco no es mayor que el que obtuvo el anterior candidato presidencial republicano, Mitt Romney.

“Aunque a Trump le está yendo mejor entre los hombres blancos sin título universitario en comparación con Mitt Romney en 2012, le está yendo mucho peor entre las mujeres blancas con título universitario”, indica una nota del Washington Post del 24 de agosto con datos de una encuesta suya y de ABC News.

Es un dato que debería preocupar al republicano. Según el análisis, estos hombres sin educación terciaria “están menos comprometidos a votar” que las mujeres con título universitario.

Demasiado cínica”

El consultor Mark Weaver ve señales de que en Ohio -un estado clave que es como un “microcosmo” de Estados Unidos-, Trump empieza a recuperar el apoyo entre los votantes blancos de los suburbios, que suelen tener un mayor nivel educativo.

“Muchos de esos votantes estaban enojados con lo que Trump dijo durante las primarias y el verano, pero ahora miran a Clinton con más atención y consideran que quizá no sea tan buena opción”, explica.

Weaver atribuye ese acercamiento, en parte, a algunos esfuerzos recientes del candidato, tal como su viaje a México para reunirse con el mandatario de ese país y su visita por primera vez en la campaña a una iglesia negra en Detroit, Michigan.


¿Qué tiene que ver eso con el electorado blanco del país? Según el consultor político, más que atraer a los afroamericanos o hispanos, con los que tiene niveles de apoyo mínimos, estas acciones iban dirigidas a los votantes blancos con más educación, para mostrarles que no es tan intolerante como muchos piensan.

Esta semana, Trump hizo un intento de cortejar el voto femenino. Presentó en un suburbio acomodado de Filadelfia propuestas como crear una baja de maternidad de seis semanas y permitir deducciones de impuestos en los gastos de guardería.

Es pronto para decir cómo eso repercutirá entre las mujeres, pero a Meghan Milloy, cofundadora del grupo Mujeres Republicanas por Hillary, no le impresionó demasiado.

“Quizá sea demasiado cínica, pero él dice esas cosas ahora que tiene un nuevo equipo de campaña. Hace dos meses habría dicho exactamente lo opuesto”, afirma a Univision Noticias.

“Tengo problemas para confiar en él, creo que simplemente intenta complacer a cualquier audiencia que pueda porque sabe que va a perder si sigue actuando como lo hacía”.


Más contenido de tu interés