null: nullpx
Elecciones 2016

Bill Clinton, un arma de doble filo en la campaña electoral

Con una mezcla de carisma, instintos políticos inigualables y un carácter complicado, el exmandatario a veces ha resultado ser una pieza complicada para la organización electoral de su esposa Hillary Clinton.
8 Nov 2016 – 8:41 PM EST

Bill Clinton es un cónyuge de candidato presidencial que rompe todos los moldes. Además de su género, el expresidente es un asesor político clave y una figura de campaña esencial. Pero cuando se habla de su papel en la carrera política 2016, las luchas internas y una personalidad difícil de manejar, arrojan un balance mixto.

El exmandatario ha vivido en un avión visitando estados péndulo donde el triunfo o fracaso de su esposa puede costarle la elección presidencial. En la convención demócrata dio un detallado discurso respecto a cómo conoció y conquistó a Hillary Clinton y en el camino pintó el perfil de una mujer dedicada al servicio público.

Ha sido un imán inigualable para atraer multitudes y donantes a la campaña. Ese es el Bill Clinton que se ve desde fuera cuando se evalúa su rol entre 2015 y 2016.

“Lo he visto enfocado más en eventos regionales que tomando una posición nacional. No está en los shows políticos de los domingos. La idea es que Hillary Clinton brille por sus propios medios y creo que lo han conseguido”, aseguró el estratega demócrata José Parra, fundador de Próspero Latino.


Dentro de la campaña

Pero el nivel de influencia que ha tenido Bill Clinton en la campaña, va mucho más allá que su rol público. Jennifer Palmieri directora de comunicaciones de la campaña demócrata, ha reconocido en entrevistas que Bill Clinton interviene a la hora de planificar discursos, ofrece ideas sobre políticas públicas, encuestas y participa de ciertas reuniones de estrategia.

Según información publicada por el sitio de flitraciones Wikileaks, que no ha sido confirmada por la campaña, Bill Clinton llama a personal para obtener actualizaciones en temas grandes y pequeños.

“Bill Clinton me llamó para hablar sobre ventas de artículos promocionales” aseguró el director de la campaña Robby Mook en un supuesto correo electrónico del 3 de octubre de 2015. “Terminó siendo una conversación más grande sobre recaudación de fondos. Dijo que estaba dispuesto a invertir más tiempo para reunir dinero”, agregó.

Temperamento impredecible

Pero el ex presidente Bill Clinton tiene un temperamento implusivo que ha complicado varias veces a la campaña.

Fue el caso de su reunión con la fiscal general Loretta Lynch en junio de 2016, mientras el Departamento de Justicia conducía una investigación sobre el servidor privado de correos electrónicos la ex Primera Dama, que poco después fue desechada.

Bill Clinton se dio cuenta que estaba en el mismo sector del aeropuerto que Lynch en Phoenix y nada lo pudo frenar en su camino para hablar con ella, a pesar que varias personas trataron de frenarlo, de acuerdo a fuentes demócratas.

La movida causó una ola de críticas por parte de la campaña de Donald Trump y diversos republicanos respecto a la independencia del Departamento de Justicia frente a la investigación y dañó la campaña.

“Lo que sucedió con Loretta Lynch fue una muestra increíble de mal juicio. Lo que ha pasado con James Comey es un resultado de lo que Bill Clinton echó a andar al reunirse con ella. Creo que él no hubiera sentido que era necesario hacer pública la segunda investigación sin esa reunión”, aseguró Patrick Maney, autor e historiador experto en Bill Clinton, profesor de Boston College.

“La campaña le gustaría que fuera más disciplinado pero no se puede contener a sí mismo, especialmente cuando el honor de su esposa está en juego”, agregó.

Según los correos electrónicos presentados por Wikileaks, la gente de Hillary Por América ha experimentado mucha ansiedad por este tema y durante el periodo de alta popularidad de Bernie Sanders en la primaria, el personal de campaña recibía reportes en tiempo real de las intervenciones públicas de Bill Clinton, por miedo a potenciales exabruptos que pudieran complicar el mensaje.

“Bill Clinton acaba de contar una anécdota sobre una persona que gana $110,000 dólares al año con préstamos estudiantiles como un ejemplo de alguien con problemas económicos. Puede ser visto como fuera de tono”, escribió el vocero Josh Schwerin el 4 de enero.

“Tuve estudiantes hace décadas que ahora ocupan roles importantes en la filas demócratas y republicanas. Ellos me han contado lo frustrante que ha sido tratar de mantener a Bill Clinton en mensaje y no imponerse por encima de Hillary. La campaña ha estado preocupada todo el tiempo de que haga cosas controversiales”, explicó Steffen Schmidt profesor de ciencia política de la Universidad de Iowa.

“Hay muy poca gente en la política estadounidense que sea tan inteligente como Bill Clinton, que tenga sus instintos y no es bueno anularlos, pero ponerlos en el carril correcto y eso ha sido difícil para la campaña”, comentó Manley.


Popularidad con los votantes

Encuestas nacionales muestran la debilidad de Hillary Clinton con un sector en particular de votantes: los hombres blancos con educación moderada o baja.

Bill Clinton ha sido precisamente una de las armas para combatir ese problema, ya que es más popular con este grupo.

Sin embargo, la favorabilidad del ex Presidente ha sido un arma de doble filo durante la campaña.

“Él es muy carismático y cuando la gente lo ve recuerda lo popular que era y lo mucho que les gustaba y ven a Hillary Clinton quien no se conecta bien con los votantes. Creo que en ese sentido la ha perjudicado, pero por otro lado anima a las personas a votar. Es realmente difícil medir si ha sido más positivo que negativo tenerlo en la campaña”, explicó Schmidt.


El pasado te condena

Otro de los problemas de tener a Bill Clinton ha sido su pasado con las mujeres. Escándalo anteriores como el de Mónica Lewinsky le dio material de sobra a Trump para atacar a Hillary Clinton, como la “esposa de un abusador de mujeres”.

Pero según Parra “ese tipo de ataques le explotaron en la cara a Trump”, luego de las acusaciones en su contra.

Manley por su parte cree que precisamente este problema ha obligado a Bill Clinton a “ponerse a la defensiva y tomar un rol detrás del escenario”, lo que ha sido beneficioso para la ex secretaria de estado.

Ahora en la recta final el ex Presidente está involucrado tiempo completo en los estados péndulo, tratando de convencer por última vez a los votantes, para que eligan a su esposa. Su carisma lo sigue acompañando, pero todavía no está claro si será suficiente para devolverlo a la Casa Blanca, aunque sea al ala este.


Univision Noticias ofrecerá los resultados en vivo de las elecciones presidenciales el próximo martes día 8 a partir de las 07:00 pm EST.


Publicidad