Elecciones 2016

Bellas, jóvenes y poderosas: así son las mujeres de la campaña de Donald Trump

Por sus comentarios insultantes, el uso de apodos y exabruptos contra algunas mujeres, el magnate tiene una imagen negativa frente al electorado femenino. Sin embargo, su campaña depende de varias mujeres.
21 Jun 2016 – 6:05 PM EDT

Donald Trump no goza de la mejor imagen frente al electorado femenino y muchos se lo atribuyen a su largo historial de insultos y embates contra varias figuras públicas de ese género, entre ellas su potencial rival en la carrera por la Casa Blanca, Hillary Clinton, quien podría ser la primera mujer presidenta en la historia estadounidense.

No obstante las acusaciones por sexismo y misoginia, dentro de la campaña de Trump hay un equipo especial de mujeres que lo defienden a toda costa.

Todas ellas se caracterizan por una belleza particular y un ímpetu similar al que envuelve la campaña del magnate inmobiliario.

El poder de algunas de ellas se vio reflejado en una última gran decisión de Trump. El empresario despidió este lunes a su jefe de campaña Corey Lewandowski, y muchos afirman que su hija Ivnaka Trump y su secretaria de prensa Hope Hicks influenciaron en ello.

Hope Hicks (27 años): la encargada de la lista negra de prensa



La mente maestra de las comunicaciones de la campaña de Trump maneja un perfil bajo en público, pero es muy famosa entre los reporteros políticos por ser la guardabarrera de acceso al magnate inmobiliario.

Es simple, Hicks es quien le dice si o no a los periodistas. Ella determina qué medio puede cubrir los eventos políticos y conferencias del magnate, decide quiénes pueden entrevistarlo y hasta recibir sus comunicados de prensa, e incluso es quien en muchas ocasiones recoge las declaraciones del empresario para que luego su equipo de redes sociales las convierta en provocativos tuits o publicaciones de Facebook.

Al igual que su jefe, no tiene ninguna experiencia política, nunca ha trabajado en una campaña presidencial, y se describe a sí misma como "una republicana registrada pero desapasionada" desde 2008.

Cuando era pequeña trabajaba como modelo para la firma Ralph Lauren y quería ser actriz. Pero siguiendo la vocación de su padre, Paul Hicks, quien dirige el equipo de relaciones públicas de la NFL, la joven se graduó de esa carrera en la Universidad Metodista del Sur en 2010.

A principios de 2014 conoció a Ivanka Trump en Nueva York, con quien comenzó a trabajar para su línea de ropa. Pronto Hicks se vio envuelta en la órbita Trump y fue el mismo magnate quien le pidió que trabajara para él.

"Creo que Hope era excepcional", dijo Trump a la reportera Olivia Nuzzy de la revista QG, a quien Hicks no quiso darle una entrevista a menos de que fuera frente a su jefe.

De esa manera Hicks terminó uniéndose al equipo de comunicaciones de la Torre Trump en octubre de 2014, sin saber que el empresario tenía la intención de lanzarse a la presidencia, o que ella acabaría siendo parte fundamental de su campaña.

Desde entonces Hicks ha mostrado una lealtad absoluta a Trump. Ha sido ella, en gran parte, quien ha orquestado las respuestas incendiarias del multimillonario contra los periodistas que lo critican, e incluso se dice que fue Hicks quien dirigió los esfuerzos por menospreciar al Papa Francisco, después de que el pontífice dijera que "no era cristiano" construir muros durante su visita a la frontera entre México y Estados Unidos.

Muchos medios se han quejado del acceso limitado a la campaña de Trump, de que intencionalmente Hisck no contesta los correos electrónicos, e incluso recientemente al Washington Post le fue negada la entrada a los mítines del magnate bajo el argumento de "poca fidelidad a los hechos"

Ivanka Trump (33 años): el arma secreta para ganar el voto femenino



A diferencia de su padre, Ivanka habla con mucho cuidado a los medios para evitar controversias. Ella es uno de los asesores más influyentes de Trump, la primera mujer en fila durante sus presentaciones en público junto a sus familiares y una imagen de sobriedad y cautela que se destaca frente al desparpajo del magnate.

En el negocio familiar, Ivanka ha tenido un nivel de autoridad mucho más alto que cualquiera de las esposas de Trump.

Se ha encargado de los principales negocios de la Organización Trump, incluyendo la adquisición del Doral Resort en Miami y el acuerdo para convertir el viejo edificio de oficina postal en Washington, DC, en un hotel de lujo.

Ocupa el puesto de vicepresidenta ejecutiva de Desarrollo y Adquisiciones de la multimillonaria compañia inmobiliaria y además ha levantado una exitosa línea de tiendas de moda con su propio nombre.

Dentro de la campaña presidencial del magnate, Ivanka es la encargada en gran medida de controlar los daños ocasionados por las declaraciones de su padre contra algunas mujeres.

En abril pasado salió a su defensa cuando Trump dijo que a la periodista Megyn Kelly le "salía sangre de todos lados", lo que se interpretó como un comentario sexista sobre el ciclo menstrual de la reportera y su temperamento.

"No creo para nada que él (Trump) se oriente por el género... Yo no sería una ejecutiva de alto nivel dentro de la Organización Trump si realmente él pensara de esa manera", dijo entonces al respecto Ivanka en un cabildo abierto con la cadena CNN, después de asegurar que Trump respeta a todas las mujeres y ha sido él quien la ha motivado a perseguir sus sueños profesionales.


Melania Trump (46 años): la primera dama modelo


De voz suave y personalidad tímida, la exsuper modelo eslovena fue catalogada por el periódico The New York Times como "la compañera silenciosa" de Trump. Sin embargo, varios analistas predicen que Melania podría ser una herramienta clave en la campaña del magnate.

Habla seis idiomas: inglés, alemán, francés, italiano, esloveno y serbocroata. Nació en la Yugoslavia comunista hace 46 años y la primera etapa de su infancia la vivió en un modesto apartamento en el pequeño pueblo de Sevnica. Su padre, a quien varios medios comparan con Trump por su personalidad ambiciosa y parecido físico, era dueño de una agencia de autos, y su madre una costurera.

En su adolescencia Melania comenzó a modelar para diferentes casas de moda en París y Milán, hasta que en 1996 se mudó a Nueva York en donde conoció a Trump, 24 años mayor que ella. Para entonces el magnate seguía casado, pero separado de la ex reina de belleza Marla Maples.

Melania, que pudo quedarse en Estados Unidos gracias a una visa de trabajo, consiguió la residencia estadounidense en 2001, y un año después de su matrimonio con el empresario en 2005 se convirtió en ciudadana.

En febrero Melania fue preguntada sobre la contradicción de ser una inmigrante y al mismo tiempo respaldar la dura retórica de Trump contra los indocumentados.

"Yo sigo la ley. Yo nunca pensé en quedarme (en el país) sin papeles", dijo entonces en una entrevista con la cadena MSNBC.

En cuanto al especial ataque de su esposo a los inmigrantes mexicanos, Melania respondió: "No siento que insultó a todos los mexicanos, él (Trump) dijo claramente 'inmigrantes ilegales'".

Melania no sería la primera modelo de la Casa Blanca, (Pat Nixon y Betty Ford también trabajaron en la industria), pero si la primera en haber posado desnuda.

Una polémica fotografía del año 2000 para la portada de British GQ, en la que aparece desnuda, esposada a un maletín y tendida sobre una alfombra de piel de oso al interior de uno de los aviones privados de Trump, desató la ira del magnate en marzo pasado, al convertirse en objeto de ataque de una de las Súper PACS anti-Trump.

Katrina Pierson (39 años): la cara femenina de Trump


Usa el mismo tono agresivo del magnate y hasta extiende sus declaraciones más controvertidas. Pierson es la cara más conocida de la campaña Trump ante los medios.

La portavoz nacional del empresario se destaca por sus fuertes provocaciones al aire, entre ellas, cuando en diciembre pasado usó un collar hecho con balas para apoyar al NRA (Asociación Nacional de Rifles, por sus siglas en inglés) durante una entrevista televisada, y amenazó a quienes la criticaron con usar "la próxima vez un collar hecho de fetos, para crear conciencia sobre los 50 millones de personas abortadas que nunca son mostradas en Twitter".

Pierson nació en Kansas, de madre blanca y padre afroamericano, y creció en un ambiente de pobreza. En 1997, a los 20 años, fue arrestada por robar en una tienda mientras llevaba en sus brazos a su hijo de apenas 3 meses de nacido. En 2006 se graduó como bióloga en la Universidad de Texas en Dallas.

Irónicamente, Pierson solía ser demócrata y votó por Barack Obama en 2008. También solía trabajar como voluntaria para la campaña al Senado de Texas de Ted Cruz en 2012, quien después se convirtió en rival de Trump en la carrera presidencial republicana.

En 2014 compitió por un escaño en un distrito del congreso de Texas con el respaldo de Cruz, su padre Rafael Cruz y la exgobernadora de Alaska Sarah Pailin, pero tras una derrota contundente se convirtió en la portavoz del Fondo de Liderazgo del Partido del Te (Tea Party) en el estado sureño.

El PAC, supuestamente invertía dinero en las campañas de candidatos conservadores, pero según una revisión de los registros de 2013 hecha por el medio ThinkProgress, ningún candidato recibió donaciones del grupo.

Lea también:

Más contenido de tu interés