null: nullpx
Diplomacia

Para el premio Nobel de la Paz Oscar Arias lo que hizo Trump en Jerusalén tiene ecos del militarismo de Reagan en América Central

El expresidente de Costa Rica, Oscar Arias, considera que la decisión de reconocer la ciudad santa como capital israelí aisla a Washington, fue tomada por consideraciones políticas internas y pone en peligro la paz regional.
10 Dic 2017 – 3:01 PM EST

El Premio Nobel de la Paz Oscar Arias dice que la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel le recuerda el aventurismo militarista de Ronald Reagan en América Central en los años ochenta, sumida en guerras civiles en las que Washington apoyaba los bandos “anticomunistas”.

Arias advierte que ahora Trump, similar a Reagan, está cometiendo un peligroso error de política exterior que pondrá en peligro a toda una región del mundo y aislará a Estados Unidos de sus amigos y aliados.

"Esto me recuerda a hace 30 años cuando hice el plan de paz centroamericano y buscaba el apoyo internacional mientras el presidente Reagan insistía en pedirle al Congreso más dinero para financiar a los contras nicaragüenses", dijo el ganador del premio de paz 1987 a Univision Noticias en una entrevista teléfonica desde su casa en San José.

El miércoles pasado, Trump anunció un cambio en la diplomacia que había mantenido por décadas Washington y, al reconocer a Jerusalén como capital de Israel, ordenó que se empiece a estudiar el traslado de la embajada actualmente en Tel Aviv a la ciudad santa. Cuando se concrete ese paso, EEUU será el único país con una embajada en la ciudad.

"Reagan estaba convencido de que la acción militar por sí sola podría poner fin a los conflictos en la región", dice Arias, quien piensa que Trump también está socavando la posibilidad de un acuerdo de paz negociado en Medio Oriente, y predice que el comportamiento temerario del presidente de Estados Unidos marginará a su gobierno de la misma manera que lo hizo la política de Reagan hacia América Central hace 30 años.


"El mundo árabe no lo va a seguir, sus aliados europeos no lo seguirán, sus amigos en la OTAN no lo seguirán, y la ONU posiblemente hará una resolución del Consejo de Seguridad en contra de esto. Estados Unidos terminará totalmente aislado y sin la autoridad moral que necesita para obligar a ambos lados a volver a la mesa de negociaciones ", afirma Arias.

Temor a una nueva Intifada

En el peor de los casos, dice el costarricense, el “error de Trump” conducirá a una nueva intifada, algo que el líder de Hamas ya ha pedido. Un levantamiento palestino podría desencadenar una violencia similar "en todos los rincones del mundo", advierte.

"Espero que eso no suceda, pero existe la posibilidad. La frustración del pueblo palestino es grande. Y uno puede imaginar un renacimiento de una nueva intifada, algo que nadie quiere", dice en referencia a l a convocatoria a protestas callejeras que han hecho grupos radicales de la región, como Hamas.

La intifada o “levantamiento” fue el nombre que se le dio a la rebelión callejera palestina contra la ocupación israelí entre 1987 y 1993. Una segunda intifada se llevó a cabo entre 2000 y 2005.

Arias tiene experiencia personal con controversia de embajadas en la ciudad santa.

En 1982, Costa Rica fue el primer país del mundo en trasladar su representación diplomática a Jerusalén después de que en 1980 la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU ordenó a todos los estados miembros retirar sus misiones diplomáticas de la ciudad en disputa.


Arias heredó la situación cuando se convirtió en presidente en 1986, pero dice que estaba demasiado absorto con los tratos de paz centroamericanos para abordar el tema de la embajada durante su primer mandato. Fue una omisión de la que se arrepintió durante 16 años.

"Fui a Gaza [en 1990, al final de su primer mandato] y me reuní con líderes comunales y políticos y me di cuenta de su enorme ira hacia Costa Rica por tener su embajada en Jerusalén", dijo Arias. "Me sentí muy mal como el Premio Nobel de la Paz por lo que no pude responder a eso".

Tendría que esperar hasta su reelección en 2006 para "rectificar el error histórico". Ocho días después de que Arias anunciara su decisión de retirar la embajada de Jerusalén, El Salvador -el único otro país con una misión diplomática en la disputada ciudad- siguió su ejemplo.

"Shimon Peres me llamó, era mi amigo, y le dije: 'Esta fue la decisión correcta, tengo que tomar decisiones basadas en valores y principios'", dice Arias y asegura que la relación de Costa Rica con Israel no sufrió como resultado.

En el caso actual, Arias piensa que la decisión de Trump es cínica, pues busca complacer a su base política y es carente de valores y principios.

"El daño de esta decisión es inimaginable", escribió Arias en su página de Facebook poco después del anuncio de Trump el miércoles. "Me temo (esta decisión) podría convertirse en la mayor catástrofe del siglo".

Estallan protestas tras la decisión de Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés