Diabetes

La actriz y directora Penny Marshall murió por complicaciones de la diabetes: cuáles son y cómo ayudar a prevenirlas

Tenía 75 años, había sobrevivido un cáncer y aunque no se saben más detalles de su fallecimiento, este pone de relieve la importancia de no subestimar esta afección que, de no ser controlada, puede generar graves problemas de salud.
Fuertes Juntos sponsor logo
21 Dic 2018 – 9:37 PM EST

A principios de esta semana el mundo amaneció con la noticia de que la legendaria actriz y directora de cine estadounidense, Penny Marshall, famosa por la serie televisiva Laverne y Shirley, así como por dirigir filmes como Big, A Legue of Their Own y Despertares, había fallecido. La causa: complicaciones de la diabetes, indicó su publicista en un comunicado. Tenía 75 años.

Durante mucho tiempo, Marshall habló abiertamente de algunos de sus problemas de salud –que incluyeron un cáncer cerebral y de pulmón en 2009 que luego entraron en remisión– pero nunca se supo que sufría de diabetes. Tal y como indican algunos medios, no está claro qué tanto tiempo vivió con esta condición, ni qué tipo de diabetes tenía.

En todo caso, su fallecimiento pone de relieve que, aunque es cierto que bien manejada la diabetes no implica una sentencia de muerte, sí conlleva ciertos riesgos de salud cuando se presentan algunas de sus complicaciones.

La buena noticia es que, con el tratamiento adecuado y los cambios de estilo de vida recomendados, muchas personas con diabetes pueden prevenir o retrasar la aparición de complicaciones, así que no pierdas tiempo y consulta a tu médico. A continuación, te explicamos brevemente cuáles son algunas de ellas.


  • Cetoacidosis diabética

Hay maneras de controlar los niveles de glucosa en la sangre, pero si esto no se hace y estos son excesivamente elevados, pueden poner en riesgo la vida al generar lo que se conoce como cetoacidosis diabética, que ocurre con más frecuencia en personas con diabetes tipo 1. La cetoacidosis es una afección que ocurre cuando el cuerpo empieza a descomponer la grasa demasiado rápido. El hígado convierte la grasa en un impulsor llamado cetona que hace que la sangre se vuelva ácida. Requiere de atención médica inmediata.


Los síntomas de la cetoacidosis incluyen boca muy seca, ganas frecuentes de orinar, altos niveles de azúcar en la sangre y de cetonas en la orina.


  • Daño renal y capilar

Con el paso del tiempo, la diabetes puede deteriorar los tejidos de algunos órganos como los riñones. Esto puede producir falla renal y la necesidad de diálisis. Ese mismo daño a los tejidos es lo que puede generar la retinopatía diabética, glaucoma u otros problemas visuales que si no se tratan pueden hacer que se pierda la visión.


  • Problemas cardiovasculares y vasculares

Según la Asociación Estadounidense del Corazón, 74% de las personas mayores de 65 años con diabetes muere de un infarto o ACV. Los adultos con diabetes tienen entre 200 y 400% más de riesgo de sufrir un problema coronario, que aquellos sin la condición.

  • Neuropatía/ problemas en los pies

La diabetes ocasiona neuropatía, que es daño a los nervios que pierden su sensibilidad y mal flujo sanguíneo hacia los pies. Esto puede hacer que una cortada o ampolla no sea percibida por un diabético lo que, combinado con los problemas circulatorios, puede generar una infección que -de no ser atendida a tiempo- podría implicar la amputación.


  • Coma diabético

Si los niveles de glucosa en la sangre suben o bajan demasiado por errores en el tratamiento, el paciente puede sufrir un coma diabético que podría ser fatal.

  • Complicaciones de otras enfermedades o virus como la influenza

La diabetes aumenta el riesgo de que algunos virus o infecciones generen complicaciones. Un estudio publicado este año en el Indian Journal of Endocrinology and Metabolism concluyó que las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 tienen el doble de probabilidades de morir de una complicación de la influenza.

“Las personas con diabetes tipo 1 tienen un sistema inmune menos vigilante que el de las personas que no la tienen”, explicó el pulmonólogo del Hospital Lenox Hill de Nueva York, Len Horovitz, a Healthline. En su criterio, a eso se le suma el hecho de que los niveles elevados de azúcar en la sangre promueven la aparición de infecciones.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades advierten que no sólo el riesgo de sufrir complicaciones de la gripe es mayor para los diabéticos, sino que también el virus puede empeorar esta condición crónica dificultando aun más el control del nivel de azúcar en la sangre, de ahí la importancia de que reciban la vacuna contra la gripe. “La enfermedad puede elevar tu azúcar pero a veces la gente no tiene ganas de comer cuando se enferma y esto hace que los niveles de azúcar caigan, por eso hay que tomar precauciones”, dice.


Revisar tus pies: si eres diabético hacerlo es tan importante como controlar el azúcar

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:DiabetesFuertes Juntos
Publicidad