publicidad
Vigilancia militar en Bélgica

La Policía belga arresta a 16 personas durante una redada antiterrorista

La Policía belga arresta a 16 personas durante una redada antiterrorista

Pese a que el objetivo fue arrestar a Salah Abdeslam, el único atacante que sobrevivió, se informó que no se encuentra entre los detenidos.

Vigilancia militar en Bélgica
Vigilancia militar en Bélgica

La policía belga detuvo a 16 personas en 19 allanamientos en Bélgica pero no halló a Salah Abdeslam, sospechoso de estar implicado en los atentados de París, indicó la fiscalía federal.

"16 personas fueron detenidas (...) pero el llamado Abdeslam no fue interceptado en los allanamientos", dijo el portavoz de la fiscalía, Eric Van Der Sypt, en una rueda de prensa.

Van Der Sypt también explicó que durante la operación no fueron hallados ningún tipo de explosivos, pero que los registros en propiedades continuarán. Uno de los detenidos resultó herido cuando un coche que estaba en trató de embestir a la policía durante un intento de fuga.

La situación se tornó tensa el domingo por la noche en la extensa zona alrededor del Grand Place, con agentes realizando redadas en busca de sospechosos. En cierto punto, las fuerzas de seguridad cerraron calles y ordenaron a los transeúntes que se mantuvieran alejados.


publicidad


Los residentes en los barrios cercanos escucharon helicópteros sobrevolando la zona y sirenas de coches policiales. Además, varios testigos indicaron en las redes sociales que se les aconsejó no acercarse a las ventanas mientras que la Policía bloqueaba las calles adyacentes.

De acuerdo con la cadena de televisión RTL, los agentes de la Policía y el Ejército, fuertemente armados, crearon un perímetro de seguridad en torno a la Grande Place, a la que de momento se puede acceder.


El operativo se produce poco después de que el Gobierno del primer ministro belga, Charles Michel, anunciara que mañana se mantendrá el nivel máximo de alerta terrorista en la región de Bruselas.

En paralelo tienen lugar otras operaciones en varios barrios de la ciudad, según RTL, que tiene constancia de al menos dos. Indicó que cientos de policías y miembros de las fuerzas del orden circularon por el barrio de Casernes, en Etterbeek, que está sometido a una vigilancia particular, sin que hayan trascendido más detalles.

La Policía pidió además que no se difundan en las redes sociales como Twitter los movimientos de las fuerzas de seguridad, para no entorpecer las operaciones, y se ha solicitado a los medios de comunicación que están en el lugar de los hechos que no precisen con exactitud dónde se desarrollan las intervenciones.



Bélgica mantiene nivel de máxima alerta

La región de Bruselas mantendrá el lunes el nivel máximo de alerta por amenaza de atentados terroristas, según anunció el domingo el primer ministro belga, Charles Michel.

El anuncio se hizo tras la nueva evaluación del Órgano de Coordinación para el Análisis de Amenazas (OCAM), que considera que se debe mantener ese nivel por la existencia de un riesgo "grave e inminente", elevado el sábado.

Michel dijo en rueda de prensa que todas las escuelas de Bruselas, así como las universidades e instituciones de estudios superiores permanecerán cerradas el lunes, una decisión histórica en el país.

Ese cierre "complicará la vida profesional y económica" de las empresas, dijo el primer ministro, que pidió "comprensión" para esa decisión, "basada" en las informaciones de que dispone el Gobierno.

Charles Michel, primer ministro belga.
Charles Michel, primer ministro belga.


También se mantendrán cerradas las líneas de metro de la capital belga, clausuradas ya durante el fin de semana.

"Todavía tememos que atentados como los de París se cometan en Bruselas con varios individuos que quizá llevarían a cabo ataques en varios lugares a la vez" y que dirigirían contra sitios muy concurridos habitualmente, como centros comerciales o transportes públicos, indicó Michel.

Para el resto del país, seguirá vigente el nivel 3 de alerta, aplicable cuando el riesgo de atentado es "posible y probable", algo que también es "serio" y que implicará movilizar determinados medios, dijo Michel.

El lunes por la tarde se llevará a cabo una nueva evaluación del nivel de amenaza, según el jefe del Gobierno.

publicidad

"Se está haciendo todo lo posible para volver a la normalidad lo antes que se pueda", aseguró.

El primer ministro hizo el anuncio tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad, en el que también participaron los titulares belgas de Interior, Jan Jambon; de Exteriores, Didier Reynders; de Justicia, Koen Geens, y de Economía, Kris Peeters, así como las autoridades de seguridad belgas.

Calles desiertas

Con la amenaza de ataques similares a los de París contra Bruselas y uno de los sospechosos visto por última vez cruzando hacia Bélgica, la ciudad mantuvo cerrados los servicios de trenes subterráneos por segundo día consecutivo.

Las autoridades recomendaron además la cancelación de todas las competencias deportivas y actividades en edificios públicos y el cierre de los centros comerciales.

El sábado casi no se veía un alma por las calles tras el cierre del metro y de la mayoría de comercios y centros de ocio, pero ya el domingo, animada por el sol que se asomaba entre las nubes, volvía a retomar tímidamente sus hábitos.

Calles prácticamente desiertas.
Calles prácticamente desiertas.


En el centro se veía a soldados fuertemente armados, acompañando a policías, varios vehículos militares en las principales avenidas y monumentos turísticos, como la Grande Place.

En las calles del centro de la ciudad, los turistas expresaban "cierta frustración" por el cierre de algunos lugares recomendados en las guías de viaje, como el Atomium o el Museo Hergé.

Hoteles, como el Marriot enfrente de la antigua Bolsa, estaban custodiados por dos militares en la puerta.

El teléfono de emergencias habilitado el sábado por el Centro de Crisis recibió el primer día 400 llamadas por hora, en su mayoría de tipo práctico, por parte de personas que querían saber si tal o cual evento iba a tener lugar o si era seguro ir a un sitio determinado.

publicidad

La búsqueda de sospechosos

El ministro belga del Interior, Jan Jambon, afirmó el sábado por la noche a la televisión belga que "hay varios sospechosos, por eso hemos desplegado tantos medios".

Las fuerzas de seguridad buscan a varias personas, pero en particular a Salah Abdeslam, que tuvo como mínimo un rol logístico en los atentados de París, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) .

Este sospechoso, calificado de "enemigo público número uno", sigue prófugo, nueve días después de la matanza en la capital francesa, que causó 130 muertos. Habría huido a Bélgica, según dos hombres que aseguran haberlo ayudado y que han sido imputados por la justicia belga.

Según la abogada de uno de ellos, durante el trayecto, Salah Abdeslam parecía "muy nervioso" y "quizá dispuesto a hacerse estallar".

Pero según su hermano, Mohammed Abdeslam, "Salah es muy inteligente, creo que en el último momento decidió dar marcha atrás".

Una Francia aún traumatizada rendirá esta semana homenaje a sus muertos. Los primeros entierros se llevarán a cabo el lunes, tras las largas autopsias. El viernes habrá una ceremonia de homenaje nacional.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad