publicidad
Varias personas que trabajan en el sector de tecnología protestaron contra el presidente Trump en Palo Alto, California el 14 de marzo de 2017.

Estas son, una a una, las acusaciones sin pruebas que Trump ha lanzado desde que llegó a la Casa Blanca

Estas son, una a una, las acusaciones sin pruebas que Trump ha lanzado desde que llegó a la Casa Blanca

No sólo fue su sorpresiva denuncia de que Barack Obama lo había espiado. Desde el 20 de enero, el presidente ha denunciado múltiples conspiraciones en su contra sin ofrecer información que las respalden.

Varias personas que trabajan en el sector de tecnología protestaron cont...
Varias personas que trabajan en el sector de tecnología protestaron contra el presidente Trump en Palo Alto, California el 14 de marzo de 2017.

La denuncia que hizo el presidente Donald Trump de que su antecesor, Barack Obama, lo había espiado en su edificio en Nueva York durante la campaña presidencial, ha sido la acusación más delicada que ha lanzado desde que llegó a la Casa Blanca, pero está lejos de ser la única y probablemente la última.

Desde que fue juramentado como presidente el 20 de enero, Trump ha hecho, solo vía Twitter, nueve acusaciones sin proveer ningún tipo de evidencia, y lanzó al menos 10 amenazas y retos en contra de personas, organizaciones y ciudades, sin que de momento alguna de éstas se haya materializado.

Este es un recuento de esas acusaciones:

Acusaciones sin evidencias:

- 25 de enero: voto fraudulento

Ya lo había asomado durante la campaña y cinco días después de asumir la presidencia, Trump lo repitió: dijo que pediría una investigación por el voto fraudulento, incluyendo a personas que están registradas en dos estados, algo que no es ilegal y que es ampliamente conocido.

- 27 de enero: 3 millones de votos fraudulentos

Dos días más tarde insistió con el tema, ahora detallando que el grupo VoteStand estimaba en tres millones el número de votos “ilegales”. Tal estimado no está sustentado en ninguna investigación, y convenientemente es un poco más del número por el cual Trump perdió el voto popular frente a Hillary Clinton en noviembre.

- 3 de febrero: anarquistas profesionales y manifestantes pagados

Ante las protestas que numerosos congresistas estaban enfrentando en sus ciudades, Trump dijo, sin ningún tipo de evidencia, que se trataba de “ anarquistas profesionales, criminales y manifestantes pagados”, quitando así importancia a las molestias expresadas por miles de personas en el país.

A finales de febrero, Trump sugirió que Barack Obama y personas cercanas a él podían estar detrás de las manifestaciones, añadiendo también que el expresidente estaría involucrado en las numerosas filtraciones a la prensa surgidas desde distintos organismos del gobierno estadounidense.

- 3 de febrero: un nuevo terrorista islámico atacó París

El mismo día que lanzó sus críticas contra los manifestantes, Trump aseguró, sin dejar lugar a dudas, que un ataque frustrado en el Museo Louvre de París, había sido producto del terrorismo islámico. Autoridades francesas dijeron que probablemente Abdullah Hamamy, el atacante que fue detenido por la policía, quería perpetrar un ataque terrorista, pero el caso sigue abierto. El padre del joven ha negado que sea un terrorista.

publicidad

- 6 de febrero: todas las encuestas negativas son falsas

Ante algunos números negativos sobre el inicio de su gestión, Trump fue a la ofensiva y declaró que cualquier encuesta de CNN, ABC o NBC, que fuera negativa para él, era falsa. Curiosamente, días después el propio Trump publicó un artículo de NBC que citaba una encuesta que favorecía las políticas de la Casa Blanca y el 1 de marzo el portavoz presidencial Sean Spicer celebró el éxito del discurso de Trump ante el Congreso, con una encuesta de CNN que mostraba amplia aceptación del mismo.

- 16 de febrero: los medios inventan historias e inventan fuentes

Sin pruebas, Trump acusó a los medios de inventar fuentes e inventar noticias, sin señalar algún caso específico y aun cuando muchas de las historias surgidas en las últimas semanas a través de fuentes anónimas se han confirmado después, tal como ocurrió con la salida de Michael Flynn del gobierno, y con la conversación entre Trump y el primer ministro de Australia.

- 24 de febrero: los medios a propósito no dicen la verdad

Días después, Trump volvió a cargar en contra de la prensa, diciendo que “los MEDIOS FALSOS no dicen la verdad a sabiendas”. De nuevo no da ninguna prueba ni un ejemplo específico, tras hacer una acusación tan grave y tan generalizada.

- 26 de febrero: la elección por dirigir el Comité Nacional Demócrata estuvo amañada

Tras el triunfo de Thomas Perez para ser el nuevo presidente del Comité Nacional del Partido Demócrata, Trump volvió a una de sus acusaciones favoritas: “la lucha por la presidencia del CND estaba, por supuesto, totalmente ‘amañada’. El candidato de Bernie, al igual que él, nunca tuvieron opción. Clinton exigió a Perez!”

Nuevamente no dice en qué se basa para hacer esa denuncia. A diferencia de otras elecciones en el pasado, esta para dirigir al Partido Demócrata recibió amplia atención e interés, incluyendo una serie de debates en distintas ciudades del país. Los miembros del comité votaron, como está estipulado que lo hagan, por su candidato favorito, y tras un par de rondas de votación, Perez se impuso. No hay ningún indicio de que la elección estuvo amañada, ni de que Clinton jugó algún rol preponderante.

publicidad

- 4 de marzo: me acabo de enterar que Obama espió mis comunicaciones en Trump Tower

La más reciente denuncia altisonante de Trump es quizás la que más ha permanecido en el debate nacional, a la espera de que aparezca alguna prueba, o de que alguien pueda terminar de desmentir y enterrar la inusual denuncia. Trump mandó una serie de tuits el 4 de marzo, denunciando que Obama había intervenido sus comunicaciones en la Trump Tower.

La Casa Blanca se mantiene firme en su denuncia, a pesar de que congresistas republicanos no saben a qué se refiere Trump. Recientemente, Sean Spicer ha intentado modificar la acusación de Trump, asegurando que el presidente colocó entre comillas la “intervención” de sus teléfonos, y que con eso se refería a diversas investigaciones que el gobierno de Obama podría estar haciendo.

publicidad

La larga lista de amenazas


En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca