null: nullpx
Deportaciones

La madre de 18 hijos en riesgo de deportación: la embarazaron con 14 años y su último bebé fue por una violación

Para María Mora todo se decidirá el próximo 10 de abril. Ese día un juez de inmigración le dirá si obtuvo su residencia o una orden de deportación. Si la decisión es favorable para ella, podría recuperar la custodia de 13 de sus hijos y quedarse con ellos en Estados Unidos.
23 Mar 2018 – 07:15 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Lo que diferencia a María Mora de otras madres en riesgo de deportación es que ella tiene 18 hijos que no puede abrazar. El padre de cuatro de ellos se los llevó de su lado sin avisar, en 1994, cuando eran unos bebés. Nunca más supo de ellos. Otro murió de un ataque cardíaco. Otros trece están en custodia del Departamento de Familia de Georgia. Todos sus hijos son estadounidenses. Y ella, indocumentada, está presa en una cárcel de inmigración desde julio de 2017 por conducir sin licencia.

"Al darme permiso de quedarme aquí mis hijos van a ser regresados conmigo, pero si el juez de inmigración decide que yo tengo que regresarme a mi país mis hijos van a quedar en adopción", contó desde el Centro de Detención del Condado de Irwin a Xeyli Alfaro, corresponsal de Univision Noticias en Atlanta. Así que todo se resolverá o se complicará para ella el 10 de abril, cuando se decida si esta mexicana será deportada.

Mientras tanto, Mónica, Amy, Christian, Louis, Lourdes, Salomón, y el resto de los hermanos, con edades entre un año y medio y 19 años, esperan por separado en distintas casas de familia a las que fueron asignados y se reúnen los viernes de cada dos semanas para atender una llamada telefónica de la madre.

"Si ella gana este caso, le darían la residencia", explica su abogada, Shirley Zambrano, que pidió para ella una green card denominada VAWA, que permite acceder a ese beneficio a las víctimas de crueldad extrema de un esposo residente, como le ocurrió a María.

Una lista de golpes

Esta mexicana de 43 años llegó a Estados Unidos sin papeles en 1988 cuando tenía 13 años, según se lee en el argumento final de la defensa. Vino con sus tres hermanos y sus padres, pero una vez que cruzaron la frontera de México, ella fue dejada en casa de una familia cristiana, separada de los suyos. No pasó mucho tiempo cuando quedó embarazada de su primer hijo. El padre era un veinteañero que vivía en la vivienda de nombre Hugo Mora, además residente estadounidense. Y por los valores religiosos que se practicaban en ese hogar fue obligada a casarse cuando tenía 14 años.

De allí en adelante, cuenta Zambrano, María Mora llevó una vida de maltratos emocionales, con amenazas de su esposo de que se llevaría a los hijos que habían tenido. También fueron años de trompadas, incluso cuando estaba embarazada. Y esos golpes quedaron documentados en un reporte policial de violencia doméstica, de las pocas evidencias que ahora tiene la madre para sustentar su caso ante un juez de inmigración: "Ella trataba de defenderse de una pareja que la maltrataba y los dos quedaron arrestados, pero salieron bajo libertad condicional", dice la abogada.

Al final, Hugo Mora se llevó a los hijos, a los cuatro que tuvieron. Y por más que ella intentó localizarlo de nuevo, por más que llamó a los padres del hombre, nunca más lo encontró ni a él ni a los chicos. Ella cree que pueden estar en México, de donde él es originario.

De Hugo Mora nunca se divorció. Después de él siguieron ocho parejas más con las que también tuvo hijos, 14 en total. "Tiene tantos hijos porque María no cree en el aborto y porque ella siempre pensó que sus novios eran el amor de su vida", cuenta la abogada.

Y el hijo número 18, el último que tuvo antes de su arresto, fue producto de una violación, según dijo María a su defensora. Su agresor fue el último de sus jefes cuando trabajó en el área de la construcción.

Después de tanto que ha pasado y reflexionado, cuenta Zambrano, María solo recuerda con cariño a uno de sus exnovios: "Tuvo una buena relación con él e hijos, pero lo deportaron a México".

Su pelea

A María la arrestaron en julio pasado, justo una semana antes de que el juez de la corte de Georgia le devolviera la custodia de sus hijos, por segunda vez.

La primera vez que los perdió fue tras la muerte uno de sus hijos con un ataque cardíaco. "Cuando yo llegué al hospital, me dijo la nurse (la enfermera) que tenía cinco minutos de haber muerto mi niño. Cuando regresé a mi casa se llevaron a mis hijos", cuenta Mora mientras se seca las lágrimas.

El Departamento de Familia decidió investigar el fallecimiento y, mientras hacían las indagaciones, le quitaron la patria potestad de los 13 niños que le quedaban. Pronto la recuperó cuando se confirmó que falleció por causas naturales.

Según su abogada, María lo perdió todo al pelear por tener de vuelta a sus hijos. Perdió sus ahorros, el trabajo, el techo. Un hermano le permitió vivir con los 13 hijos en la habitación de un apartamento. Sin embargo, en una visita rutinaria del Departamento de Familia se los quitaron de nuevo. "Le impusieron condiciones para recuperarlos, como buscar un trabajo, y ella las cumplió, pero entonces la detuvieron por manejar sin licencia", dice.

María ya tiene un plan b si el juez decidiera deportarla y le quitaran la custodia: apelaría y en el proceso continuaría arrestada. Su abogada asegura que esperan que la decisión del juez sea favorable a la madre, "ya que el caso de ella es bien triste".

Ve también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés