Crisis en Venezuela

Con pitos, maracas y mensajes de WhatsApp: así luchan los vecinos contra las invasiones de casas de migrantes en Venezuela

Además de la nostalgia de dejar atrás a familiares y amigos, muchos de los cientos de miles de venezolanos que se han visto obligados a dejar el país en los últimos años tienen un nuevo dolor de cabeza: la posibilidad de perder sus inmuebles vacíos a causa de una invasión.
6 Sep 2018 – 9:09 PM EDT

CARACAS, Venezuela- “Llegaron personas preguntando si vivía gente en los apartamentos y empezaron a tomar fotos. Enseguida los vecinos nos activamos enviándonos mensajes para alertar a todos. Bajamos de los edificios y los enfrentamos hasta que los sacamos de la urbanización. Fue un momento tenso, no lo voy a negar”. Esta escena que describe una vocera comunal de la urbanización Santa Rosa de Lima en el este de Caracas que prefiere no ser identificada, se ha repetido en los últimos meses en varios puntos del país.

Todo comenzó hace meses cuando surgió un rumor de un supuesto plan denominado "Ubica tu casa" que consistía en buscar inmuebles vacíos de venezolanos que salieron del país en esta ola de inmigración por la que unos 2.3 millones de venezolanos han abandonado Venezuela en los últimos años huyendo de la profunda crisis económica.

Después, comenzó a verse en algunos lugares del país a pequeña escala, como por ejemplo en la urbanización San Bernardino de Caracas donde los vecinos encontraron volantes pegados en las paredes de las viviendas en los que señalan que las casas vacías pueden ser tomadas y entregadas a otros que no cuenten con techo propio. “Censada, unidad disponible para el pueblo”, se leía en otras pancartas colocadas en casas del estado Vargas.

Eso provocó que en algunos barrios surgiera un movimiento de resistencia como el de la urbanización Santa Rosa de Lima: en la mayoría de los casos se trata de vecinos armados con pitos y maracas para hacer ruido y que se convocan a través de mensajes de WhatsApp para alertar de la presencia de posibles invasores o de personas desconocidas buscando y censando casas desocupadas en Venezuela.


La existencia de este supuesto plan, en el que el gobierno ha negado estar involucrado, coincide con la caída en el número de viviendas nuevas, la escasez en materiales de construcción, la poca capacidad adquisitiva de la población y el aumento de la pobreza producto de la crisis económica. De acuerdo a la Cámara Venezolana de la Construcción, aún en el país existe un déficit habitacional de 2.5 millones de unidades.

El diputado de la Asamblea Nacional, Ismael León, del partido opositor Voluntad Popular, señaló que, debido a la caída de los ingresos, el gobierno de Nicolás Maduro ha bajado el ritmo de construcción de la “Gran Misión Vivienda Venezuela”, lo que desespera a los posibles beneficiados con el programa bandera del chavismo.

“Se ha identificado además que algunas de estas edificaciones estatales se tienen que tumbar porque tienen problemas estructurales y no se pueden habitar, lo que baja la oferta de viviendas”, dijo León. Y eso, apuntan los analistas, produce el caldo de cultivo perfecto para posibles invasiones de casas.

Comités de Defensa

Varios casos se reportaron este año. En julio, en la urbanización Villas Santa Lucia en Yaritagua, estado Yaracuy, se informó de un grupo de personas que llegaron para realizar un censo e inmediatamente fueron desalojados por los vecinos.

Mientras, en Guarenas, una ciudad cercana a Caracas, una mujer intentó forzar la cerradura de la reja de una vivienda desocupada con la ayuda de un cerrajero. Los vecinos al ver la situación se alertaron entre sí y confrontaron a la señora que nunca se identificó. Ante de retirarse argumentó que había alquilado el apartamento, pero que nunca le entregaron las llaves y por eso decidió forzar la cerradura.

Como en ese caso, ante el constante monitoreo de edificaciones y locales que se encuentran vacíos para invadirlos, los venezolanos han utilizado la organización vecinal. Cuando se observa que se está llevando a cabo una invasión, se denuncia a las autoridades y se protesta en el momento. Y, según las agrupaciones vecinales, en muchos casos han logrado detener.

“Estamos muy atentos con la defensa de la propiedad privada. Tenemos un magister en torno a la forma de identificar una invasión, haciendo la denuncia, con la protesta de los vecinos para confrontar a los invasores y para presionar a los cuerpos de seguridad para realizar el desalojo”, apunta Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de la Candelaria, en el centro de la capital venezolana.

La violación de la propiedad privada en Venezuela lleva varios años y se intensifica por periodos. Las invasiones se han ejecutado en locales comerciales, estacionamientos, hoteles, apartamentos y hasta en fincas ganaderas. El Observatorio de Derechos de Propiedad del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice) identificó en un informe sobre Violaciones al Derecho de Propiedad, unas 652 invasiones urbanas y agrícolas desde 2005 hasta 2017. El mayor número de éstas se enfocaron en la apropiación indebida de casas y apartamentos.

¿Un plan oficialista?

Desde que se escuchó hablar por primera vez del 'Plan ubica tu casa', funcionarios del gobierno han negado que sea un programa oficial. “Otra mentira con la que los enemigos de esta revolución justa y humanista buscan dañar la imagen de una GMVV (Gran Misión Vivienda) victoriosa. Desmiento categóricamente esta farsa, con firma falsa. La GMVV respeta las leyes y derechos de nuestro pueblo. No existe plan ubica tu casa”, escribió el ministro para Hábitat y Vivienda, Ildemaro Villarroel en su red social Twitter.

Sin embargo, otros representantes del chavismo intentan hacer “un plan ubica tu casa” dentro de su propio programa habitacional. El presidente del Consejo Legislativo del estado Vargas, Roybert Sojo, dijo el pasado 12 de junio que aquellas casas de la Misión Vivienda que no estuvieran habitadas serían “ocupadas” por alguien más, pues a su juicio “las cosas son de quien las necesita”.

“Desde el espacio legislativo, nos hemos planteado apoyar al Ejecutivo regional al crear una comisión que permita la recuperación de las viviendas que están siendo no habitadas por este pueblo que algunos han querido dejarlas sin ocupación, por supuesto, apoyándonos con las Fuerzas Armadas y con los entes competentes”, dijo en un programa de la televisión venezolana.

Por su parte, el diputado opositor León ha identificado dos grandes intenciones del plan: la primera, ubicar casas en zonas de alto costo y obligar a sus dueños, que se encuentran fuera del país, a venderlas "a través de los registros y al precio que ellos decidan", asegura. "Luego, los registradores en combinación con otras personas venden la vivienda al precio que realmente tiene en el mercado. Aquí se está creando una mafia”, critica.

Además, según León, los promotores del plan utilizan los consejos comunales y el Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), integrados por partidarios del gobierno, así como a los funcionarios que trabajan en las empresas de servicio público para que lleven un registro en las zonas menos costosas y de los conjuntos vacacionales en zonas turísticas. “Muchos de ellos saben dónde hay viviendas solas”, indicó el parlamentario.

“El plan ubica tu casa no ha sido oficialmente auspiciado por el gobierno pero desde hace año y medio se está realizando a través del Ministerio de la Vivienda y Hábitat la legalización de las invasiones. Por ejemplo, llegan personas a invadir un terreno o inmueble con papeles donde se les da la adjudicación por parte de este despacho ministerial, alegando una medida de expropiación”, apunta por su parte el coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de la Candelaria, Carlos Julio Rojas.

Según explicó, en la zona que habita y en el norte de Caracas, hay más de 140 edificaciones invadidas. Y cuando los vecinos se manifiestan en contra, asegura que han llegado a amenazarlos con quitarles el beneficio de la caja de alimentación CLAP.

“Hemos creado Comités de Defensa de las Viviendas y vamos a entregar en las calles volantes con el ‘No caigas en la trampa Ubica tu casa’. Hay que recordar que hoy puede ser tu casa, pero mañana es tu vehículo y pasado mañana tu empresa”, afirmó.

“Nosotros, los vecinos no vamos a dejar que irrespeten nuestras propiedades que hemos logrado y mantenido con mucho esfuerzo, con nuestro trabajo", afirmó por su parte Gloria Céspedes desde la parroquia Altagracia en Caracas. "Cuando vemos unos invasores comenzamos a gritar desde las ventanas para que se vayan y, si no hacen caso, bajamos para confrontarlos. Es que llegó el momento de decir: 'Ya basta'”.

📷 Andando o en 'mulas': una semana con el éxodo venezolano en su huida desesperada ante el cierre de fronteras

Loading
Cargando galería
Publicidad