null: nullpx
Secuestro

El asesinato del millonario Tushar Atre pone rostro a los secuestros violentos que ocurren en EEUU

Casi 15,000 raptos se registraron en Estados Unidos en 2018. Aunque la mayoría están relacionados con padres que se llevan a sus hijos sin permiso, las autoridades han desarticulado bandas que pidieron rescates millonarios a los familiares de las víctimas, como sucede en Latinoamérica.
8 Oct 2019 – 08:39 PM EDT

En medio de la noche, Tushar Atre, quien era un empresario del sector de la tecnología, fue sacado por la fuerza de su residencia a la orilla del mar en Santa Cruz, California, el 1 de octubre. La Policía cree que varias personas irrumpieron en su hogar para robarlo, secuestrarlo y finalmente asesinarlo. Su cadáver fue encontrado siete horas después en una zona montañosa en esa región. El caso sigue lleno de interrogantes.

Este millonario de 50 años fue visto por última vez cuando era obligado a entrar a una camioneta BMW de su novia alrededor de las 3:00 am del pasado martes. Antes de las 10:00 am de ese mismo día, detectives del Sheriff de Santa Cruz hallaron su cuerpo y el vehículo en una reserva forestal a 14 millas de su vivienda.

Al momento, la principal línea de investigación apunta a que se trató de un asalto, pero se desconoce por qué los sospechosos decidieron sacarlo de su hogar y quitarle la vida. Nadie ha sido arrestado por este crimen y las autoridades piden ayuda al público para esclarecer el homicidio.

“Esto sigue siendo una investigación en curso, pero tenemos razones para creer que el motivo fue un robo”, señaló el Sheriff de Santa Cruz en un comunicado publicado en su cuenta de Facebook.

En sus redes sociales, Atre publicó fotos en las que se le veía surfeando y tocando la guitarra. También compartió imágenes de animales marinos que entraban a su hogar, con una privilegiada vista al Pacífico. “La foca Sam me visitó esta mañana”, escribió en su página de Instagram el pasado 9 de julio.


Su compañía, AtreNet, lleva más de 20 años diseñando páginas de internet y ofreciendo servicios de mercadotecnia digital a importantes empresas de Silicon Valley, incluyendo Hewlett-Packard y BuzzLogic. Uno de sus amigos le dijo al canal KSBW-TV que trataban de incursionar al negocio de la producción de marihuana, cuyo consumo es legal en California desde enero de 2018.

Casi 15,000 secuestros en este país en 2018

Pareciera que casos como el del millonario Tushar Atre, en el cual un secuestro termina con un violento asesinato, jamás ocurren en Estados Unidos... pero no es así. Los criminales también llegan a pedir rescates millonarios advirtiendo a los familiares que si llaman a la Policía resultaría en la muerte de quien permanece cautivo, como ocurre en países latinoamericanos.

En EEUU, la gran mayoría de los raptos ocurren cuando un padre se lleva a su hijo sin el consentimiento o conocimiento de quien tiene su custodia legal. Por esos casos se creó la Alerta Amber, la cual se activa para facilitar el rescate de un niño, difundiendo su información y la de su captor.

En total, en 2018 hubo 612,846 reportes de personas desaparecidas y retenidas indebidamente en este país. Los informes del gobierno federal incluyen a quienes se extravían debido a catástrofes naturales.


Los secuestros a cambio de dinero no están en las estadísticas de crímenes violentos que elabora el Buró Federal de Investigaciones (FBI), sino que los coloca en su registro de “personas desaparecidas y no identificadas”.

Según un informe de esta dependencia, de enero a diciembre de 2018, el FBI recibió 14,934 denuncias relacionadas con personas de cualquier edad “cuya desaparición no fue voluntaria, es decir, fueron secuestradas”. Al final de ese año solo 273 casos permanecieron abiertos. La base de datos no especifica en qué situaciones los delincuentes solicitaron un rescate a los familiares o mataron a la víctima.

Ese flagelo, en cambio, es cotidiano en México, Brasil, Colombia y otros países de Latinoamérica, donde millonarios, políticos y celebridades han estado en cautiverio por varios días en “casas de seguridad”. Pero darles dinero a los delincuentes no garantiza que la persona regrese con vida o sin lesiones. Un infame secuestrador convicto, Daniel Arizmendi, alias ‘El Mochaorejas’, lleva en el apodo el método que usaba para presionar a los familiares. Varias de estas organizaciones criminales son lideradas por expolicías.

En 1998, el cantante Vicente Fernández pagó más de 3 millones de dólares para que liberaran a su hijo mayor, a quien le amputaron un dedo. Se lo llevaron de su rancho ‘Los tres potrillos’ en Jalisco.

Pidiendo rescates millonarios en EEUU

Un acto con ese nivel de brutalidad ocurrió en el sur de California durante el verano de 2018, cuando dos delincuentes chinos secuestraron a una persona de ese país para exigirles a sus familiares un pago de 2 millones de dólares. Las autoridades creen que la víctima murió mientras se encontraba atada de pies y manos, con los ojos vendados y dentro de un armario en una vivienda en el condado de Riverside.

El 16 de julio de 2017, esta persona fue a un centro comercial en San Gabriel para ver a sus captores, Guangyao Yang y Peicheng Shen, quienes usaron nombres falsos para atraerla a ese lugar. Ahí la sometieron y llevaron a una casa en la ciudad de Corona, a 42 millas de la plaza.

“Un día después del secuestro, el padre de la víctima recibió una demanda de un rescate de 2 millones de dólares a cambio de la vida de la víctima, pidiéndole que el dinero se depositará en tres cuentas bancarias chinas en tres horas”, menciona la acusación federal. “El padre de la víctima también recibió fotografías de la víctima, que fue inmovilizada físicamente en un armario”, agrega.

Los investigadores creen que los delincuentes enterraron el cuerpo y otras evidencias en el desierto de Mojave. Ese mismo día, Shen colocó alfombra nueva en el armario donde murió la persona raptada y su cómplice buscó en internet “qué tan rápido se descompone un cadáver en la tierra”.

Al momento, el cuerpo de la víctima no ha sido localizado y los sospechosos siguen prófugos. Se cree que se esconden en China. Ellos enfrentan una condena de hasta cadena perpetua.


Un rescate de 1 millón de dólares fue solicitado por otro secuestro, el de un hombre de Los Ángeles, en agosto de 2009. Para someterlo, le dieron descargas eléctricas y lo golpearon salvajemente. Lo escondieron en cinco lugares diferentes en el sur de California. Al menos tres hombres fueron sus verdugos.

La Fiscalía federal señala que la víctima fue secuestrada en el estacionamiento de la casa de su madre en Van Nuys durante la madrugada del 29 de julio de 2009. En el forcejeo para subirlo a un auto, un amigo que estaba con él le disparó accidentalmente afectando los intestinos de la víctima. A pesar de esa grave herida, la persona fue electrocutado con una pistola taser y permaneció vendada por cinco días.

“Durante el tiempo en que la víctima permaneció cautiva, los secuestradores le ordenaron que usara teléfonos celulares para llamar a familiares y asociados cercanos en el área de Los Ángeles y en Rusia para garantizar un rescate de 1 millón de dólares”, menciona el Departamento de Justicia (DOJ).

Para acelerar el pago, los captores golpearon a la víctima en la zona abdominal, donde recibió el balazo. Su rescate fue similar al de algunos secuestros en Latinoamérica: el 3 de agosto de 2009 un comando especial (SWAT) de la Policía de Los Ángeles irrumpió en una vivienda en Mira Loma. Lo tenían a 64 millas de su casa.

La justicia también capturó a un par de criminales que el 30 de diciembre de 2018 retuvieron por la fuerza y torturaron a un hombre con un soplete en una bodega en el sur de Florida. Querían que les diera “decenas de miles de dólares”. Su víctima fue atrapada afuera de una tienda Walmart. Le vendaron los ojos, la obligaron a subirse a una camioneta y la llevaron a un almacén.

“Quemaron las manos de la víctima con un soplete mientras amenazaban con matarlo con un arma de fuego y otras armas”, menciona el Departamento de Justicia en un comunicado.

Un caso similar se registró a mediados de junio de 2018, cuando ocho personas participaron en el rapto y asesinato de un empresario en Filadelfia. Su cuerpo fue encontrado en Maryland. Lo secuestraron en su casa, sometiéndolo con unas esposas, cintas, incluso con corbatas, según los fiscales federales.

“Se hicieron llamadas exigiendo cientos de miles de dólares a la esposa y a un asociado de la víctima. Durante el secuestro, la víctima fue asesinada a tiros y su cuerpo fue abandonado en Maryland”, cita la Fiscalía, que sugiere castigos de cadena perpetua y pena de muerte para los acusados.

Cruzaron la frontera hacia México para escapar de la justicia en EEUU: el FBI pide ayuda para encontrar a estos fugitivos (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SecuestroPolicíaMuertesArrestosFBI
Publicidad