null: nullpx
Entretenimiento

Dos dedos amputados y cuatro meses de angustia: así fue el secuestro de Vicente Fernández Jr.

El capítulo más trágico de la familia Fernández ocurrió hace 19 años tras el secuestro del hijo mayor del 'Charro de Huentitán' una tarde de mayo en un rancho en Jalisco, México.
21 May 2017 – 7:01 PM EDT

Era un 20 de mayo de 1998, Vicente Fernández estaba a punto de comenzar una presentación en la ciudad de Morelia, Michoacán en México, cuando recibió una llamada que cambiaría su vida y la de su familia. Del otro lado de la línea una voz escabrosa le informó al llamado ‘Charro de Huentitán’ que su hijo mayor, Vicente Fernández Jr., había sido secuestrado. Atónito por la noticia, el charro decidió realizar su presentación y no informar nada de lo sucedido.

“Hace 19 años, que se cumplieron el pasado 20 de mayo, que estuve secuestrado”, recuerda en exclusiva para Univision Entretenimiento Vicente Fernández Jr. el mayor de los potrillos, quien después de esas palabras hizo una pausa mientras le daba una bocanada al puro.

“Sabía que había un riesgo muy fuerte de morir, que el único que estaba en peligro de muerte era yo”, agregó.


Vicente Fernández a través de los años

Loading
Cargando galería

La tarde del 20 de mayo Vicente Jr. estaba en el rancho de ‘Los tres Potrillos’, cerca de la Ciudad de Guadalajara en Jalisco, cuando se presume fue secuestrado, un suceso que lo privó durante 121 días de ver y escuchar a su familia.

19 años después, el mayor de los hijos sigue con esa pesadilla en la cabeza: “por supuesto que jamás se olvida, pero son aprendizajes y lecciones que nos da la vida, que nos da el destino”, cuenta Vicente, quien siempre ha sido muy reservado al hablar del tema.

La noticia de que un miembro de la familia Fernández había sido secuestrado corrió como pólvora en medios nacionales e internacionales para ser silenciado con la misma velocidad para no levantar sospechas y para que no peligrara las negociaciones con los secuestradores.

Durante los cuatro meses de cautiverio, tanto Vicente Fernández padre como su hijo Alejandro siguieron con sus presentaciones.


Trabajadores del rancho ‘Los tres Potrillos’, quienes pidieron mantenerse en el anonimato, declararon a algunos medios de comunicación que Vicente Fernández, quién se encargó de la negociación para liberar al mayor de sus hijos, se iba a las caballerizas a llorar de la desesperación.

Para forzar el pagó los secuestradores no tuvieron piedad y enviaron un paquete que haría que la familia pagara de inmediato.

La mutilación que les recordará de por vida la tragedia

Mientras la familia Fernández negociaba el pago, los secuestradores optaron por contratar un médico para que le amputara dos dedos a Vicente Jr: el anular y el meñique de la mano izquierda que, después de ser removidos, fueron enviados en una caja a su padre.

“Siempre lo que no te mata fuerza te da y yo nunca me he rendido en nada, siempre he sido muy seguro de mí y creo que son pruebas que mandan de arriba y las mandan a los que las podemos pasar”, dice Vicente Jr. sobre este suceso.


Te presentamos a la prometida de Vicente Fernández Jr.

Loading
Cargando galería

“Es gente que sabía lo que hacía y agradezco el trato que me dieron”, fueron las palabras de Jr. cuando se reunió con los medios de comunicación tras su liberación.

Vicente Fernández pagó 3.2 millones de dólares por rescatar al mayor de sus hijos e inlcuso consultó a un ortopedista, contemplando la posibilidad de que le cortaran los dedos a él para ser implantandos a su hijo.

La familia tardó en hablar públicamente del tema y, hasta la fecha, es una herida abierta, aunque en su momento perdonaron a los secuestradores.

Tiempo después, las investigaciones revelaron que los autores del delito formaban parte de una banda llamada ‘Los Mocha-dedos’. En el 2008 fueron capturados algunos miembros a los que les dieron 50 años de prisión.

Posteriormente, algunos funcionarios de Guadalajara, que al parecer habían estado involucrados en el secuestro de su hijo, fueron hallados muertos con signos de tortura.

Una vida dura y llena de pruebas es la que ha tenido el hermano mayor de Alejandro Fernández: su salud se vio mermada en diciembre del 2016 cuando sufrió una parálisis facial del lado izquierdo como consecuencia del cáncer de piel que le fue detectado ese mismo año.

“Bendito Dios todo va muy bien, al cien por ciento estoy recuperado de la parálisis facial y prueba superada del cáncer de piel que me dio”, aseguró.

Un nuevo cabalgar

Vicente Fernández Jr., ha dado vuelta a las tragedias de su vida y hoy a sus 54 años de edad está seguro que puede comenzar a escribir un nuevo capítulo de su vida.

“Estoy muy agradecido de cada etapa de mi vida, la he vivido feliz, le doy gracias a Dios por lo bueno y lo malo. Ahorita estoy en una de las épocas y etapas más hermosas de mi vida”, afirma.

Además, planea retomar su carrera musical y llegar al altar por tercera ocasión . En un par de semanas entrará al estudio de grabación para preparar su nuevo disco.

“Estando en activo mi padre, no podían existir dos Vicentes Fernández. Ahora que está inactivo me han comenzado a llamar, porque están viendo que al público le gusta mi música”.

Vicente Fernández Jr. ha tenido dos matrimonios. Su primera esposa fue Sissi Penichet, con quien tuvo cuatro hijos: Sissi, Fernanda, Ramón y Vicente. El segundo matrimonio fue en 2007, cuando se unió a la periodista mexicana Mara Patricia Castañeda, y tras 8 años de matrimonio, se divorciaron en medio de acusaciones de maltrato psicológico. Ahora planea casarse de nuevo, con Katya Ortegón.

“Trato de ser una persona estable, con metas y enseñanzas, como las que he tenido en casa. Si no se dio en la primera oportunidad o la segunda espero que en esta tercera oportunidad sí sea un matrimonio por siempre y para siempre”, concluyó.


Más contenido de tu interés