null: nullpx
Corte Suprema

La Corte Suprema no decide en caso de una florista que se negó a servir una boda gay y lo devuelve con una sugerencia

Apenas semanas después de que el tribunal fallara a favor del pastelero que se negó a hacer una torta de boda para otra pareja gay, ahora devuelve el caso para que lo resuelva la corte estatal de Washington.
25 Jun 2018 – 1:44 PM EDT

Semanas después de pronunciarse a favor de un pastelero que se negó a hacer un pastel de bodas para una pareja gay, este lunes la Corte Suprema de Justicia en Washington DC devolvió el caso a tribunales inferiores una disputa similar sobre una florista que se negó a hacer arreglos florales para una boda gay basada en sus creencias cristianas.

En 2017, el Tribunal Supremo del estado de Washington dictaminó que Barronelle Stutzman, propietaria de Arlene's Flowers en la ciudad de Richland, a unas 200 millas de Seattle, violó la ley antidiscriminatoria del estado y una medida de protección al consumidor.

Stutzman se negó en 2013 a dar servicios a Robert Ingersoll y Curt Freed, que se iban a casar después de la legalización del matrimonio igualitario el año anterior.

La mujer fue multada y se le ordenó hacer arreglos florales para bodas del mismo sexo si los hacía hace para bodas de sexo opuesto.

La Corte Suprema de EEUU ahora ordenó que el tribunal de Washington revise nuevamente el caso tomando en consideración el fallo del pasado 4 de junio a favor del panadero de Colorado Jack Phillips, quien citó sus creencias cristianas al negarse a hacer un pastel de bodas para una pareja gay.

"La orden significa que Stutzman tendrá otra oportunidad de luchar contra el fallo del tribunal inferior, que le impuso honorarios y sanciones y le ordenó que brinde los mismos servicios a parejas del mismo sexo que brinda a parejas de distinto sexo", indica el blog de la Corte Suprema.

En el caso del repostero, la Corte dictaminó que una comisión estatal de Colorado había mostrado hostilidad hacia la religión en violación de los derechos religiosos protegidos en la Primera Enmienda de la Constitución.

Ahora el tribunal estatal volverá a examinar el caso de la florista en busca de pruebas de parcialidad antirreligiosa durante el proceso.


Los abogados de Stutzman argumentan que el prejuicio religioso contra la florista existió. Para ello, entre otras cosas, citan un ejemplo de un propietario gay de una cafetería de Seattle que expulsó a activistas antiabortistas que, según los abogados, fueron discriminados por sus opiniones religiosas y no hubo consecuencias para el propietario.

El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, dijo que no halla evidencia de hostilidad contra la religión en el caso de Stutzman.

La Corte de Washington rechazó el año pasado el argumento de Stutzman de que forzarla a crear arreglos para una boda entre personas del mismo sexo violaría sus derechos de libertad de expresión bajo la Primera Enmienda y para ella sería equivalente a dar respaldo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

La florista quien es bautista, ha dicho que ella cree que el matrimonio debe ser exclusivamente entre un hombre y una mujer.

La pareja se sintió dicriminada y dolida por la negativa de Stutzman, tanto es así que Ingersoll y Freed dejaron de planear una gran boda y finalmente organizaron una pequeña boda en su casa, según la Unión Americana de Libertades Civiles ( ACLU).


El estado y la pareja demandaron a Stutzman en 2013, acusándola de violar las leyes estatales contra la discriminación y protección al consumidor.

Un juez de primera instancia falló en su contra en 2015, lo que llevó el caso a la instancia superior.

Stutzman está representada por el grupo conservador cristiano Alliance Defending Freedom, igual que el repostero de Colorado, mientras que ambas parejas gay están representadas por ACLU.

En línea con el mismo argumento que esgrimieron en el caso del pastelero Phillips, en cuyo caso el Tribunal Supremo votó 7-2, los abogados de Stutzman dijeron que crear arreglos florales es una forma de expresión creativa protegida por la Primera Enmienda y que no debería forzarse a realizar un trabajo que contenga un mensaje con el que no se está de acuerdo.

Los abogados de Stutzman dijeron que ella tuvo empleados gays y que era amistosa con Ingersoll, quien había sido cliente durante mucho tiempo, antes de negarse a crear los arreglos florales de la boda.

Fotos: Nueva York, Chicago y Canadá celebran un multitudinario Orgullo Gay

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Corte SupremaLGBTDerechos LGBT

Más contenido de tu interés