null: nullpx
CityLab Vivienda

En mapas: el complejo problema de la falta de hogar en Estados Unidos

Un nuevo proyecto busca contribuir a la comprensión de uno de los más acuciantes y difíciles retos del país.
Logo CityLab small
14 Abr 2017 – 11:56 AM EDT

Para nadie es un secreto que en Estados Unidos existen personas desamparadas. Y no se trata de situaciones aisladas, sino de un hecho estructural y duradero con significativos costos humanos y económicos. Cuando estas personas son vistas en público, suelen ser rechazadas y criminalizadas, por no hablar de que a menudo son consideradas menos de lo que son: a saber, seres humanos. Pero incluso aquellos bien intencionados que tratan de afrontar el problema chocan, no pocas veces, con esta compleja cuestión.

Este contexto puede explicar el nuevo proyecto estadístico de Gretchen Keillor, una urbanista de la compañía de diseño Sasaki, quien, por medio de llamativas visualizaciones de datos, busca desglosar la problemática de forma didáctica y amena. “Como urbanista, creo que deberíamos asumir una mayor responsabilidad en este problema, e integrar a los desamparados al resto de la sociedad”, sentencia.

La primera sección del proyecto de Keillor presenta los fundamentos del asunto. Ofrece una somera aproximación histórica al tema y contiene respuestas a preguntas básicas (¿Quién pasa por un indigente?), así como a otras más complejas (¿Qué condiciona que alguien se convierta en un desamparado?). Haciendo pública esta información a través de atractivas infografías, Keillor espera que ciudadanos comprometidos, planificadores urbanos y legisladores puedan despejar algunos de los mitos más recurrentes. “Las personas desamparadas no son esta otra población demográfica: son, simplemente, personas”, sostiene Keillor. Al contrario de lo que algunos creen, no es la pereza o la falta de motivación lo que necesariamente lanza a estas personas a la calle, sino a menudo una combinación de problemas sistémicos y mala suerte. De hecho, uno de los principales factores detrás de este fenómeno es la falta de viviendas asequibles.

Si llegaran a hacerse realidad los recortes presupuestarios propuestos por la administración Trump, el desamparo probablemente aumentaría hasta niveles no vistos en casi 30 años. Lo cual es preocupante, debido a la obstinada permanencia de esta lacra social en varias zonas del país, un hecho que sustenta la segunda parte del proyecto en cuestión. Entre otras visualizaciones, esta incluye un interactivo mapa de puntos de la población de desamparados en Estados Unidos, el cual, basándose en información estadística del gobierno, divide a esta población por región, estado y condado. Cada punto representa cinco personas:

En los lugares más poblados hay, a su vez, más personas sin techo, lo que explica en parte que algunas de esas ciudades costeras tengan las concentraciones mostradas arriba. El proyecto también permite a los usuarios agregar otras capas de datos: económicos, sociológicos, geográficos y demográficos. De esta forma, puede apreciarse la distribución de la población de desamparados, codificada, por ejemplo, según la densidad, y empleando colores (cantidad de personas sin hogar por cada 100 mil habitantes). El área de rojo vivo alrededor de Las Vegas no sorprende: la ciudad acusa el mayor déficit de viviendas asequibles del país.


Para hacer esa correlación entre la carencia de viviendas asequibles y el desamparo incluso más marcada, aquí está el mapa de puntos mostrando el precio de la renta promedio de un apartamento de dos cuartos. Nótese cuán resplandeciente es la zona de San Francisco:


El mapa de Keillor ayuda a entender que incluso en ciudades en auge económico, con grandes redes de seguridad, la continua falta de viviendas baratas y decentes hace irresoluble el problema del desamparo. Eso no quiere decir que las llamadas redes de seguridad no hayan sido útiles –algunos programas durante la administración Obama han reducido considerablemente los índices de desamparo en todo el país–, pero no han contribuido lo suficiente. La responsabilidad recae también en los gobiernos locales, muchos de los cuales han adoptado métodos crueles y contraproducentes.

Ahí es donde entra en juego la tercera y última parte del proyecto de Keillor. La sección 'estrategias' despliega soluciones acertadas para diseñadores, legisladores y empresas de servicios. “El desamparo es un problema oneroso y abrumador”, confiesa Keillor. “Pero al menos alguien puede entrar a este sitio… y encontrar alguna pista de por dónde empezar”.


Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos

Loading
Cargando galería
Publicidad