CityLab Medio Ambiente

La red eléctrica de Florida se recupera, pero necesitará una reestructuración general

El huracán Irma afectó a diez millones de personas, número record, que supera al efecto que causó Sandy en Nueva York y Nueva Jersey.
Logo CityLab small
12 Sep 2017 – 1:31 PM EDT

El huracán Irma azotó la costa oeste de Florida el domingo, tocando tierra por primera vez en los Cayos y, luego, en Marco Island, a 15 millas al sur de Naples. Desde entonces, ha estado moviéndose hacia el norte, causando destrucción mientras se debilita a su paso por el estado.

Conforme la tormenta atravesaba Florida, provocó un apagón generalizado en todo el estado. En una conferencia de prensa el lunes por la mañana, Eric Silagy, presidente de la compañía eléctrica más grande del estado, Florida Power and Light (FPL), estimó que más de la mitad de la región se quedó sin energía. Se trata de más de diez millones de personas, cifra que eclipsa el número de personas que quedaron sin electricidad durante el huracán Sandy, que había sido el récord para fallas de energía relacionadas con huracanes con 6.2 millones de afectados (otros estimados dan cifras de entre 5.5 y 12 millones de afectados en Florida, visita este artículo para las últimas cifras).

Florida Power and Light es la tercera empresa de servicios públicos más grande del país y proporciona energía a 4.9 millones de hogares y negocios. El lunes temprano en la mañana, 4.4 millones de esos clientes habían perdido la energía, algunos varias veces, pues la empresa eléctrica restablecía el servicio y luego volvía a fallar. "Hemos tenido más de cinco millones de interrupciones de energía en todo nuestro territorio. Es algo que no tiene precedentes", dijo Silagy. "Nunca habíamos tenido tantas interrupciones. Creo que ninguna empresa de servicios públicos en el país ha tenido tantos. Es, por mucho, la mayor cantidad en la historia de nuestra empresa".


Hasta el momento, la empresa ha restablecido un millón de conexiones, aunque algunas sólo temporalmente.

El domingo, el vicepresidente de comunicaciones de la empresa, Rob Gould, dijo a ABC que los residentes de la costa este podían esperar un cronograma de restablecimiento del servicio estándar para las condiciones posteriores a una tormenta, pero que la red eléctrica de la costa oeste necesitaría una "reconstrucción del sistema mayorista" ("wholesale rebuild", dijo en inglés).

"Ésta va a ser una larga reconstrucción, posiblemente la más larga y más compleja de la historia de Estados Unidos", dijo Gould.

Esa tarea comenzará muy pronto. La empresa planea tener a 16,000 personas, incluyendo a miles de otras empresas de servicios públicos, trabajando en la reparación de las líneas.

El restablecimiento de la energía en la zona oeste de la Florida será una prueba de la capacidad de resistencia de la elogiada infraestructura de redes inteligentes de la Florida. La empresa de servicios dice que ha invertido más de 3,000 millones de dólares en hacer su red "más fuerte, más inteligente y más resistente a las tormentas".

Fue junto al director general de FPL que el presidente Obama anunció 3,400 millones de dólares en subsidios a las redes inteligentes a través del Departamento de Energía como parte del paquete de estímulo y, cuando la empresa de servicios públicos terminó la instalación de su tecnología de redes inteligentes en el año 2013, el momento fue elogiado como la mayoría de edad de la tecnología de redes inteligentes.


La inversión pareció rendir frutos el año pasado durante los huracanes Hermine y Matthew. Todo el sofisticado equipamiento nuevo impidió algunas interrupciones y ayudó a la empresa a restablecer todo rápidamente. El Edison Electric Institute, un grupo comercial del sector de los servicios públicos, le dio a FPL dos premios este año por ‘Recuperación de Emergencia’ y ‘Asistencia de Emergencia’ debido a su desempeño durante los huracanes de 2016.

En otras palabras, la red de FPL fue casi la mejor en el país. Y ahora, al parecer, Irma ha destruido al menos una gran parte de ese sistema.

¿Qué podría significar una "reconstrucción del sistema mayorista"?

La red eléctrica es un complejo sistema técnico. Hay plantas de energía que le proporcionan la electricidad a la red y hay consumidores que consumen esa energía. Entre ellos, hay un tejido conectivo que permite la transmisión de energía a largas distancias, así como la distribución local de esa electricidad: las líneas de alta tensión, las subestaciones, los transformadores y las líneas eléctricas locales regulares.

En generalmente, los apagones suceden generalmente en los bordes de la red, cuando las líneas eléctricas locales se rompen o se caen los postes.

La declaración de FPL indica que la red de la costa oeste ha sufrido daños más allá de la caída de las líneas eléctricas estándar. Se han dañado partes del núcleo del sistema. Sin embargo, teniendo en cuenta que los esfuerzos para restablecer la energía están apenas comenzando, no han tenido la oportunidad de inspeccionar todas sus instalaciones.


"No hemos visto daño estructural", dijo Silagy, el presidente de la empresa, el lunes por la mañana, "pero estoy seguro de que veremos algunos".

Esto les sucedió a varias empresas de servicios públicos durante el huracán Sandy en 2013, el cual, hasta hoy, había provocado más y mayores interrupciones del servicio eléctrico que cualquier otro huracán. En una exhaustiva autopsia, Greentech Media detalló algunos de los terribles daños causados a una empresa de servicios públicos, Public Service Enterprise Group (PSEG). Sandy había dañado 16 subestaciones, una tercera parte de sus circuitos de transmisión, varias plantas de energía, y miles de líneas de distribución y postes. Dos millones de sus 2.2 millones de clientes perdieron el servicio.

Para el 3 de noviembre, pocos días después del paso de Sandy, un 65% de los clientes de PSEG ya tenía energía. Una semana más tarde, se había restablecido un 98% del servicio.

Dado que las secuelas de Sandy son una de las parábolas de la industria de los servicios públicos de electricidad, las palabras de Gould dan a entender que el proyecto de restablecimiento de energía en la costa oeste de Florida llevará más tiempo y será más difícil, a pesar de la moderna red de FPL.

FPL opera 6,926 millas de líneas de transmisión y 605 subestaciones de transmisión, subtransmisión, y distribución. Las principales se muestran en el mapa de abajo, el cual destaca que la mayoría de la infraestructura de FPL está en la costa este. Las líneas rojas son importantes enlaces de importación de energía, que van hasta Georgia y se conectan a las plantas de energía de la Southern Company. Fueron terminadas en 1982 y mejoraron sustancialmente la fiabilidad eléctrica de la península de la Florida.

Infraestructura de transmisión eléctrica de Florida Power and Light (Florida Power and Light).


Este mapa de subestaciones del Departamento de Seguridad Nacional muestra la densidad relativa de la infraestructura eléctrica dentro de la mitad inferior del estado.

Mapa de subestaciones eléctricas del Departamento de Seguridad Nacional (ArcGIS).


Las preparaciones de FPL para la tormenta son un asunto de registro público. Cada año, presenta un informe a la Comisión de Servicios Públicos de Florida detallando su fiabilidad de distribución, y preparación para las tormentas. Dos cosas quedan claras después de leer este documento: en primer lugar, que la fiabilidad en general de FPL fue excelente, tanto en términos absolutos como con relación a otros servicios públicos en el estado.

En segundo lugar, la empresa de servicios públicos aprendió de la experiencia de las empresas de servicios públicos del noreste con Sandy. Por ejemplo, instaló monitores de inundaciones en 223 subestaciones, los cuales se supone que ayudan a proteger los componentes críticos, aunque no está claro si funcionaron bien durante el paso de Irma. También han estado invirtiendo cientos de millones de dólares al año para reforzar el sistema cerca de lugares clave como estaciones de policía, de bomberos y las estaciones de tratamiento de aguas residuales. Y establecieron una iniciativa para coordinarse más estrechamente con los gobiernos locales, un área que se convirtió en un foco de conflicto después de Sandy.

Conforme la tormenta continúa hacia el norte y comienzan en serio los esfuerzos de restablecimiento de la energía, la capacidad de recuperación de FPL se convertirá en una prueba de cuán resistentes son realmente las redes inteligentes y los sistemas posteriores a Sandy.

A pesar de la enorme cantidad de personas que han quedado sin energía, los primeros resultados auguran un rápido restablecimiento del servicio. Silagy, en particular, observó que los monitores de inundación de las subestaciones parecen haber funcionado bien.

"Francamente, esos monitores de inundación [en las subestaciones] nos ahorraron tres o cuatro días de trabajo y millones de dólares en equipos que habrían tenido que sustituirse en lugar de simplemente reenergizarse", dijo el presidente de FPL a los reporteros en la conferencia de prensa del lunes.

Este artículo apareció originalmente en inglés en The Atlantic y en CityLab.com.

En fotos: La difícil tarea de regresar a casa después del huracán Irma

Loading
Cargando galería
Publicidad