null: nullpx
Cancer

Aumenta el número de muertes por cáncer de hígado en EEUU

Los hombres sufren tres veces más riesgo de contraer la enfermedad.
9 Mar 2016 – 11:48 AM EST

Cada año en Estados Unidos mueren menos adultos de cáncer. Sin embargo, el número de casos y muertes por cáncer de hígado ha aumentado significativamente desde 2003, especialmente entre los hombres, quienes sufren tres veces más riesgo de contraer la enfermedad.

Para los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) la disminución en el número de incidencias y mortalidad del cáncer en general, y específicamente las muertes por los tipos de cáncer más comunes (mama, próstata, pulmón y cánceres colorrectales), “representa un progreso continuo en áreas específicas de la salud pública y la atención oncológica”.

No obstante, solo entre 2003 y 2012, hubo un aumento de 38% en el número de casos nuevos de cáncer de hígado y de 56% en el número de muertes por este padecimiento.


La preocupante tendencia la dieron a conocer este miércoles los CDC en el Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer, en un esfuerzo de colaboración de la Sociedad Americana contra el Cáncer, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Instituto Nacional del Cáncer y la Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer.

“Aunque el cáncer de hígado se produce con mayor frecuencia en las regiones menos desarrolladas del mundo, sigue siendo un problema de salud significativo en Estados Unidos”, señalan.

Reducir las probabilidades
Los mayores factores de riesgo de contraer cáncer de hígado son el exceso de consumo de alcohol (del 8 al 16% de las muertes por cáncer de hígado se atribuyen al consumo excesivo de alcohol), la obesidad, la diabetes tipo 2, la enfermedad del hígado graso no alcohólico y algunos desórdenes metabólicos.

Muchos casos de cáncer de hígado están relacionados con los virus de hepatitis B o de hepatitis C, por lo que el centro recomienda a las personas, para disminuir las posibilidades de tener cáncer de hígado, hacerse la prueba de detección de la hepatitis B y C, y consultar a sus médicos sobre la vacuna contra la hepatitis B.


“Las investigaciones durante las últimas décadas han llevado a la producción de varias vacunas que, si se administran a la edad adecuada, pueden reducir el riesgo de presentar algunos cánceres, incluido el de hígado”, menciona Douglas Lowy, M.D., director interino del Instituto Nacional del Cáncer.

Aunque muchos factores de riesgo del cáncer pueden ser evitados, muchos no lo son, pero gran parte de la morbilidad y mortalidad asociada con el cáncer se puede prevenir mediante la detección de la enfermedad en una etapa temprana, cuando el tratamiento es más eficaz, indica la CDC.

“Tenemos los conocimientos y las herramientas disponibles para frenar la epidemia del cáncer de hígado en los Estados Unidos, incluidas las pruebas y el tratamiento para el VHC, la vacunación contra la hepatitis B, y la disminución de las tasas de obesidad”, mencionó al presentar el informe Otis W. Brawley, M.D., director médico de la Sociedad Americana contra el Cáncer.

Riesgo de cáncer en la población hispana

En la población hispana de Estados Unidos el número de casos de cáncer es menor que en la población no hispana (353.7 versus 464.7 por cada 100,000 personas), según refleja el informe de los CDC. Entre 2003 y 2012 el cáncer más común entre los hispanos fue el de próstata (en los hombres) y senos (en las mujeres), seguido del colorrectal y el de pulmón.

Al estudiar muertes por cáncer entre 2008 y 2012, el cáncer de pulmón fue la causa principal de muerte en hombres y mujeres en todas las razas y grupos étnicos, excepto por los hispanas, cuya tasa de mortalidad por cáncer de seno es mayor.

Cifras optimistas para los hombres

Entre 2003 y 2012, las incidencias de cáncer disminuyeron 1.4% por año en los hombres, aunque se mantuvieron estables en las mujeres. Esto se reflejó en una disminución en las incidencias de 7 de los 17 tipos de cáncer más comunes: próstata, colon y recto (colorrectal), pulmón y bronquios, estómago, laringe, vejiga urinaria, y cerebro y sistema nervioso.

Publicidad