null: nullpx
Bitcoin

Los gemelos que demandaron a Facebook tienen ahora más de $1,000 millones gracias al bitcoin

La explosiva revalorización de la moneda virtual está multiplicando fortunas o haciendo millonarios a decenas de personas de la noche a la mañana. Este es el caso de los hermanos Tyler y Cameron Winklevoss.
4 Dic 2017 – 1:14 PM EST

Tyler y Cameron Winklevoss demandaron en 2011 al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, por supuestamente haberles robado a ambos la idea de la red social. Para evitar un largo proceso legal que hubiese terminado en la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, Zuckerberg llegó a un acuerdo extrajudicial con los gemelos.

Este terminó en un arreglo monetario que ascendió a 20 millones de dólares en efectivo y otros 45 millones en acciones de la empresa.

Los hermanos Winklevoss pensaron que esa fortuna había que multiplicarla y en 2013 decidieron invertir parte de ella -11 millones de dólares- en una aparentemente riesgosa moneda virtual que para ese entonces se cotizaba en unos 120 dólares por unidad.

En estos últimos días todos hablan del bitcoin, la criptomoneda que no existe físicamente, la moneda digital alternativa que la banca tradicional critica cada vez que puede porque -según afirman- puede crear un holocausto en el mundo de las inversiones de alto riesgo.

Esta moneda, que existe pero no existe, no es respaldada por ningún banco, ni emitida por gobierno alguno. La creó un desarrollador de programas informáticos cuyo seudónomo es Satoshi Nakamoto. Su cotización ocurre en una base de datos online denominada blockchain y es tan flexible que sus transacciones no tienen que estar vinculadas a ninguna identidad.

Pero hubo un antes y un después en el mercado de esta criptomoneda cuando el gobierno de Japón le dio reconocimiento, lo que explotó su demanda. Además, otros países de Asia quieren seguir el modelo japonés, lo que es otra buena noticia para quienes invierten en ella.

En este último año su cotización se ha multiplicado al alza de una manera explosiva, especialmente en semanas recientes, luego de rumores de que los inversionistas tradicionales de alto riesgo están centrando su atención en ella, lo que ha ayudado al bitcoin a seguir su ruta de revalorización sostenida. El uso de fondos, aunque sea en una mínima proporción de inversionistas tradicionales, podría impactar de forma relevante su mercado.

Para ayudarla aún más, gigantes de ventas en internet como Amazon también están analizando la posibilidad de aceptarla. Pero como nadie la regula, su vulnerabilidad al hackeo es mayor y nadie garantiza su mercado, por lo que sigue siendo una inversión de alto riego.

Los hermanos Winklevoss, como muchos otros cientos de inversionistas, se han aprovechado de este boom. Los 11 millones de dólares que invirtieron a 120 por unidad en 2013, hoy en día se han convertido en una ganancia astronómica que asciende a más de 1,000 millones de dólares, si partimos del hecho de que el bitcoin este lunes se cotiza a más de 11,000 dólares por unidad.

El sistema financiero tradicional rechaza la existencia de esta moneda cibernética porque básicamente representa su antítesis, es decir, no hacen falta entes reguladores, ni monedas físicas, ni tarjetas de crédito, pero sobre todo, no hacen falta los bancos.

El bitcoin se respalda simplemente en su blockchain, una red anónima de computadoras en internet que registra su compra-venta sobre la base de un código informático o algoritmo que va incrementando o rebajando su valor en función del número de transacciones.

Cuando ha habido un alza precipitada del valor del bitcoin, numerosos analistas del mercado han lanzado la predicción, hasta ahora errónea, de una explosión de lo que consideran una burbuja peligrosa respaldada en lo que llaman fundamentos ficticios. Sin embargo, hasta ahora no ha ocurrido. Es cierto que el bitcoin ha caído levemente en más de una ocasión, pero de nuevo se recupera en su tendencia sostenida al alza.

Cuál es la ciudad con más pobreza entre las más grandes de EEUU

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:BitcoinEstados Unidos
Publicidad