null: nullpx
Autos

¿Qué representa la presidencia de Donald Trump para la industria automotriz en EEUU?

Las políticas comerciales de Trump podrían añadir 5,000 dólares al precio de un auto pequeño hecho en México.
9 Nov 2016 – 3:13 PM EST

Después de que la gran recesión de 2008 enfrentó a la industria automotriz estadounidense cara a cara con el mayor reto existencial de su historia, el rescate financiero instrumentado por el gobierno del recién estrenado del presidente Barack Obama puso a los fabricantes locales en la vía rápida para alcanzar una periodo de crecimiento y prosperidad sin precedentes. 2015 representó un año de ventas record de 17,470,659 de unidades, sobrepasando la marca establecida en 2000.

Sin embargo, la llegada de Donald Trump a la casa blanca le impone al sector una serie de retos únicos justo en el momento en que, a juzgar por las señales tempranas, el mercado comienza a aflojar el paso.

En declaraciones a Fortune, Charles Chesbrough economista senior y director ejecutivo para estrategia e investigación de la Asociación de Proveedores de Equipos Originales, el organismo que agrupa a los fabricantes de partes para la industria con sede en Detroit, dijo que las políticas comerciales de Trump “podrían añadir 5,000 dólares al precio de un auto pequeño hecho en México”.

De hecho, Donald Trump prometió reiteradas veces durante su campaña un castigo arancelario del 30% para los autos fabricados en México que lleguen al mercado de Estados Unidos. Trump hizo pública su amenaza el pasado mes de abril como respuesta al anuncio de Ford sobre la construcción de una nueva planta de ensamblaje de autos compactos planta en San Luis Potosí. El ahora presidente electo redobló sus amenazas cuando acusó falsamente a Ford de querer mudar toda su producción de vehículos a México el pasado mes de septiembre. Trump también ha prometido en diversas oportunidades renegociar o desmantelar el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (NAFTA por sus siglas en ingles) el cual es aprovechado por un gran número de fabricantes para producir vehículos a precios módicos tanto en México como en Canadá.

La construcción del muro arancelario entre México y Estados Unidos aún está por ser llevada a cabo, pero la posibilidad real de su implementación ya comenzó a tener consecuencias indeseables. Si bien las políticas y las amenazas de Trump aún deberán esperar para ser implementadas y cumplidas, su elección ya comenzó a tener efectos en la industria.

A raíz de la elección de Trump en la madrugada del 9 de noviembre, la comunidad inversionista vendió en masa valores e instrumentos de origen estadounidense para colocar sus fondos en inversiones menos susceptibles a eventos internacionales, como metales preciosos y divisas estables. Las acciones de los fabricantes japoneses, que también producen gran partes de sus unidades para el mercado de Estados Unidos en México, cayeron con más fuerza que el índice Nikkei que en si mismo cayó en 5%. Durante la jornada electoral el yen ganó terreno frente al dólar por primera vez en 4 años, lo que de sostenerse no tardará en encarecer el precio de las auto partes procedentes de Japón.


RELACIONADOS:AutosElecciones 2016Donald TrumpFord

Más contenido de tu interés