null: nullpx
Autos

La violencia detrás del volante alcanza niveles endémicos en EEUU

Según la NHTSA cerca de dos tercios de las muertes por accidentes de tráfico en el país involucran un episodio de manejo agresivo o seguido de un ataque de ira.
14 Jul 2016 – 12:36 PM EDT

Un estudio de la Fundación AAA para la Seguridad Vial consiguió que cerca del 80% de los conductores en Estados Unidos ha experimentado al menos un episodio significativo de ira, agresión o cólera vial durante el último año.

Según el estudio alrededor de ocho millones de choferes estadounidenses protagonizaron episodios extremos de ira detrás del volante incluyendo casos tan extremos como chocar intencionalmente a otro vehículo o abandonar el vehículo para enfrentar violentamente a otro conductor.

Según el estudio, los conductores masculinos más jóvenes (19 a 39 años de edad) son significativamente más propensos conductas violentas, mientras que los conductores en el noreste del país son muchos más proclives a gritar y gesticular.

El estudio también concluyó que la agresión vial es más común en aquellos conductores que han reportado conductas poco seguras detrás del volante como conducir en exceso de velocidad o irrespeto a las señales de tránsito.

Hay signos claros de cólera vial como sonar la bocina agresivamente, cortarle el paso a otros conductores y gesticular obscenidades, a los cuales la gran mayoría de los motoristas están acostumbrados y no alarman a nadie. Sin embargo en muchos casos estas conductas pueden ser el inicio de episodios mucho más graves.

La ira es diferente mientras se maneja

Según Jake Nelson, director de promoción e investigación sobre seguridad vial de AAA “detrás del volante las personas son capaces de hacer cosas que normalmente no harían, incluso cuando están enfadadas”.

Según la Administración Nacional de Seguridad Vial ( NHTSA por sus siglas en inglés) cerca de dos tercios de las muertes vehiculares en los Estados Unidos involucran un episodio de manejo agresivo. La NHTSA reveló recientemente que los estimados preliminares de un estudio que está siendo llevado a cabo por la agencia, muestra que la incidencia de muertes vehiculares en los Estados Unidos subió en un 7.7% en el 2015.

Sin embargo, a pesar de la provisionalidad de los datos, la NHTSA ha puesto en marcha una iniciativa para desarrollar herramientas que ayuden a cambiar la conducta de los motoristas.

Según Mark Rosekind administrador de la NHTSA, “a medida en que la economía sigue mejorando y los precios del combustible siguen cayendo, más estadounidenses están manejando distancias más largas. Pero esto solo explica en parte el incremento. El 94% de los accidentes pueden ser atribuidos a error humano y a la intención de los conductores, por lo que debemos concentrar nuestros esfuerzos en cambiar la conducta humana a la vez que promovemos tecnologías que no solo protegen a las personas en los accidentes sino que también ayudan a prevenirlos”.


Más contenido de tu interés