La ruina de un Mercedes-Benz como obra de arte

Un escultura inspirada en la profusión de imágenes de accidentes automotrices que plagan los medios sociales tiene como fin mostrar el contraste entre la efervescencia del lujo más opulento y la violencia de un accidente de automóvil.

Jordan Griska, un artista neoyorkino basado en Brooklyn creo una e impactante escultura de temática automotriz. Llamada Wreck, palabra que puede ser traducida como accidente pero también como ruina o destrucción, la obra se asemeja a un Mercedes-Benz Clase S de quinta generación (para quienes manejan la nomenclatura interna del fabricante se trata de un W221 construido entre 2006 y 2013) después de haber sufrido un brutal choque en su guardafangos lateral izquierdo.

Griska se inspiró en la profusión de imágenes de accidentes automotrices que plagan los medios sociales, con el fin de mostrar el contraste entre la efervescencia del lujo más opulento y la violencia de un accidente de automóvil. ¡Misión cumplida!

Impactante fotos de una escultura inspirada en accidentes de automóvil

Loading
Cargando galería

No se preocupen, ningún auto de lujo fue arruinado durante el proceso de creación de la imponente obra.

El artista manipuló un modelo digital 3D del automóvil hasta lograr el efecto buscado. Utilizando los mapas digitales creados a partir del modelo, Griska creo una armazón de madera sobre la cual instaló miles de láminas de acero inoxidable, cada una distinta de la otra, cortadas con precisión milimétrica y pulidas a la perfección hasta convertirlas es espejos perfectos.

El resultado es hipnótico e intimidante y tiene una fuerte dosis de espectacularidad. Y seamos honestos, es la imagen que muchos quisimos ver cada vez que uno de esos espantosos automóviles cromados, que estuvieron tan de moda hasta hace pocos años, nos pasó por delante. Es innegable que el ‘schadenfreude’ aporta una porción del magnetismo de esta importante obra.

Wreck fue mostratada al público el pasado otoño en la ciudad de Filadelfia del estado de Pensilvania bajo los auspicios de Philadelphia Contemporary y hoy es parte de una colección privada.

Lea también: