Autos Históricos

Esta chatarra abandonada en Texas vale millones de dólares: así fue descubierto este tesoro

Apodado 'Rojillo', el objeto de este increíble hallazgo es una edición muy única de uno de los deportivos más famosos y queridos en Estados Unidos.
20 Ago 2018 – 6:03 PM EDT

Un Ford Mustang en estado de abandono absoluto, que fue hallado recientemente en un área rural del norte de Texas, vale una fortuna millonaria. Pero atención; los dueños de Ford Mustang viejos en estado de chatarra que estén leyendo estas líneas, deberán terminar el artículo antes de salir corriendo a dar un depósito por su próximo yate. Este no es cualquier Mustang.

El objeto de este increíble hallazgo es una edición muy única del Shelby GT500 de 1967, una versión del Mustang que ya en si misma es bastante rara.

Quienes no estén familiarizados con la historia del Ford Mustang se preguntarán, ¿qué es un Shelby GT500? y ¿qué tiene de especial? Y quienes ya conozcan las poderosas ediciones especiales y limitadas de la primera generación del Mustang preparadas Carroll Shelby, el legendario corredor y aventurero texano cuya experticia técnica llevó a Ford sus triunfos históricos en Le Mans en los años 66, 67 y 68, se asombrarán de que uno de estos vehículos pueda llegar a costar millones de dólares. Los Mustang Shelby son especiales, pero no son tan especiales.

Estas son las ciudades con peor tráfico en Estados Unidos

Loading
Cargando galería


La respuesta reside en el hecho que no se trata de cualquier Mustang Shelby, sino de Little Red (rojillo, en español), el cual no solo es el primer Mustang Shelby terminado y serializado oficialmente como modelo 1967, sino también es el único que usó un súper-cargador Paxton sobre su motor V8 de 428 pulgadas cúbicas (7.0 litros). Estos dos hechos en si mismos ya le ganan un lugar muy especial en la historia del automóvil americano, pero la cosa no termina aquí.

El nombre completo de Little Red es Shelby GT500 EXP, las tres últimas letras denotan que se trata de un automóvil experimental y que no fue construido para su venta comercial. Como si ya no fuese suficientemente único y especial, Rojillo también fue uno de solo dos Shelby Mustangs en 1967 en haber sido construidos con carrocería hardtop, que es como se conocían los coupé con techo formal, los restantes 2046 GT500s construidos en 1967 salieron a las calles con carrocerías convertible o fastback, mucho más apropiadas para un auto con el poder de los Shelby GT500.

Rojillo no fue hijo único.

En 1967 Ford y Shelby American también construyeron a The Green Hornet (el avispón verde, en español), el otro Shelby GT500 1967 con carrocería hardtop. The Green Hornet fue construido inicialmente como un prototipo de pruebas de la versión del Mustang que se conocería como ‘California Special’, pero una vez que el proyecto recibió luz verde en vez de ser destruido, que es lo que ocurre con la mayoría de los prototipos de Ford, el auto fue trasladado a las oficinas de Shelby American en California donde fue usado para probar sistemas experimentales de frenos e inyección de combustible, una suspensión trasera independiente y otras tecnologías experimentales, hasta que se hizo obsoleto. Afortunadamente el The Green Hornet fue preservado y durante cinco décadas se creyó que era el Mustang más raro y costoso en existencia, ya que todo el mundo creía que Rojillo había sido destruido. El Avispón Verde fue ofrecido en subasta por última vez en 2013 alcanzando una oferta por 1.3 millones de dólares la cual no fue suficiente para alcanzar la reserva establecida.


Después de haber sido designado para su destrucción, Rojillo simplemente desapareció de los depósitos de Ford para no ser visto por los siguientes 50 años. El crédito de hallazgo se le debe Craig Jackson, presidente de la casa de subastas automotrices Barret-Jackson y actual dueño de Avispón Verde, quien finalmente logró rastrear al histórico vehículo hasta un cementerio de chatarra en Texas, utilizando el número de identificación (VIN) asignado a la unidad por Ford y no el número asignado por Shelby (en esa época los Shelby Mustangs nacían como Mustang regulares, para luego ser convertidos por Shelby American en California por lo que podían indentificarse por dos VIN distintos).

Rojillo había sido enviado por error a un concesionario en Littleton, Colorado donde un veterano de Vietnam lo compró sin tener idea de su importancia histórica. El carro pasó por varias manos hasta llegar a su ruinoso estado actual. Su último dueño sospechaba que se trataba de Rojillo, pero cuando contactó a Shelby le dijeron que Rojillo había sido destruido. Jackson adquirió a Rojillo por lo que describió como un precio justo, y se prepara a emprender un proyecto de restauración que se espera dure al menos un año.


Visite también:

Más contenido de tu interés