publicidad

"La culpa es de la madre": ¿por qué en Uruguay señalan a la mamá del niño asesinado por su entrenador?

"La culpa es de la madre": ¿por qué en Uruguay señalan a la mamá del niño asesinado por su entrenador?

Mientras en las calles, en las redes sociales y hasta el jefe policial a cargo de la investigación responsabilizan a la madre de la tragedia por dejar al niño de diez años solo con el entrenador que le acabó matando, expertos recuerdan que la culpa debe recaer sobre el agresor y no en el entorno del niño.

En video: Un entrenador mató a un niño en Uruguay y algunos piensan que su madre debe ir a la cárcel Univision

MONTEVIDEO, Uruguay.- “La culpa es de la madre”: la frase circula en las conversaciones, en las redes sociales y hasta en las declaraciones de la policía, dos días después de que fuera hallado muerto en Uruguay el niño Felipe Romero (diez años), asesinado por su entrenador de fútbol que luego se suicidó.

La jueza Adriana Morosini ha iniciado la investigación y, a pesar de que está clara la autoría del crimen, llamará a declarar a la madre, a la psicóloga del menor, a la maestra que entregó al niño a su asesino para sacarlo del colegio y “probablemente” al padre del niño, el exfutbolista Luis Alberto Romero (“Lucho”), muy conocido en Uruguay durante su paso por Peñarol y Nacional.

publicidad

La indagatoria sería para conocer “las condiciones en que fue entregado el niño” al entrenador Fernando Sierra .

“La culpa es de la madre. Mi mujer nunca dejaría a mi hijo solo durante los partidos con un entrenador", dijo a la prensa, fuera de micrófono, el jefe de la policía de Maldonado (Este), Erode Ruíz, según confirmaron periodistas. No es una reacción aislada. El caso ha conmocionado a la opinión pública y, aunque la prensa se ha mostrado mayoritariamente comedida, la madre está sufriendo un linchamiento en las redes sociales.

La mujer, precisamente agente de policía de Maldonado, ha multiplicado las declaraciones y justificaciones desde el momento de la desaparición de su pequeño, afirmando que investigó los antecedentes penales del entrenador e intercambió sobre su comportamiento con otros padres antes de permitir que viera a su hijo. Separada del padre del pequeño Felipe Romero, se declara madre soltera.

La polémica se centra en el estrecho vínculo entre el menor y Fernando Sierra, quien pasaba a buscarlo regularmente al colegio e incluso había obtenido permiso para viajar con él. Siguiendo la recomendación de una psicóloga, el pasado miércoles la madre había hablado con el entrenador para pedirle que se alejara de su hijo y no volviera más al colegio.

Sin embargo, al día siguiente y haciendo caso omiso de los deseos de la madre, Sierra se presentó en el colegio de Felipe y se lo llevó sin que la maestra pudiera impedirlo, ya que esa situación era frecuente y no había recibido aviso de ningún cambio.

El niño sufrió abuso sexual

La organización feminista Mujer y Salud en Uruguay (MYSU) denuncia la culpabilización de la madre. “Vimos en los medios de comunicación cómo se recalcaba que el padre, el jugador Lucho Romero, participaba activamente en la búsqueda de su hijo desaparecido. El trato a la madre fue muy distinto, mucho mas culpabilizante, cuando se sabe que el permiso para viajar lo firmaron los dos padres y que la madre llevó al niño al sicólogo y actuó con rapidez al respecto”, asegura Azul Cordo desde MYSU.

Desde los sectores educativos se trata de exonerar al centro escolar que entregó a Felipe Romero a su verdugo, ya que la madre no transmitió su deseo de que no se lo llevara del colegio. Por el momento, los hechos muestran que todo fue muy rápido y que el asesino actuó con premeditación.

Andrea Tuana, especialista en temas de violencia infantil y presidenta de la organización El Paso, considera que la culpa debe de recaer en el agresor y no en el entorno del niño.

“Esta situación no deja de ser parte de los numerosos abusos sexuales que se registran en Uruguay. Los abusadores están siempre, mayoritariamente, dentro de núcleo familiar. En este caso se señala la irresponsabilidad de la madre por dejar a su hijo con un extraño, cuando en realidad era un referente afectivo. Aquí hay que entender que el único culpable es el abusador”, afirma Tuana.

Para el experta, es frecuente que en estas situaciones se señale a la madre, aunque en este caso “hubo un intento de protección, algo que no sucede en todos los casos”, apunta.

Los últimos datos de la investigación confirman que el niño sufrió abusos sexuales, pero éstos pudieron ser anteriores a su secuestro y muerte.

El colegio de Felipe Romero celebró este lunes una jornada de reflexión de docentes y sicólogos para analizar el caso. Mientras, el mundo del fútbol infantil uruguayo está en duelo y se han anunciado medidas para detectar comportamientos sospechosos en los entrenadores.

Lee también:

Muere asesinado un niño de 10 años de manos de su entrenador de fútbol en Uruguay Univision
Cinco casos de menores desaparecidos que conmocionaron a sus comunidades
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad