null: nullpx
El Salvador

Las autoridades dijeron que falleció de covid-19, pero cuando abrieron el ataúd, estaba esposado y con signos de tortura

La víctima era un hombre de 30 años que trabajaba en El Salvador como payaso y que según sus allegados no tenía condiciones médicas preexistentes. La prensa había reseñado días atrás su arresto junto a otras nueve personas en un caso de homicidio.
12 May 2020 – 01:38 PM EDT

El pasado 6 de mayo, el cadáver de Luis Iván Mejía Beltrán fue entregado a sus familiares por parte del Instituto de Medicina Legal en el departamento de La Paz, en El Salvador. La causa de su muerte, según el hospital donde fue atendido, fue sangramiento del tubo digestivo debido al coronavirus.


Su hermana, Lucía del Carmen Mejía habló con Univision Noticias desde El Salvador, indicando que todo lo que gira en torno a su fallecimiento es sospechoso.

“Cuando yo llegué al hospital a reclamar su cuerpo, dos empleados de Medicina Legal me dijeron que no podíamos abrir el ataúd o hacerle un funeral, que lo mejor era enterrarlo de prisa porque había muerto por el coronavirus y nos podíamos contagiar”, indicó ella.

Asustada por las palabras del personal médico, Lucía habló con su familia para que el cuerpo de su hermano fuera llevado al cementerio, cancelando la ceremonia de velación que tenían preparada en su hogar.

"No quisimos exponernos al contagio del virus, así que siguiendo las instrucciones procedimos a enterrarlo rápido", señaló ella.

Comienzan las sospechas

Pero no todos los familiares y amigos de Luis Iván Mejía estaban convencidos de la versión otorgada por el personal de salud sobre su muerte, especialmente porque la última vez que lo vieron, una semana antes, él estaba completamente sano.

"Yo llegué al cementerio muy consternado por la noticia. Su familia me dijo que no se podía ver por indicaciones de algunos trabajadores del hospital, pero uno de los presentes me dijo que había algo raro con su cuerpo, así que insistí para que me dejaran verlo", comentó a Univisión Noticias, Ronald Alirio Reyes, uno de sus amigos más cercanos.

"Al abrir el ataúd encontramos una imagen que no esperábamos. Luis estaba con golpes en su cara y de sus ojos salía aguasangre, al igual que de sus oídos. Además tenía su dentadura salida, como si hubieran intentado sacársela. También estaba esposado de manos", señaló Reyes, asegurando que el cadáver tenía otras señas de tortura que no tienen relación con la enfermedad.

" Al negro lo mataron", dijeron algunos de los presentes al ver su cuerpo, una afirmación de la que ahora, todos en su grupo cercano están de acuerdo.



"Hay algo muy extraño en este caso. No entiendo la razón por la que las autoridades indicaron que no lo veláramos o destapáramos la caja fúnebre. ¿Qué están ocultando?", indicó Reyes, señalando que le da miedo hacer estas denuncias por temor a represalias.

"Claro que tenemos miedo, pero si nos quedamos callados entonces esta injusticia quedará impune", argumentó Reyes, diciendo además que otro factor que le resulta sospechoso en su muerte, es que al momento de su entierro no habían autoridades de salud en el cementerio, tal y como sucede con aquellos decesos derivados por el coronavirus.

Luis estaba arrestado

De acuerdo con datos del periodista Jorge Beltrán, de El Diario Hoy, de San Salvador, Luis había sido arrestado junto a otras 9 personas el pasado 28 de abril por el presunto homicidio de un soldado en el mes de abril del 2019. Según Beltrán, las investigaciones contra los detenidos se estaban basando en una declaración de un pandillero que se encuentra bajo un programa de protección del gobierno y que probablemente recibirá beneficios penales a cambio de información.

Entre los arrestados también está un hermano de la víctima que ahora permanece en una estación de policía.

"Aquí en El Salvador es fácil saber cuando una persona está inmiscuida en una pandilla, porque alguien te va a dar información vinculante. Pero no es el caso de Luis Iván, pues por más que he investigado no hay indicios de que estuviese inmerso en actividades delictivas", señaló Beltrán a Univision Noticias.

El periodista logró conversar con el jefe policíal de la Paz, Óscar Aguilar, quien dijo que la posible razón por la que la víctima estaba esposada era por la coyuntura que se vivía en el país con la pandemia y que quizás era una medida de seguridad del hospital, además que la sangre que salía por sus ojos y oídos se debía al virus.

Según el jefe de policía, Luis Iván Mejía se había enfermado con fiebre y dolor en el cuerpo durante su arresto, e incluso había tenido fiebre y estaba sangrando, razón por la que fue llevado al hospital de Zacatecoluca, donde falleció a su arribo.

"Como el reo presentaba vómito con sangre, entonces es lógico que sus familiares puedan pensar que algo le habían hecho, pero quien mejor puede decir es el personal de Medicina Legal", dijo Aguilar.

Beltrán indicó que hasta ahora la jueza encargada del caso no se ha pronunciadodebido a la extrema cuarentena que se vive en el país. Tampoco se ha emitido un comunicado de la fiscalía.

"Yo hablé incluso con el padre del soldado asesinado y este me dijo que él no pensaba que Luis fuera culpable del crimen de su hijo", dijo Beltrán, indicando también que incluso el párroco del barrio de la víctima, José Arcadio Santamaría, había pedido a las autoridades que se esclareciera esa muerte y el proceso por el cual las 10 personas fueron capturadas.

Violación de Derechos Humanos

Univision Noticias conversó con la abogada penalista salvadoreña Marcela Galeas, quien ha seguido el caso de Luis Iván Mejía muy de cerca y quien ha indicado que en su muerte hubo una clara violación de los Derechos Humanos de la víctima.

" El covid-19 no arranca los dientes, tampoco hace sangrar los ojos, ni el rostro, los actos de tortura sí. El coronavirus no produce vómitos con sangre, las golpizas sí. El covid-19 no se incuba, desarrolla y mata en un día, en 3 o en 5, la muerte por intervención humana sí", dijo Galeas, señalando que la detención de Mejía fue arbitraria, ya que no se siguió el procedimiento normal estipulado para una captura.

La abogada, que ha estado publicando opiniones legales en su cuenta de Twitter sobre este caso, confirmó que recibió una amenaza de un policía en sus redes sociales.

"Me decía que si no conocía las verdaderas causas de la muerte de Luis, era mejor que no escribiera tanto. Que si tenía algo que decir que fuera a poner la denuncia oficialmente", señaló.

Galeas dijo que no ha podido encargarse directamente del caso debido a las restricciones que existen actualmente en territorio salvadoreño por la pandemia del coronavirus.

"El gobierno nos ha limitado la movilidad y nos violan los derechos sistemáticamente. Este caso se ha manejado de manera errónea y no podemos aún hacer mucho de manera legal porque estamos encerrados en nuestras casas hasta nueva orden de las autoridades", argumentó ella.


"El artículo `129 del Código Penal, tipifica el homicidio agravado cuando fuere ejecutado por autoridad civil o militar, prevaleciéndose de tal cargo para la ejecución. Urge que el fiscal del país, Raúl Melarra, inicie investigaciones ante una posible actuación gravísima y vejatoria de los Derechos Humanos", escribió Galeas en uno de sus tuits.

Payaso y músico

Luis Iván Mejía se ganaba la vida como payaso en fiestas privadas y como músico de percusión en el ministerio religioso de su barrio. Según su hermana, era un hombre alegre y muy apegado a su hija de 7 meses de nacida.

"Era un muchacho jovial que tenía la vida pegada de su hija. Hemos quedado muy desamparadas ahora", dijo Lucía del Carmen Mejía, afirmando que su madre está en un estado delicado desde la noticia de la muerte.


"Lo que buscamos es que en otros sitios se conozca lo que pasa en El Salvador, las muertes ocasionadas por el abuso policial que quedan impunes por temor a las denuncias. Ojalá el asesinato de Luis no sea uno más en la lista de injusticias que se ven en nuestra sociedad", dijo otro amigo de Luis Mejía que prefirió quedar en el anonimato.

El Salvador mezcla reos de pandillas rivales en las celdas y cierra prisiones en medio de ola de violencia

Loading
Cargando galería


Publicidad