null: nullpx

Enfrentamiento entre militares y presuntos ladrones de combustible deja al menos 10 muertos en el centro de México

Los tiroteos se registraron en el estado de Puebla cuando los militares acudieron a la comunidad Palmarito Tochapan tras ser alertados de una toma clandestina de combustible.
4 May 2017 – 6:04 PM EDT

Ciudad de México.- Una serie de enfrentamientos entre militares y presuntos ladrones de combustible en el céntrico estado mexicano de Puebla dejó al menos 10 personas muertas –cuatro militares y seis civiles–, según confirmó el secretario General de Gobierno del estado de Puebla, Diódoro Carrasco.

De acuerdo con la información, los tiroteos, en los que además 12 personas resultaron heridas, se registraron cuando los militares acudieron a la comunidad Palmarito Tochapan tras ser alertados de una toma clandestina de combustible.

De acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en el primer enfrentamiento, los militares "fueron agredidos a distancia por un grupo de individuos que se ocultaban atrás de un grupo de mujeres y niños", lo que impidió al personal responder el ataque. En ese tiroteo dos militares fallecieron y otro resultó herido, indicó la Sedena en un comunicado.

El segundo choque se produjo dos horas después durante un operativo en el que los militares sí respondieron al ataque perpetrado desde cinco camionetas, tres de las cuales eran blindadas, ante la ausencia de niños y mujeres.

Esa contienda dejó "dos militares fallecidos y 9 heridos por armas de fuego", agregó la institución. Además, seis agresores murieron y dos resultaron lesionados, precisó la fiscalía de Puebla.

El secretario de Gobierno, Diódoro Carrasco, informó en una conferencia de prensa que "se tienen hasta el momento 14 detenidos que han sido presentados ante la Fiscalía", dos de los cuales son menores de edad. Los militares decomisaron en el lugar tres fusiles automáticos, un arma corta, cargadores y cartuchos, así como cuatro camionetas, dos de ellas blindadas.

Los enfrentamientos generaron protestas por parte de los habitantes de Palmarito, quienes tomaron la carretera Puebla-Orizaba a la altura del kilómetro 185, exigiendo la retirada de las Fuerzas Armadas y la liberación de los detenidos.


Los pobladores levantaron barricadas y encendieron llantas en la autopista, además varios se armaron con piedras y palos ante el ingreso de la fuerza pública. El tránsito en esta zona se detuvo y se formó una larga fila de tráilers y automóviles en los carriles con dirección hacia Veracruz.

Carrasco advirtió que el Ejército no se va a retirar del poblado y aseguró que los operativos contra el robo de combustibles van a continuar.

México padece un severo problema de robo de hidrocarburos, que luego se vende en el mercado negro. De acuerdo con cálculos de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), el robo de combustible en el país representa pérdidas por unos 5,000 millones de dólares al año.


En fotos: La violencia se dispara en México en 2017

Loading
Cargando galería
Publicidad