El Tribunal electoral de Brasil veta la participación de Lula en las elecciones presidenciales

Los abogados de Lula han dicho que apelarán ante el Supremo Tribunal Federal. El expresidente sigue siendo muy popular, pese a estar en la cárcel tras ser condenado por corrupción.
1 Sep 2018 – 10:39 PM EDT

La mayoría de los integrantes del Tribunal Superior Electoral de Brasil decidieron este viernes que el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva no podrá participar en la elección presidencial de este año debido a una condena por cargos de corrupción.


El fallo preliminar por cuatro votos a favor y uno en contra del tribunal de siete miembros despeja parte de la incertidumbre sobre la elección de este año, aunque los abogados de Lula han dicho que apelarán a cualquier decisión adversa ante el Supremo Tribunal Federal.

Un solo magistrado, Edson Fachin, votó por el momento a favor del derecho del expresidente a hacer campaña, incluso desde la cárcel de Curitiba (sur) donde purga una pena de más de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Fachin, quien aceptó que las normas electorales le impiden a Lula ser candidato, consideró que se debe acatar una cautelar dictada por el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que pidió garantizar la participación del expresidente en las elecciones de octubre próximo.

Esa diferencia debe excluir de la carrera por la presidencia a Lula, salvo improbable cambio de parecer de quienes ya emitieron su voto antes del cierre de la sesión.

El magistrado relator del caso, Luis Alberto Barroso, instó a impugnar la candidatura del exmandatario (2003-2010) en aplicación de la ley de "Ficha Limpia", que impide a un condenado en segunda instancia presentarse a cargos electorales.

También abogó por prohibir al Partido de los Trabajadores (PT) usar la figura de Lula en su campaña por televisión, que empieza el sábado para las presidenciales del 7 de octubre.

Y recomendó dar al PT un plazo de 10 días para nombrar un reemplazante de Lula, que será probablemente su compañero de fórmula, el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad.

Lula fue declarado culpable en julio de 2017 de beneficiarse de un apartamento en un balneario paulista, ofrecido por una constructora para obtener su mediación en contratos con Petrobras. La condena fue ratificada y ampliada en enero de este año por una corte de apelación.

La justicia electoral no discute la cuestión de la liberación de Lula, que corre por otros canales judiciales.

El más popular

Lula, que enfrenta otros cinco procesos judiciales, se declara inocente en todos y denuncia una persecución mediática y judicial para impedirle volver al poder.

El exlíder sindical, que al abandonar el poder tenía una popularidad de más del 80%, es identificado por millones de brasileños con años de crecimiento económico y de progreso social.

Su intención de voto no para de crecer, acentuando aún más las incógnitas sobre estos comicios, los más inciertos de las últimas décadas. Una encuesta de Datafolha le atribuyó a Lula la semana pasada un apoyo del 39%, 20 puntos más que el ultraderechista Jair Bolsonaro, su más inmediato seguidor. El sondeo indica además que Lula derrotaría a cualquier adversario en una segunda vuelta.

Más información en breve.


En fotos: la historia de la trama que apartó a Dilma Rousseff del poder

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:América LatinaBrasil
Publicidad