null: nullpx

"El proceso de paz cambió Colombia para siempre", advierte una periodista que, harta de las amenazas, ahora se arriesga a denunciar

María Jimena Duzán, una reputada periodista colombiana, explica que aunque se vive un ambiente enrarecido por la incertidumbre de lo que ocurrirá con el Proceso de Paz tras la posesión de Iván Duque, existen unos nuevos acuerdos sociales que no van a dejar que los colombianos vuelvan a la guerra.
8 Ago 2018 – 8:22 PM EDT

El domingo 15 de julio, María Jimena Duzán, una reconocida periodista colombiana, siempre crítica con el poder, revisó su cuenta de Twitter y se encontró con una perturbadora amenaza: “A esta mujer la deberían violar, escupir, cortarla en pedacitos con motosierra y colgarla en la Plaza de Bolívar”.

Los tenebrosos actos de los paramilitares que solían picar a sus víctimas y los difíciles años de Pablo Escobar que ella había vivido tan de cerca siendo periodista del diario El Espectador, pasaron de nuevo por su mente.

“A mí me han dicho de todo por ser periodista. Que soy prostituta de las FARC, prostituta del castrochavismo, pero por muchos años todo lo había pasado por alto porque lo consideraba ya como parte del oficio de hacer periodismo en Colombia, lo que es ya una gran distorsión. La naturalización de esa amenaza es tremenda, es peligrosa, es un mal síntoma, nos acostumbramos a que eso sea parte de la naturaleza de ser mujer y periodista en este país y por eso decidí que tenía que denunciarlo”.

Duzán procedió entonces a tomarle una foto a la amenaza y la compartió con sus más de 790,000 seguidores. El agresor borró en los seis minutos siguientes el tuit y desactivó su cuenta.


“La Fiscalía hace unos días me llamó y me dijo que habían encontrado que el IP de esa cuenta pertenece a una casa de un barrio muy prestante y residencial de Medellín. En esas estamos. Significa que hay gente que va sembrando amenazas de ese estilo, para que eso en las redes se convierta en verdad y el día de mañana te puedan matar porque consideran que es legítimo, porque eres la gran piltrafa de la sociedad”.

María Jimena Duzán no era la única que recibía amenazas, por esos días varias periodistas de renombre nacional como Yolanda Reyes y su equipo de RCN radio denunciaban haber recibido intimidaciones.

“En el país hay un ambiente enrarecido”, sentencia sin titubear Duzán. “Las cosas están complicadas y difíciles por la incertidumbre que ha generado en muchos sectores lo que va a suceder con la implementación del acuerdo de paz de cuyo futuro sabremos solo a partir de hoy, 7 de agosto, que asuma la presidencia el nuevo gobierno”.

Frente a la cadena de amenazas a las voces femeninas del periodismo colombiano, la periodista aporta una lectura muy particular: “Yo creo que hay gente con ganas de demostrar que el ambiente está deteriorándose tanto que se necesita un gobierno con mano dura que venga y ponga orden porque esto se fue al carajo. Y eso es muy peligroso, porque esa es la manera de volver a la guerra”.


Pero más allá de los avatares políticos y, a diferencia de lo que ocurría en otros años en los que la apatía frente a la guerra era el pan de cada día de los colombianos, las denuncias de María Jimena Duzán y de Yolanda Reyes, encontraron un gran eco social y desencadenaron gestos de repudio y de condena masivos, como lo desencadenaron también las recientes noticias de que más de 98 líderes sociales han sido asesinados en el país. Esta vez los colombianos no se quedaron callados.

“Ahí fue que me di cuenta de que de verdad el Proceso de Paz cambió este país para siempre, digan lo que digan los partidos y los políticos. Me sorprendió incluso de mí misma esa reacción, no tuve miedo de hablar, no tuve miedo de decir estoy cansada de que me ofendan, pero sobre todo sentí una responsabilidad muy grande porque no vuelva a propagarse en el país aquel terror que deshumanizaba a todo el que pensaba distinto y que hacía que fuera legítimo asesinar a ese otro sin ningún reparo moral, eso no nos puede volver a pasar”.

María Jimena Duzán le ha visto los ojos a la guerra muy de cerca. Estuvo exiliada por cuatro años por fuera del país por amenazas de muerte y a su hermana la asesinaron en 1992 mientras hacía un documental con unos campesinos para Channel 4, pero quiere pensar que la paz en su país tiene un chance, y que sin importar quien esté en el poder ese sea un compromiso de todos.

“Yo hubiera querido que para hacer periodismo en Colombia no hubiera tenido que pasar por todo lo que pasé. Pero he entendido que la única razón por la que yo tuve que sufrir eso fue porque hubo una guerra en este país. Por eso quiero soñar, no, más bien creer que esta es la oportunidad de que mis hijas y yo misma podamos vivir en un país en paz”.

En fotos: 20 momentos de las FARC que marcaron a Colombia

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:América LatinaColombiaPeriodismo
Publicidad