null: nullpx
Crisis en Venezuela

¿El principio del fin para Maduro o una "operación engaño" contra Guaidó?

La semana que acaba deja un escenario político en Venezuela poco claro. Algunos analistas creen que tras la 'Operación Libertad' lanzada por el presidente interino se ha comenzado a desquebrajar el aparato chavista. Otros creen que la falta de apoyo militar podría deberse a que una astuta argucia orquestada por oficiales de la inteligencia militar cubana y rusa para detectar las amenazas dentro del alto mando del ejército y reunir inteligencia sobre el otro bando.
(Read this story in English)
4 May 2019 – 11:40 AM EDT

El gobierno venezolano de Nicolás Maduro sobrevivió a otra seria confrontación con las fuerzas de la oposición luego de un par de días tumultuosos en las calles de Caracas esta semana.

Aunque pareció que Maduro superó hábilmente a sus enemigos, tras frustrar un complot para convencer a sus aliados más cercanos de que lo abandonaran, la mayor parte de los analistas independientes dicen que también se revelaron grietas en su régimen socialista, debilitado por las deserciones militares, las sanciones económicas y la corrupción rampante.

Al mismo tiempo, los líderes de la oposición y los analistas están empezando a darse cuenta a regañadientes de que los esfuerzos para destituir a Maduro, a quien muchos venezolanos consideran un "usurpador", y reemplazarlo por el presidente interino Juan Guaidó, parecen destinados a ser una lucha más difícil de lo que se pensaba previamente. Los analistas añaden que cuanto más dura el estancamiento político, más urgente se vuelve el hecho de priorizar la solución de la creciente crisis humanitaria, quizás incluso reabriendo un diálogo con el gobierno.

"El estallido inicial de entusiasmo y esperanza de una transición rápida y simple parece no haber salido de la forma que muchos planearon y esperaron", dijo Michael Camilleri, un experto en Venezuela de Diálogo Interamericano, un influyente grupo de expertos de Washington DC. Aunque Venezuela necesita urgentemente volver a tener un gobierno democrático, "esa transición por el momento sigue siendo inalcanzable", añadió.

Como dos boxeadores de peso completo atontados, Maduro y Guaidó siguen dándose golpes, pero hasta ahora no han podido lanzar un golpe contundente en una pelea a la que parece que aún le quedan varios asaltos.

"La lección clara de los acontecimientos del 30 de abril es que en Venezuela no puede haber una solución en la que 'el ganador se lo lleve todo'", según International Crisis Group, un grupo independiente con sede en Bruselas que intenta resolver conflictos y monitorea estrechamente a Venezuela. Los disturbios del martes mostraron "la incapacidad de la oposición para expulsar a Maduro, pero también la impotencia del gobierno para reprimir a sus enemigos políticos", añadió.

Tras el más reciente fracaso en poner al alto mando del ejército venezolano en contra de Maduro, los frustrados funcionarios de la administración Trump reanudaron las referencias a una posible acción militar para destituirlo.

Después de una reunión en el Pentágono sobre Venezuela, el secretario de Estado Mike Pompeo le dijo a Patricia Janiot de Univision Noticias el viernes que una resolución pacífica de la crisis es preferible, pero que se preparan para una posible acción militar. "Queremos estar preparados para asegurarnos de que somos capaces de hacer lo que sea que el presidente nos pida", dijo.


Revuelta aplastada


El misterio aún rodea lo que ocurrió exactamente la mañana del 30 de abril. El último intento de expulsar a Maduro comenzó dramáticamente el martes, cuando Guaidó apareció en un video a primera hora de la mañana para anunciar que la 'Operación Libertad' había comenzado, rodeado por el último grupo de oficiales de la Guardia Nacional que abandonaron a Maduro. A Guaidó se le unió el líder opositor Leopoldo López, luego de ser liberado de su arresto domiciliario con el apoyo de otro grupo de desertores, esta vez del SEBIN, la temida policía secreta.

En fotos: La tensión sigue en las calles de Venezuela por segundo día consecutivo de protestas

Loading
Cargando galería


Pero el llamado de Guaidó a un levantamiento militar, junto a las protestas callejeras pacíficas y en favor de la democracia, no logró materializarse. La policía antidisturbios aplastó fácilmente las protestas utilizando vehículos blindados, gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma. Al final del día, López se vio obligado a refugiarse en la embajada española y Maduro declaró la victoria en un discurso televisivo nacional.

Maduro, desafiante, aunque había estado ausente durante la mayor parte del martes, criticó la jugada de Guaidó como un intento de golpe de estado respaldado por Estados Unidos.

"Esto no puede quedar impune", dijo.

No hay dudas de que Maduro sigue en su cargo, pero las dramáticas escenas presenciadas el martes en las calles parecieron revelar más grietas en su blindaje, dicen algunos analistas.

"Representa una continuación muy seria del principio del fin de Maduro", dijo el ex embajador de Estados Unidos John Feeley, quien destacó una enérgica carta del director del SEBIN, el general Manuel Cristopher Figuera, quien se cree que ahora se encuentra en la clandestinidad.

En la carta, Cristopher dijo que siempre había sido leal a Maduro, pero que ahora era el momento de "reconstruir el país". Dijo que la corrupción se ha vuelto tan desenfrenada que "muchos servidores públicos de alto nivel [la] practican como deporte".

"Alerta roja"

Los disturbios del martes fueron los últimos de una serie de desafíos al gobierno de Maduro y golpearon el núcleo de su poder. "El régimen de Maduro se está desangrando por su órgano más vital, el Ejército", dijo Javier Corrales, profesor de ciencias políticas y experto en Venezuela del Amherst College en Massachusetts. "Los intentos de Guaidó de tenderle la mano al grupo de Maduro en el Ejército están fructificando. Ha demostrado que el régimen nunca se sentirá seguro en el poder. Está en alerta roja permanentemente".

Este sábado durante un discurso a las Fuerzas Armadas venezolanas y junto al alto mando militar, Maduro le pidió a los soldados "estar listos y prestos para defender la patria con las armas en la mano si algún día el imperio norteamericano osara tocar esta tierra".

Pero la respuesta de la administración Trump a los acontecimientos del martes ha desconcertado a muchos observadores. Luego de que fuese sofocada la mini-rebelión del martes, altos funcionarios estadounidenses, incluyendo a Pompeo, dijeron que tres miembros importantes del régimen de Maduro, entre ellos el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, habían estado en conversaciones secretas con la oposición para cambiar de bando y apoyar a Guaidó.

Pompeo dijo que Maduro incluso había hecho preparativos para salir del país. Pero las conversaciones colapsaron después de que Rusia y Cuba convencieron a Maduro de que se quedara, añadió.

"Noticias falsas"

El martes, apenas había comenzado la 'Operación Libertad' cuando Padrino L´ópez apareció en vivo por la televisión, con uniforme de combate y rodeado por otros oficiales militares bajo un gran retrato de Maduro. Dijo que los informes de una sublevación militar eran "noticias falsas".

"Si eres Nicolás Maduro, ¿puedes mirar a tu ministro de Defensa y seguir confiando en él?", les preguntó el asesor de seguridad nacional, John Bolton, a los periodistas el miércoles. "No lo creo. Creo que Maduro ahora está en una botella rodeado de escorpiones, y es solo cuestión de tiempo".

Se dice que Padrino López y otros dos más — Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo; y el comandante de la guardia presidencial, Iván Hernández Dala — estaban dispuestos a firmar documentos que declaraban su lealtad a la Constitución venezolana, bajo la cual la Asamblea Nacional encabezada por la oposición había declarado inválida la reelección de Maduro el año pasado y había nombrado a Guaidó presidente interino.

Los miembros del equipo de Guaidó le confirmaron al Wall Street Journal que efectivamente habían estado en conversaciones, pero dijeron que fueron engañados por Padrino, a quien se le considera cercano a Moscú.


A algunos exfuncionarios estadounidenses les sorprendió la decisión de dar a conocer los nombres de los tres funcionarios venezolanos que participaron en las conversaciones, advirtiendo que la administración Trump parecía haber quemado a esos funcionarios como posibles activos en futuros planes, además de socavar posibles negociaciones futuras.

'Operación de engaño'

Brian Latell, el veterano exanalista de la CIA sobre el tema de Cuba, especuló que las conversaciones podrían haber sido una astuta 'operación de engaño', orquestada por oficiales de la inteligencia militar cubana que forman parte del círculo íntimo de Maduro, y diseñada para detectar las amenazas dentro del alto mando del ejército y reunir inteligencia sobre el otro bando.

"Los cubanos son muy buenos en eso", dijo. "Probablemente están intentando averiguar quiénes son los opositores que están en negociaciones con el equipo de Guaidó y quizás descubrir si Estados Unidos tiene agentes de la CIA trabajando en Venezuela", agregó.


Lo que es aún más peculiar es que los funcionarios estadounidenses dicen que no participaron directamente en las discusiones que se realizaron con miembros del equipo de Guaidó. Al hablar tan abiertamente sobre las conversaciones, la administración Trump se hizo blanco de las críticas de que está manipulando las operaciones de Guaidó, una percepción que muchos analistas coinciden en que no es útil para la causa de la oposición.

"La forma en que hablan de esto es errónea y contraproducente", dijo el exembajador Feeley, quien es analista de Univision Noticias. "El hecho de que Bolton haya revelado los nombres tan detalladamente solo genera sospechas de que esto se orquestó en Washington DC contra Caracas".

"Plan de salida"


Pompeo le dijo a Univision que Maduro "tiene un plan de salida" y que "transfirió su dinero en el exterior". Añadió que la conspiración con altos funcionarios de Maduro estaba en curso. "Se están afilando las navajas en Venezuela, dijo. "Otros altos funcionarios ... nos están hablando de abandonar (el regimen). Entienden que es un callejón sin salida, es para los perdedores".

Dijo que el final de Maduro era solo cuestión de tiempo. "Estoy muy seguro de que llegaremos allí. No podría decir el día, pero lo haremos".

El presunto papel de Moscú en los acontecimientos del 30 de abril también parece haber convertido a Venezuela en un serio campo de batalla por la influencia geopolítica entre Estados Unidos y Rusia. Este país rico en petrolero, devastado por años de conflictos políticos, sigue siendo un valioso trofeo económico, así como un campo de pruebas ideológico para la supervivencia de la democracia estilo occidental en el patio trasero de Estados Unidos.

En una llamada telefónica, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, le advirtió a Pompeo el miércoles que no "interfiriera" en Venezuela. Cualquier otro "paso agresivo" de Estados Unidos en Venezuela provocaría consecuencias más graves, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Las autoridades rusas también negaron haber jugado papel alguno en los acontecimientos del martes o en las conversaciones secretas.



Escenarios

Grupos como el International Crisis Group y Diálogo Interamericano dicen que el 30 de abril también se demostró la necesidad urgente de negociaciones para evitar más represión y derramamiento de sangre.

En un informe reciente titulado 'Venezuela: Transición Interrumpida', Diálogo Interamericano examinó varios posibles escenarios futuros y las formas en que la comunidad internacional debería intentar ayudar al regreso de la democracia a Venezuela.

Aún era posible una transición democrática 'limpia', dijo el informe, pero solo si se presionaba al Ejército venezolano a cambiarse al bando de Guaidó, abriendo así el camino para elecciones democráticas libres y justas. Un segundo escenario, que algunos analistas dicen que ya es una realidad, involucra un enfrentamiento prolongado en el que Maduro se aferra al poder y resiste las sanciones internacionales con el apoyo del ejército, de los "colectivos" armados privados y de sus aliados internacionales como Cuba, Rusia y China.

Un tercer escenario podría ser un golpe interno por parte del Ejército para eliminar a Maduro, lo cual podría traer más estabilidad, pero también aumentaría la posibilidad de una mayor represión si las elecciones no se celebran rápidamente. El informe le restó importancia a la posibilidad de una intervención militar extranjera y la colocó en una categoría inferior de escenarios "atípicos".

¿Diálogo?


En una entrevista con Univision Noticias, los autores del informe dijeron que era hora de reconsiderar el diálogo con el régimen de Maduro para negociar la entrada de los alimentos y medicamentos que se necesitan urgentemente para aliviar una crisis humanitaria cada vez más grave, así como una solución política.

"Estamos en un enfrentamiento político. Se ha probado todo y no ha funcionado nada", dijo Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano.

La crisis humanitaria en Venezuela ha alcanzado un nivel tan catastrófico con la desnutrición y la falta de medicamentos básicos que la comunidad internacional necesita redefinir sus prioridades, según Tamara Taraciuk, investigadora principal de Human Rights Watch, quien formó parte de un panel de debate para presentar el informe de Diálogo Interamericano en la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en inglés) en Miami. " Esta es una situación devastadora que no puede esperar hasta que termine el enfrentamiento político", dijo.

Human Rights Watch e investigadores de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Johns Hopkins instaron al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, a declarar formalmente una emergencia humanitaria en Venezuela que requiere de una respuesta internacional de gran magnitud.

El fracaso de los intentos de quebrar la lealtad de los militares venezolanos, así como la rutina diaria de los constantes apagones y cortes del abastecimiento de agua, han minado la moral en Venezuela, dijo Raúl Stolk, autor del blog Caracas Chronicles. "Nos estamos dando cuenta de que la transición que pensamos que iba a ocurrir en un par de semanas era una fantasía. Ahora mismo, estamos en terreno más real", dijo.

David contra Goliat

Como Maduro tiene el control de todos los medios de comunicación nacionales, y la capacidad de limitar el acceso a las redes sociales y algunas comunicaciones móviles, los opositores a Maduro siguen enfrascados en una lucha de David contra Goliat.

El miércoles, Maduro aprovechó su ventajoso acceso a los recursos estatales para transportar a miles de trabajadores del gobierno de todo el país hacia un mitin del Primero de Mayo. Vestidos con los colores rojos del partido socialista, los partidarios de Maduro carecen del fervor que inspiraba su difunto predecesor, Hugo Chávez, y muchos se ven obligados a asistir a esos eventos para mantener sus empleos.

Sin perder el ánimo, Guaidó, instó a sus partidarios el miércoles a no desanimarse. "Si el régimen pensaba que habíamos alcanzado la presión máxima, ni siquiera pueden imaginarlo", les dijo Guaidó a miles de simpatizantes al este de Caracas. "Tenemos que permanecer unidos en las calles", añadió. Dijo que podría llamar a una serie de paros laborales que conduzcan a una eventual huelga general para presionar a Maduro.

Mientras tanto, la cifra de víctimas mortales siguió aumentando. Al menos cuatro manifestantes murieron en los dos días de protestas de esta semana y decenas más resultaron heridos, según grupos de derechos humanos que citaron a funcionarios del sector salud. Eso elevó la cifra de muertos en protestas este año a 59, dijeron, y 271 desde que Maduro llegó al poder.

Como resultado, Camilleri dijo que la presión doméstica sobre el régimen era importante para mantener el espíritu y la unidad de la oposición, así como para mantener la presión sobre Maduro.

"Desafortunadamente, hemos visto una y otra vez que Maduro mantiene la capacidad de ejercer una fuerza letal", dijo. "Se necesitará coraje ... porque podría haber balazos. Esa es una realidad brutal que tenemos que enfrentar".

Represión, caos y heridos: las imágenes de las calles en Venezuela tras el llamado de Guaidó

Loading
Cargando galería
Publicidad