Desaparece una laguna en el sur de México en menos de 24 horas

La laguna Chakanbakán, que se localiza en el sureño estado mexicano de Quintana Roo, se vació de agua y prácticamente desapareció, después de que se abrieran al menos 3 socavones.
23 Ago 2018 – 1:41 PM EDT

CUDAD DE MÉXICO.- El agua de la laguna Chakanbakán que se ubica en el sur de México, desapareció en menos de 24 horas. Lo que antes fue un paisaje azulado entre la reserva de la biosfera de Calakmul y el llamado Santuario del Jaguar, se convirtió solo en un socavón lleno de lodo y peces sin vida.

De acuerdo con testimonios de los habitantes del lugar, el pasado domingo escucharon un fuerte estruendo y para el lunes por la noche el paraje ya estaba parcialmente seco.

La laguna Chakanbakán es un atractivo ecoturístico donde usualmente navegaban kayaks y era el hábitat de peces, reptiles y gran diversidad de fauna silvestre. Se localiza en el ejido Laguna Om, a poco más de 71 kilómetros de Chetumal, la capital del sureño estado mexicano de Quintana Roo.

Francisco Reyes, un ejidatario de la Laguna Om, dijo en entrevista con medios locales que el pasado martes les informaron que la laguna había desaparecido y que solo quedaba un pequeño riachuelo y socavones.

Un día después, acudieron al lugar representantes de diversas dependencias del gobierno para investigar las causas del fenómeno que tomó por sorpresa a los habitantes, quienes obtienen la mayoría de sus ingresos del turismo que llega a la laguna.


Xuch, un fenómeno natural

De acuerdo con José Luis Blanco Pajón, quien es delegado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en Quintana Roo, lo que sucedió fue parte de un fenómeno denominado “xuch”, y el primero que se tiene documentado en la entidad. Durante una conferencia de prensa alertó además que por el subsuelo y tipo hidrogeográfico, se podrían presentar más fenómenos como este en los alrededores.

Este fenómeno ocurre cuando las capas subterráneas de tierra que se encuentran debajo del peso del agua de una laguna son flexibles, por lo que en ocasiones ceden ante el peso y se rompen, por lo que se abre un hueco y el agua se filtra a ríos subterráneos.

“Por ahora localizamos tres socavones, el más grande de diez metros de diámetro; el segundo de entre cinco y seis, y el más pequeño de unos tres metros, todos ubicados en el lado norte de la laguna y que comprende unas 20 hectáreas”.


Blanco explicó que una vez que se termine de ir el agua, que implica que desaparezca el peso que motivó que se abrieran las capas subterráneas, la tierra regresará a su lugar y se volverán a unir.

Por su parte, Alfredo Arellano, titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) explicó que en diversas ocasiones, de este tipo de fenómenos se forman los cenotes, donde el techo de la caverna que en este caso sería el fondo de la laguna, se abre y da paso a un cenote abierto hacia el fondo. Sin embargo, señaló que aún están estudiando las causas exactas.

En total, la laguna de Chakanbakán comprende 50 hectáreas, por lo que la zona afectada comprende el 40% del total de la superficie.

El resto de la laguna aún permanece en su sitio, debido a que hay un dique natural que evitó que esa área también fuera afectada.

En riesgo proyecto ecoturístico de habitantes

De acuerdo con Leopoldo Santos, presidente del ejido de Om, desde hace un año, los habitantes del lugar comenzaron un proyecto para dotar de servicios al lugar y así a traer a más turistas, sin embargo, este fenómeno podría afectar sus planes de forma considerable.

En el proyecto, los ejidatarios habían gestionado recursos para construir un lugar con servicios de campamento, tráiler park y cabañas con un muelle a base de madera de la región.

“Los biólogos que están aquí nos han dicho que es un fenómeno natural, pero esto definitivamente sí nos afecta, aunque confiamos en que podremos levantarlo y aprovechar el potencial turístico de la zona”, señaló en declaraciones a medios locales.

No obstante, además de los pobladores del lugar, cerca de la zona habitan cinco especies de felinos del trópico como el jaguar, ocelote, tigrillo, puma y yaguarundí, algunos de ellos en peligro de extinción.


Sobre las especies que habitan dentro de la laguna, algunas pudieron refugiarse en un pequeño en la parte sur de la laguna, según señaló el presidente del Comisariado Ejidal de Laguna Om, Leopoldo Santos. Sin embargo, decenas de peces murieron.

El lugar también era considerado parte del Santuario del Jaguar, un proyecto estudiado por la UNAM y que abarca además a Calakmul, un yacimiento arqueológico prehispánico.

El ejido Laguna de Om se creó en 1941 y desde entonces a la fecha se ha trabajado en aprovechamientos forestales. En el 2015, la asamblea del ejido autorizó la ampliación de una superficie de 35,000 hectáreas, lo cual indicó la voluntad por ampliar las actividades de la conservación debido a la biodiversidad del lugar.

Fotos: Una grieta devora las aguas de uno de los canales de Xochimilco en la Ciudad de México

Loading
Cargando galería
Publicidad