null: nullpx
Univision Investiga

Denuncias contra exsecretario de seguridad de México muestran red de empresas fachada que movió más de 50 millones de dólares en 11 países

Univision Investiga obtuvo en exclusiva las denuncias en México contra el exsecretario de seguridad mexicano, Genaro García Luna, preso en Nueva York, acusado de narcotráfico y en espera de juicio. En entrevista, el titular de la unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, explica los pormenores de la investigación.
18 May 2020 – 09:02 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una red de empresas relacionadas con Genaro García Luna, el ex secretario de seguridad pública de México, ocultó más de 50 millones de dólares en paraísos fiscales, según dos denuncias penales del gobierno mexicano obtenidas en exclusiva por Univision Investiga.

Las denuncias presentadas por la Unidad de Inteligencia Financiera del gobierno mexicano aseguran que estas empresas muy probablemente recibieron "recursos provenientes de los sobornos entregados por la delincuencia organizada a favor de García Luna" cuando fungió como secretario de Seguridad Pública en México de 2006 a 2012.

Genaro García Luna fue detenido en diciembre de 2019 en Texas. Ahora espera juicio en Nueva York, acusado de cargos de narcotráfico por haber recibido sobornos de los carteles de Sinaloa y los Beltrán Leyva, más un tercer cargo de falsedad en declaraciones. Se ha declarado no cupable. Su abogado no respondió a una solicitud de entrevista para este artículo.

"Cuando García Luna es detenido en Estados Unidos teníamos ya la investigación concluida. Estábamos preparando una denuncia ante la Fiscalía General de la República y ante la Secretaría de la Función Pública y pudimos hacer un congelamiento de cuentas de forma inmediata", dijo en entrevista Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda de México, la oficina que realizó la investigación.

Dos semanas después del arresto, el 24 de diciembre de 2019, Nieto presentó en México una denuncia penal por lavado de dinero y otra similar, ante la Fiscalía anticorrupción. Univision Investiga obtuvo copia de ambos documentos, además de una tercera denuncia, presentada ante la Secretaría de la Función Pública.

"Encontramos todo el esquema de lavado de dinero de García Luna. Los gobiernos contrataban empresas fachada. Se hacían las transferencias de los depósitos en las cuentas de las empresas fachada, que después sacaban el dinero en efectivo", explicó Nieto. "Una vez depositado el dinero del Estado mexicano en las cuentas de la empresa, la empresa los transfería".

La pesquisa halló que el dinero se movió a cuentas de Estados Unidos, Barbados, Hong Kong, Israel, Letonia, Panamá, Reino Unido, Chipre y Curazao. Hacienda ordenó que se congelaran las cuentas bancarias de García Luna, su esposa, su hermana Esperanza, y sus asociados de negocios Samuel Weinberg, su hijo Alexis Weinberg y José Luis Castilla.

Se congeló también la cuenta de la compañía de seguridad de García Luna, llamada Glac; más tres empresas de los Weinberg: Icit Private Security, Icit Holding y Nunvav. Nieto aseguró que casi medio año después, las cuentas continúan congeladas. Samuel y Alexis Weinberg, identificados en la denuncia como asociados a García Luna no respondieron llamadas de Univision. En el pasado han asegurado que no han participado en nada ilegal.

Un hombre sin dinero

En seis años previos a su arresto, entre 2014 y 2019, García Luna declaró a Hacienda de México que había ganado 39 mil dólares. Uno de esos años, 2016, informó que en los 12 meses no había ganado nada, ni un centavo. Por tanto, pagó una cantidad mínima de impuestos. En ese periodo vivía en una residencia de tres millones de dólares en el sur de la Florida.

"Se considera que dichas cantidades resultan burlescas y no corresponden con los ingresos requeridos por una persona cuyo asiento se encuentra en una de las zonas más exclusivas de Florida", dice la denuncia por lavado de dinero.

Entre 2012 y 2019, la investigación halló que la red de empresas vinculadas con el exsecretario ingresó al sistema financiero mexicano más de 200 millones de dólares, provenientes en parte de "origen desconocido", y de pagos de diferentes instituciones del gobierno.

La investigación se originó en parte en el seguimiento de la compra de una casa en Golden Beach, Florida, valorada en tres millones de dólares.


La casa fue comprada en 2012, a través de una red de empresas de Panamá y Florida. Los documentos judiciales del caso en Nueva York también la posicionan como el epicentro de una operación de compra de inmuebles a través de compañías fachada.

Según la opinión de Nieto, García Luna "no tenía la capacidad económica para poder financiar un inmueble de esa naturaleza".

Univision Investiga reveló la existencia de la casa en 2019, en asociación con el periodista mexicano Julio Roa. Es una residencia valuada en tres millones de dólares, con cuatro cuartos, cuatro baños, piscina, jardín y embarcadero propio con salida al al mar.

De acuerdo con Nieto las autoridades mexicanas llegaron a García Luna a partir de un intercambio con una agencia norteamericana que venía investigando a un ex alto diplomático de México. "Fue la propia agencia norteamericana quienes nos sugirieron que empezáramos a ver los nexos al inicio del gobierno de Felipe Calderón" entre García Luna y el funcionario.

"Se trabajó en colaboración con la DEA para poder revisar quiénes eran las personas involucradas. Nosotros no hacemos inteligencia de campo para poder verificar los inmuebles, pero sí detectamos a partir de información del tema financiero", dijo Nieto.

Cargando Video...
Abogado de Genaro García Luna denuncia que su cliente permanece aislado hasta 23 horas al día

La red internacional

García Luna y su familia fueron a vivir a la casa de Golden Beach cuando él dejó de ser el secretario de Seguridad Pública de México en el gobierno del expresidente Felipe Calderón. Los propietarios de la casa, en el papel, era la familia Weinberg, empresarios mexicanos de seguridad que han ganado millones de dólares en contratos con el gobierno mexicano durante los últimos 20 años.

"Nuestro punto de vista es que son socios y son las personas, apoderados legales, de la empresa que mantenían el estilo de vida de García Luna en Miami", dijo Nieto.

La indagatoria sobre la casa en Florida llevó a los investigadores a Nunvav, una compañía de los Weinberg, creada en Panamá en 2005. En 2011, esta empresa solicitó permiso oficial para operar en México. Faltaba un año para que terminara el gobierno de Calderón. Nieto explicó que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, entre 2012 y 2018, recibió pagos por el equivalente actual a más de 214 millones de dólares.

La denuncia establece que García Luna operaba "en contubernio" con los Weinberg y que Nunvav se usó para "enmascarar los ingresos obtenidos por el pago de sobornos, con la intención de darles apariencia de licitud".

Entre 2013 y 2017, solamente la secretaría de Gobernación pagó a Nunvav al menos 104 millones de dólares, dice la denuncia. Fueron enviados desde México a una cuenta de la empresa en la sede panameña del banco New York Mellon.

En otras transacciones, Nunvav envió otros 4.3 millones de dólares a su cuenta en Panamá y 7.4 millones de dólares más a una cuenta en Barbados.

A pesar de estas transacciones millonarias, las compañías declaraban a la Hacienda mexicana que tenían pérdidas, así que no pagaban impuestos.

Los investigadores del gobierno concluyeron que García Luna no aparecía como accionista, pero que Nunvav se usó para "triangular millonarias cantidades de recursos que posteriormente llegarían a manos del exfuncionario federal".

Primero, encontraron que la fecha de constitución de Nunvav en Panamá, en 2005, "coincide con la fecha en que se ha indicado, posiblemente Genaro García Luna recibió los primeros sobornos provenientes de carteles de la droga", según la denuncia.

A partir de 2011, un año antes de que terminara el gobierno de Felipe Calderón, Nunvav abrió 15 cuentas bancarias en México. Los Weinberg constituyeron ese mismo año otras dos empresas que participarían luego en el esquema financiero: Icit Private Security México e Icit Holding.

Univision Investiga documentó en 2019 que Icit se utilizó para operar una oficina secreta de los Weinberg. Allí, empleados del primer círculo de colaboradores de García Luna trabajaban para Icit, utilizando información y programas de la secretaría de Seguridad Pública. Todo esto ocurría de forma ilegal, mientras aún cobraban en el gobierno. Los participantes en esta trama le llamaban a la operación "el proyecto secreto".


La investigación dirigida por Nieto halló que Nunvav enviaba dinero a Icit. El representante financiero autorizado ante los bancos para las transacciones era Alexis Weinberg, el hijo del fundador del grupo empresarial, Samuel Weinberg.

En 2019, Alexis dijo a Univision que las relaciones de su familia con García Luna eran solo amistosas y no había entre ellos ningún negocio ilegal. Él no respondió mensajes de Univision Investiga para este artículo.

Entre 2012 y 2018, Nunvav recibió en sus cuentas depósitos por unos 215 millones de dólares. Luego transfirió parte del dinero de México a Tel Aviv, Panamá y Estados Unidos, según la denuncia que alega que "dichas transacciones se realizaron únicamente con el objetivo de triangular recursos entre personas morales (empresas), con la finalidad de enmascarar la ruta del dinero".

Nunvav, estableció la investigación, financió el tren de vida de García Luna en Miami. "Esto nos lleva a inferir que efectivamente los accionistas registrados en relación a Nunvav Inc son prestanombres".

Socios y prestanombres

La oficina de Nieto encontró más nexos. Hallaron que en 2011, cuando Icit fue creada y comenzó a operar en México, dos colaboradores en activo de García Luna formaban parte de las empresas de la red.

Marco Antonio Novella, el director de Desarrollo Penitenciario, cuyo jefe en el gobierno era García Luna, trabajaba al mismo tiempo como consejero de Icit, según sus registros comerciales. Univision no pudo localizar a Novella.

En diciembre de 2010, otro colaborador de García Luna había quedado registrado como parte de las empresas del grupo. El 17 de diciembre fue creada en la Ciudad de México Set Soluciones, cuyos socios eran dos familiares de García Luna. En esa empresa, fue registrado como comisario Oswaldo Luna, en ese momento jefe del estado Mayor de la Policía Federal preventiva. Su jefe directo era García Luna. Univision no pudo contactar a Luna.

El 12 de septiembre de 2014, crearon en México una compañía en la que ya García Luna figuraba públicamente como dueño: Glac Consulting Technology Risk Management. Sus socios en esta empresa eran su esposa, Cristina Pereyra, y sus apoderados eran, otra vez, su hermana Esperanza y Edgar Anuar Rodríguez García. Ninguno de los dos pudo ser localizado para este artículo.


En los siguientes cinco años, Glac envió el equivalente actual a 680 mil dólares a dos compañías fuera de México: GL Associates Consulting, en Taiwán, y GL and Associates Consulting LLC, en Miami.

La operación más común en esos años fue que Set Soluciones, propiedad de Esperanza García Luna, hermana de Genaro, enviara dinero a Glac en México, o a sus empresas en el extranjeros. Así movieron casi 1.3 millones de dólares que les pagó el gobierno de la Ciudad de México, en 2017, afirma la denuncia.

Casi todas las transferencias que encontró la unidad de Inteligencia Financiera ocurrieron entre las empresas de los mismos socios.

" En este caso pudiera constituir una estrategia para encubrir el verdadero origen de los recursos, posiblemente provenientes de la ejecución de actos de corrupción", establece la denuncia.

Las investigaciones no hallaron contratos entre algunas de las compañías que justificaran los pagos.

"El factor más importante es cómo un hombre que llegó a detentar tanto poder y llegó a ser el segundo hombre de poder en la República Mexicana, en el gobierno de Felipe Calderón, pudo haber generado pactos con la delincuencia organizada y pudo haber generado actos de corrupción de ese nivel", dijo Nieto.


Comparte

Más contenido de tu interés