publicidad
Agentes de la DEA.

Operación contra las drogas sintéticas deja 151 detenidos en EEUU

Operación contra las drogas sintéticas deja 151 detenidos en EEUU

La operación duró 15 meses y se extendió por 16 de los 50 estados del país.

Agentes de la DEA.
Agentes de la DEA.


Durante el último año, un total de 151 individuos, entre mayoristas, lavadores de dinero y otros facilitadores criminales, han sido arrestados en Estados Unidos, como resultado de una macrooperación contra las drogas sintéticas en la que agentes de la DEA se incautaron más de 15 millones de dólares en efectivo y de 39 armas.

La operación, informó la agencia antidrogas, duró 15 meses y se extendió por 16 de los 50 estados del país. Estuvo dirigida contra la industria de las drogas de diseño.

El llamado “Proyecto Sinergia III” dejó al descubierto que los millones de dólares que deja el tráfico de drogas fluyen entre Estados Unidos y algunos países de Oriente Medio, aunque la DEA no especifica a qué naciones se refiere.

'Veneno' en manos de jóvenes

En la operación se logró decomisar 3,058 kilogramos de la llamada “spice, una de las nuevas drogas sintéticas más consumidas por los estadounidenses, que provoca espasmos, alucinaciones, vómitos y episodios psicóticos.

En colaboración con fuerzas estatales y locales, los agentes de la DEA lograron también apropiarse de 316 kilos de “sales de baño, otra droga de diseño, así como 98 kilos de las plantas utilizadas por los fabricantes para mezclarlas con compuestos químicos y elaborar así drogas sintéticas en sus laboratorios clandestinos.

publicidad

"Este veneno arruina y se lleva demasiadas vidas. Esto es algo increíblemente peligroso", advirtió el administrador de la DEA, Chuck Rosenberg, que, para esta operación, contó con la ayuda de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), la Oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (HSI) y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

"El 'Proyecto Sinergia III' demuestra nuestro compromiso colectivo para perseguir a los que producen y distribuyen esta basura a nuestros hijos", añadió Rosenberg.

Durante los últimos años, la DEA ha identificado más 400 nuevos tipos de drogas, la mayoría de ellas producida en laboratorios de China, vendidas por Internet e importadas a Estados Unidos con las etiquetas falsas de "vitaminas" o "tinta para la impresora", con el fin de esquivar los controles aduaneros de puertos y aeropuertos.

Bajo los nombres de "incienso" o "popurrí", estas drogas sintéticas se venden en bodegas, gasolineras o tiendas donde se ofrecen pipas, trituradores, vaporizadores y todo tipo de elementos para fumar marihuana.

Durante los nueve primeros meses de 2015, los centros de control de intoxicación y envenenamiento de EEUU han recibido más de 6,310 llamadas de urgencia para pedir información sobre cómo actuar ante una sobredosis de "spice", una cifra superior a la de 2014, cuando 3,682 personas llamaron a estos centros, según datos oficiales.

En los primeros nueve meses de 2015, hubo 560 alertas sobre exposiciones a la otra popular droga sintética, las "sales de baño", consumida especialmente por jóvenes entre 20 y 29 años y que alcanzó su mayor popularidad en 2012, cuando los centros de control de intoxicación recibieron 2,697 llamadas de ayuda.

En 2010, la DEA consiguió que cinco drogas de diseño -incluidas el "spice" y las "sales de baño"- fueran consideradas ilegales y, desde entonces, los traficantes han modificado una y otra vez los componentes de estas sustancias para intentar esquivar los controles de las autoridades estadounidenses.

Apenas en septiembre pasado agencias policiales desmantelaron casi 90 bodegas clandestinas que operaban como centros de distribución de metanfetaminas en el estado de Nueva York.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad